jueves, 19 de enero de 2012

Brasil
Fuerza Aérea Brasilera (FAB) persigue OVNI en Goiás (1982)

Base de la FAB en Anápolis (Crédito: mochileiro.tur.br)
En abril de 1982, otro OVNI es captado por los radares de la Fuerza Aérea. El hecho ocurrió el 28 de abril de 1982, sólo 79 días después del famoso caso del vuelo VASP 169, que se produjo el 8 de febrero de ese año. 

El incidente comenzó alrededor de las 22 horas y 25 minutos, cuando comienzan a aparecer las señales no identificadas en el radar de la Base Aérea de Anápolis. Se movían entre los radiales 080/110 grados, con la proa a aproximadamente 290 grados. Estas características llevaron a los controladores a creer, en un primer momento, que se trataba de un escuadrón de helicópteros. Debido al movimiento de aproximación de estos objetos, los controladores informaron al teniente Alves, quien a su vez informó al teniente Daltro, que era el controlador principal del Centro de Operaciones Militares de Vuelo (COPM). 

Crédito: theufochronicles.com
Dos cazas de la FAB en vuelo de entrenamiento fueron enviados a identificar la fuente de las señales. Después de algún tiempo, los pilotos vieron uno de los objetos brillantes en el área de Anápolis. Los pilotos se acercaron al extraño objeto que de pronto apagó sus luces, ocasionando la pérdida de contacto visual. Con la pérdida de contacto visual, los pilotos volvieron a la base y más tarde fueron capaces de observar las señales anómalas recogidas en el radar. Estos objetivos aparecían entre los radiales 080/110 grados y desaparecían entre las radiales 260/290 grados. 

Poco después otros dos pilotos despegaron en una misión de entrenamiento. Antes de dirigirse a las maniobras de entrenamiento fueron desplegados para verificar el origen de las señales. Esta vez no hubo ningún contacto visual, pero durante un corto período de tiempo se lo registró en los radares de los aviones. Más tarde, al final del entrenamiento, uno de los pilotos se acercaba a la pista 6, cuando fue alertado por el controlador que tenía un objetivo no identificado en el radar a las 12 horas de su posición. En este momento el piloto vio un objeto luminoso cuya luz oscilaba. El extraño objeto y el caza estaban a 4.800 pies (1.600 metros) de altura. Como el caza estaba muy próximo al extraño objeto, el piloto maniobró a la derecha para evitar una posible colisión. Durante la maniobra el piloto tuvo la impresión de que el objeto también maniobraba a la izquierda. Después de maniobrar el objeto se alejó del caza. Todo el movimiento fue registrado por los radares de la base aérea. Más tarde, uno de los controladores de vuelo de la base observó, a través de binoculares, la presencia de un objeto de color amarillento, estático en el cielo. El controlador le dijo a los otros controladores de vuelo que también pudieron observar la extraña luz por un período de aproximadamente 3 horas. 

Caza F-103 (Mirage III E BR) de la FAB (Crédito: aviacionargentina.net)

Al día siguiente, los registros del objeto extraño continuaron cuando un contacto de radar fue obtenido por el COPM, esta vez apareciendo en el radial 210 grados. Los radares del control de aproximación de Anápolis no registraron nada. Alrededor de la medianoche, fueron captados también por el control de aproximación de Anápolis. Debido a la rareza de las señales captadas por los dos centros, el COPM envió dos F-103 que volaban en entrenamiento para verificar la naturaleza de las señales que se presentan en las zonas al sur-suroeste de Annapolis. El piloto no recibió ningún contacto visual o radar de ninguna aeronave. 

Al día siguiente, 30 de abril, se produce un nuevo episodio que involucra OVNIs en la zona de Anápolis. Esta vez el objeto fue captado en el radial 125/135 grados, con proa a 280 grados en un curso de colisión con un avión de la FAB que se acercaba para aterrizar en la base. El objeto fue registrado sólo por el control de aproximación de Anápolis. En los radares del COPM no hubo registros. El objeto estaba situado al sur de Anápolis, donde permaneció por algún tiempo. Más tarde, cuando el mismo avión despegó con destino a Brasilia, al piloto se le pidió que siga hacia el objeto en un intento de detectarlo. La tripulación vio un objeto brillante parpadeante de color blanco. En total, nueve objetos fueron capturados por el radar en la región, sólo por el control de aproximación de Anápolis. 

Los registros continuaron ocurriendo. El 5 de mayo, alrededor de 22 horas, el control de aproximación de Anápolis detectó un objeto desplazándose del radial 115 grados hacia el radial 250 grados. Poco después del registro inicial hubo varios otros objetivos no identificados en el radar, en dirección este a oeste, a baja velocidad. La altitud estimada de estos objetos era de 5.700 pies. 

Con la ocurrencia de estos eventos sucesivos, se celebraron reuniones en el CINDACTA con el fin de discutir estos casos. Los comandantes y los técnicos llegaron a la conclusión de que no hubo caída o interferencia en el radar de algún tipo, restando sólo la hipótesis de objetos sólidos no identificados volando sobre la región.


GEVAERD, A. J., FAB capta e persegue UFOs em Goiás, Revista UFO, Campo Grande, nº 14, p.27-35 e 38, jan/fev 1990. en http://www.fenomenum.com.br/ufo/casos/cta/anapolis.htm 

Modificado por orbitaceromendoza

1 comentario:

  1. Luis, podemos juntarnos en el café Liverpool, de la calle Rivadavia y San Martín, del centro de Mendoza, el jueves que viene, si te parece a la mañana, tipo 10 o 10 y media. Decime si puedes a esa hora, y cómo vas a ir vestido. Un saludo.

    ResponderEliminar