jueves, 9 de enero de 2014

Aquella época en que Julio Verne provocó un susto OVNI

Aquella época en que Julio Verne provocó un susto OVNI
por Ron Miller


El Albatross de Robur El Conquistador (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Durante un breve período a finales de los años 1890, una ola de avistamientos de OVNIs se extendió por todo Estados Unidos. Decenas de extraños objetos fueron vistos navegando por los cielos de costa a costa.

En noviembre de 1896 un objeto fue informado en el cielo nocturno de Sacramento, California. Fue descrito como una luz con un cuerpo oscuro de algún tipo por encima. Fue visto por segunda vez alrededor de una semana más tarde. Informes similares, por lo general describiendo sólo la luz, vinieron de otras ciudades del norte de California. El movimiento reportado de la luz indicó un movimiento lento. El cuerpo oscuro visto anteriormente fue descrito como "en forma de cigarro", "en forma de huevo" o "en forma de barril". 

Cuerpo oscuro descrito como "en forma de cigarro", "en forma de huevo" o "en forma de barril" (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Otros informes de la oleada de 1890 describen un objeto con forma de cigarro en rápido movimiento que brilló e hizo pequeñas explosiones, similar a lo que podría esperarse de un motor de gasolina. Otros emitieron rayos de luz de colores. Un cuerpo desconocido -una "bola luminosa de fuego"- rodeó una montaña en Canadá antes de huir a toda velocidad. La nave descrita en un encuentro cercano de 1896 en California se la caracterizó como "en forma de cigarro". Un objeto visto en Kansas en 1897 parecía una canoa de 30 pies con un reflector. 

Nave descrita en un encuentro cercano de 1896 en California como "en forma de cigarro" (Crédito: Ron Miller/io9.com)

A pesar de que Jerome Clark ("The Great Airship Hoax", Fate, febrero de 1977) expone este informe como una invención, la descripción sigue siendo pertinente en su elección de los detalles: En 1897 una extraña nave supuestamente se cernía sobre numerosas vacas de un granjero de Kansas. Era un cigarro de 300 pies de largo con un carro por debajo y, más abajo, una rueda de turbina giratoria de 30 pies. Tenía ventanas alineadas a los lados de la góndola y el interior estaba bien iluminado. Otro avistamiento involucró un objeto en forma de cigarro, con cuatro alas, un reflector y ruedas con forma de abanico. En otro informe, el movimiento de una luz en el cielo de la noche se dijo que sugirió "el aleteo de las alas". Otro campesino reportó un dirigible con alas batientes, mientras que otros atribuyen el sonido de un silbido a las naves que vieron. 

Cigarro de 300 pies de largo con un carro por debajo (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Objeto en forma de cigarro, con un reflector y ruedas con forma de abanico (Crédito: Ron Miller/io9.com)

En 1886, Julio Verne publicó su novela31, Robur le Conquerant. Así como todas las novelas que había escrito hasta ahora, Robur fue traducido y publicado en inglés de inmediato. En Gran Bretaña el título se convirtió en Clipper of the Clouds y en los Estados Unidos, Robur the Conqueror. Ambas ediciones fueron publicadas en 1887, el año después de la edición francesa. Había también un número desconocido de ediciones piratas emitidas en este país. 

Frontispicio original de Robur el Conquistador (Crédito: Ron Miller/io9.com)

La historia comienza con una descripción detallada de lo que hoy sería una oleada OVNI de proporciones épicas: objetos misteriosos que han sido observados en el cielo de todo el mundo, en Europa, Asia y América. Extrañas luces y sonidos son vistas y escuchados por miles de personas. Los periódicos de todos los continentes discuten, informan y debaten el fenómeno, "registrando cosas... falsas y verdaderas, alarmando y tranquilizando a sus lectores como la venta exigió y casi conduciendo a la gente común a la locura". Los astrónomos no tienen una respuesta al misterio.

Muchos de los informes son de destellos aéreos de luz, con una duración de hasta 20 segundos. Varios de estos avistamientos son de los principales observatorios. Durante el día el fenómeno se manifiesta como una pequeña nube o vapor. "En una noche en el centro de la aurora borealis ha sido vista la silueta de alguna enorme estructura desconocida" mostrando fuera de su cuerpo determinados corpúsculos que estallaron como bombas".
 


El encuentro de la Albatross de Verne con un dirigible (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Si es de hecho el mismo objeto que es visto de manera consecutiva por diferentes observadores en la misma noche, entonces su velocidad debe ser sin precedentes. Al mismo tiempo que un grupo de astrónomos está "explicando" los avistamientos como nada más que ilusiones ópticas y acústicas o meteoros malinterpretados, otro grupo es objeto de acaloradas argumentaciones a favor de la existencia de algún objeto volador desconocido en la atmósfera.

