sábado, 9 de junio de 2012

Psicología de los encuentros cercanos

Psicología de los encuentros cercanos 
Estudio con voluntarios que dicen haber visto OVNIs o extraterretres indica que este tipo de información no se asocia con trastornos mentales. El análisis de la personalidad de estas personas indica que están más abiertos a nuevas experiencias y tienen más curiosidad intelectual. 
Por Mariana Rocha

Informes de contacto con seres extraterrestres se clasifican comúnmente como alucinaciones. Pero, según una investigación realizada en la USP, ellos no están asociados con trastornos mentales. (Foto: Christian Frausto Bernal / Flickr - CC BY-SA 2.0)

Naves redondeadas o
cilíndricas, luces que cruzan el cielo, contacto con seres humanoides. Lo que parece un escenario de ciencia ficción típica comprende los relatos de los participantes en un estudio que busca identificar la relación entre los trastornos mentales y las experiencias con extraterrestres. 

El estudio, llevado a cabo durante la maestría del psicólogo Leonardo Martins en el Instituto de Psicología de la Universidad de Sao Paulo, evaluó a 46 personas que dicen haber tenido contacto con OVNIs o extraterrestres y demostró que no presentan indicadores de enfermedad psiquiátrica. 

Para que el psicólogo llegara a esa conclusión, los participantes respondieron un extenso cuestionario capaz de identificar las características de los problemas tales la esquizofrenia, la ansiedad y el trastorno bipolar. Las mismas preguntas fueron aplicadas a 46 personas que nunca dijeron haber tenido experiencias con seres extraterrestres. 

Además de mostrar que los informes de los voluntarios no son el resultado de alucinaciones causadas por trastornos mentales, el estudio muestra que estas personas se pueden volver psicológicamente saludables después de las presuntas experiencias de secuestro o contacto con los OVNIs. 

Según Martins, este tipo de experiencia puede conducir al protagonista a darle un mayor significado a su vida y a alimentar creencias que lo ayuden a hacer frente a las dificultades cotidianas, lo que puede hacer que sea menos susceptible a los trastornos psiquiátricos. Pero, el investigador señala: "Sin embargo, el evento también puede ser traumático. La reacción de cada uno depende de una serie de variables.". 

En la búsqueda de lo nuevo 

Otro cuestionario aplicado por el psicólogo evalúa las características de la personalidad de todos los participantes en el estudio, como la búsqueda de sensaciones, la tendencia a los pensamientos fantasiosos y la apertura a nuevas experiencias. 

Los resultados muestran que las personas que denuncian haber tenido contacto con extraterrestres están más abiertos a nuevas sensaciones, pero no tienden a pensar de manera fantasiosa. Estas personas también tienen una mayor curiosidad intelectual, y les gustan los desafíos mentales y los problemas filosóficos.
Dibujo realizado por uno de los participantes en la investigación para describir sus relatos de contacto con seres extraterrestres. De acuerdo con el voluntario, el extraterretre tenía la piel espesa y de color rojo, y sólo un ojo en el centro de la frente.

Asociar los relatos de contacto extraterrestre con los trastornos mentales es muy común en la sociedad. Durante la investigación, un voluntario se refirió a la reacción negativa de las personas cuando se enteraron de su experiencia: "Lo primero que se siente cuando el mundo va contra usted es que estás loco. Teniendo en cuenta las experiencias que he vivido, si me hubieran preguntado si yo la quería, yo no hubiera querido, porque yo quería ser normal, ordinario". 

Martins revela que la mayoría de los participantes, a pesar de tener su cordura cuestionada, no buscan la ayuda de profesionales de la salud. "No tenían ninguna razón para buscar ayuda, ya que llevan una vida normal". 

El psicólogo señala que la investigación no busca probar la existencia de vida más allá de la Tierra, sino comprender la organización psicológica de las personas que alegan supuestos contactos con seres de otros planetas. "Incluso si las visitas extraterrestres sean, en principio, posibles, aún es necesario considerar la posibilidad de que los experimentos tengan explicaciones terrenales".


Modificado por orbitaceromendoza

5 comentarios:

  1. Hola, Luis. El estudio realizado con voluntarios que dicen haber visto OVNIs/extraterretres -grupo experimental- indica que este tipo de información no se asocia con trastornos mentales, pero el análisis de la personalidad de estos sujetos sugiere que están más abiertos a nuevas experiencias y sienten más curiosidad intelectual, con lo que son más propensos a ensoñaciones, fantasías o imaginaciones de corte platillista y extraterrestres que las personas del gupo control. Lo cual en absoluto invalida la posibilidad que personas de ese temperamento hayan podido tener en el pasado, o tengan ahora o en un futuro, contacto con visitantes extraterrestres. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Raimundo, comparto tu apreciación: tener una imaginación activa no invalida la vivencia de un caso de abducción. Lo cierto es que incorpora un factor perturbador que afecta la posibilidad de discernir la diferencia entre un caso auténtico y otro que no lo sea. Pero también es un interesante desafío para tratar de develar la naturaleza concreta de este tipo de encuentros. Saludos desde Mendoza

      Eliminar
  2. Buenos dias, investigador de Ovnis Luis Emilio Annino. Simplemente quería decir que es de suponer que mediante psicometría se ha contrastado matemáticamente el resultado de los ítems de los cuestionarios aplicados entre ambos grupos de investigación, resultando que se acepta estadísticamente la hipótesis de que personas más propensas a fantasear con Ovnis denuncian mayor cantidad de casos. No obstante para buscar orientación científica al tema habría que repetir ese tipo de experimentación psicológica sobre presuntos encuentros con Ovnis y extraterrestres con grupos diferentes del estrato social, económico, cultural, racial, etc. de manera que mediante el procedimiento inductivo se pudiera corroborar o no los resultados obtenidos. Un saludo desde Valencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Toni García, muchas gracias por participar en este espacio. Este artículo habla de voluntarios pero no aclara su composición socio-cultural, limitándose a correlacionar presuntas psicopatologías con encuentros extraterrestres. Sin dudas no deja de ser atractiva la idea de hacer este estudio extensivo a grupos con características diferentes, dándole una impronta sociológica valiosa que permita agregar información a los posibles impactos culturales que tienen estos incidentes en la sociedad contemporánea. Saludos

      Eliminar
  3. Yo pienso que ese estudio es un sondeo muy elemental sobre actitudes relativas a la temática OVNI y que los resultados que arroja, a nivel cientifico, consisten meramente en que se constata de forma empírica, mediante resultado de cuestionarios ad hoc, lo que ya se sabía, es decir, que unas personas puntúan más alto que otras en cuanto a su actitud pro-contacto con posibles seres extraterrestres que nos visiten, que no es otra cosa que variabilidad de muestreo matemático. En fin, amigo Luis Emilio, que se podrá argüir, si se quiere, a nivel de hipótesis de trabajo, que personas más susceptibles acerca de extraterrestres informarían de contactos con ellos; sin embargo, mi experiencia de muchos años como investigador de OVNIs me dice todo lo contrario: sujetos que han denunciado abducción por presuntos extraterrestres en absoluto creían en ellos o eran escépticos del tema OVNI, lo que les supuso en su momento sorpresa y experiencia traumática. En síntesis, esos casos que me consta son ciertos, no correlacionarían positivamente con los pre-test o tests efectuados en el experimento mencionado. Un saludo y adelante con esa buena tarea de investigación OVNI que llevas a cabo.

    ResponderEliminar