lunes, 27 de mayo de 2013

Profesor echa por tierra las teorías del origen extraterrestre del esqueleto de Atacama
Por Cara Reichard



Dr. Garry Nolan, Ph.D. (Crédito: stanford.edu)
Entusiastas de los extraterrestres y los OVNIs quedaron decepcionados de nuevo el mes pasado, cuando el profesor de Microbiología e Inmunología Garry Nolan Ph.D. '89 desacreditó la teoría del orígen extraterrestre que rodea a un esqueleto encontrado en el desierto de Atacama, en Chile, y en su lugar lo identificó como un humanoide.

El esqueleto fue destacado en el reciente documental "Sirius", producido por Steven Greer, fundador del Centro para el Estudio de la Inteligencia Extraterrestre (Center for the Study of Extraterrestrial Intelligence) y el Proyecto de Divulgación (Disclosure Project). La película se basa en los esfuerzos de Greer para revelar los encubrimientos del gobierno de los avistamientos de OVNIs y encuentros extraterrestres. 

A Nolan se le dio la oportunidad de examinar el esqueleto después de contactar con los creadores de "Sirius". El esqueleto en cuestión es de sólo seis pulgadas de largo y posee varias características inusuales, incluyendo la cabeza deformada y un recuento de costilla irregular, ya que sólo tiene 10 costillas mientras la mayoría de los humanos tienen 12.

Los productores acordaron enviar las fotos de la figura
a Nolan, que la describió como "bastante espectacular", después de que él se ofreciera a proporcionar las herramientas genómicas que podrían examinar el ADN del esqueleto.

Aunque Nolan creyó que el esqueleto de Atacama, llamado "Ata", no podría pertenecer a un extraterrestre, parte de su acuerdo con los realizadores era no ser "patológicamente escéptico", mientras realizaba sus investigaciones.

"Yo no entraría en esto y ante el primer signo de humanidad tiraría todo afuera", dijo Nolan. "Hubo anomalías y tenían que ser localizadas".
 

Más allá de la curiosidad para determinar el origen del esqueleto, Nolan tenía motivos personales para llevar a cabo el proyecto. Cuando se puso en contacto con los productores de la película, Nolan estaba a punto de comenzar el proceso de configuración de su laboratorio de investigación sobre el cáncer, que, según dijo, "requiere un análisis de secuencia de un enfoque muy comparable, muy similar".

"Yo, literalmente, no había tocado una pipeta ... durante 20 años", dijo Nolan. "Así que fue algo así como, '¿Todavía tengo las manos?".


Ralph Lachman MD (Crédito: cedars-sinai.edu)
Nolan llevó las fotos proporcionadas por los cineastas a sus colegas en la unidad de cuidados neonatales, que lo refirieron al Profesor Clínico de Radiología Pediátrica Ralph Lachman, un especialista en enanismo.

Lachman dirige el Registro Internacional de Displasia Esquelética, que contiene información sobre unos 15.000 diferentes casos de enanismo en todo el mundo. A pesar de gestionar esta enorme base de datos y de ver 700 o 800 casos de enanismo cada año, Lachman no estaba seguro de lo que estaba viendo cuando vio por primera vez a Ata.

"En ese momento, no sabíamos si se trataba de un extraterrestre", dijo Lachman. "No se veía, incluso en las imágenes, como un ser humano normal".

Después de reunir suficiente ADN del esqueleto, Nolan condujo el ADN a través de un analizador y comparó la secuencia con un genoma humano de referencia, que él describió como "una especie de promedio de todos los genomas que han sido analizados".


Nolan dijo que estaba claro que el espécimen era humano después del análisis del genoma, aunque los investigadores aún no pueden explicar las características inusuales del esqueleto.

A petición de Lachman, Nolan pidió ver las radiografías y tomografías computarizadas tomadas al esqueleto en Barcelona, ​​donde estuvo almacenado. Las imágenes permitieron a Lachman entender con mayor precisión muchas anomalías del espécimen.

Una de las cuestiones más desconcertantes que Lachman encontró fue la edad del ejemplar en el momento de su muerte. Su pequeño tamaño corresponde aproximadamente al de un feto de 22 semanas de edad, pero el alto nivel de calcificación observada en las piernas sugirió que era más probable un niño entre las edades de cinco y ocho años de edad.

Lachman posteriormente investigó varios casos similares de enanismo en la historia y encontró varios, incluyendo un "fenómeno de circo" del siglo 19 llamado Tom Thumb y una mujer italiana que tenía seis pulgadas cuando nació y 19 pulgadas cuando murió a los ocho o nueve años de edad.


Según Lachman, otra posible explicación para el pequeño tamaño del esqueleto y la calcificación avanzada es la momificación natural, un proceso que habría hecho parecer al esqueleto mayor de lo que es.

"El proceso de momificación de los egipcios ha producido calcificación de este tipo en los espacios intervertebrales", dijo Lachman. "La momificación natural es, probablemente, un proceso que ocurre en un lugar desierto muy seco. El cuerpo yace allí por varios años, y se seca y las sales se depositan. Eso puede conducir a la
ocurrencia de la calcificación".

Tanto Nolan y Lachman hicieron hincapié en que su investigación no está completa, ya que demostraron que el espécimen es humano, pero todavía no pueden explicar todas sus características inusuales.

Nolan, quien dijo que el esqueleto muestra una "mutación rara, si no única en su tipo", ha contactado con un investigador de Alemania con la esperanza de conseguir el acceso a los especímenes similares con el fin de comparar su ADN con el de Ata.

"Si
también hago la secuencia de aquellos, podríamos determinar la causa de esto", dijo. "Si tengo una mutación similar, genes similares, sería fantástico... seríamos capaces de resolver el misterio".

http://www.stanforddaily.com/2013/05/20/professor-debunks-theories-of-skeletons-alien-origins/

Modificado por orbitaceromendoza

1 comentario:

  1. El misterio,entonces, es averiguar, de qué anomalia humana se trataría, o en todo caso, si corresponde a un caso de enanismo singular.

    ResponderEliminar