Esto conllevaba a que el misterioso objeto sea de hecho una máquina voladora gigante, inventado por el
anti-héroe Robur de la novela. Él secuestra a tres escépticos y los lleva en un vuelo alrededor del mundo (¿la primera abducción OVNI?). Durante esta aventura, hay muchas escenas familiares para los estudiosos de la oleada OVNI de 1890, incluyendo un caso en que una desconocida máquina voladora ¡corre contra un tren de pasajeros!

 
La nave aérea Albatross corriendo contra una formación ferroviaria, imagen realizada por Frank R. Paul (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Aunque el libro de Verne fue leído ampliamente en los Estados Unidos (siempre uno de sus mejores mercados), su influencia se multiplicó cien veces o más a causa de la duplicación virtual de muchas de sus novelas, una y otra vez, por los novelistas de diez centavos. Estos fueron flagrantes en el uso del nombre del francés para vender sus casi-plagios. "Jules Verne aventajado!" contó la portada de uno.

¿Es posible que los informes de aeronaves misteriosas en las noticias de la época influyeran en la redacción de Robur? ¿O fue al revés? La primera idea es improbable ya que la génesis de Robur es bien conocida y los informes de OVNIs contemporáneos no entran en ella. Hay dos partes en Robur que deben ser consideradas: la descripción de la tecnología del dirigible y su trama. Algunos puntos de esta última ya se han descrito. La historia detrás de la tecnología que se describe se remonta más de 20 años antes de la publicación de la novela.


En la Francia de 1862, una sociedad fue fundada para promover el concepto del vuelo del más pesado que el aire. Verne se unió a la sociedad en 1863 como secretario de actas. Comenzó a escribir Robur a principios de 1885 bajo el título de trabajo de La Conquista del Aire. Se basó en el diseño del Albatros de Robur en el trabajo de los miembros de la sociedad, principalmente en el de Gabrielle de la Landelle, cuya "aeronave de pasajeros a vapor" era el modelo principal. De hecho, Verne enumera unos 70 inventores que han contribuido a su concepto de una máquina voladora. Le da crédito a los que proporcionaron la inspiración más directa: Nadar, Cossus, de la Landelle y Ponton d' Amecourt. Las comparaciones con los dibujos o fotografías de sus máquinas no dejan duda de donde viene la apariencia del Albatross. No hay evidencia de que Verne fuera influenciado de alguna manera por los informes de avistamientos de aeronaves misteriosas. Desde que a Verne le gustaba hacer sus libros a tiempo y a menudo incluía referencias a los acontecimientos actuales, seguramente los habría mencionado si hubiera oído hablar de ellos.

Ilustración de 1865 mostrando muchas de las máquinas más pesadas que el aire que se estaban desarrollando en ese entonces (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Como uno de los autores más populares de su época, Verne fue ampliamente imitado. Cada nación tuvo su propio "Jules Verne". Muchos de estos eran escritorzuelos que llenaban la demanda para el tipo de novela que Verne había hecho tan popular. La mayoría de ellos han sido justificadamente olvidados. Sin embargo, difícilmente un editor de libro o revista no estaba haciendo circular cuentos y novelas de lo que entonces se llamaba "el romance científico". Verne había creado una moda de un nuevo tipo de novela de aventuras, que se extendía por el mundo. 

Examinando el número de obras de ficción interplanetaria publicados en el siglo 19, George Locke (Voyages in Space [1975]), reveló algunos de los efectos de Verne en el mundo de habla inglesa. Hasta 1871 no más de media docena de historias interplanetarias habían sido publicadas en un año dado. Después de la publicación en inglés de De la Tierra a la Luna, en 1871, sin embargo, hay un pico de inmediato. El número continuó aumentando desde esa fecha, alcanzando su máximo en la década de 1890. En uno de esos últimos años se han publicado cerca de 30 novelas que implican solamente a los viajes espaciales (¿Es una coincidencia que estos también fueran los años pico de la oleada OVNI?)

Portada de una de las novelas "de diez centavos" de Senarens (Crédito: Ron Miller/io9.com)

El autor americano más en deuda con el escritor francés fue Luis Philip Senarens (1863-1939), a quien le gustaba auto-describirse a sí mismo como el "Jules Verne norteamericano". Él fue el prolífico autor de cientos de baratas "novelas de diez centavos": 32 páginas de escritos casi impresos y minúsculos de las aventuras espeluznantes, pero inmaculadas, de los héroes de todos los norteamericanos, como Frank Reade, Jr., o Jack Wright, el Chico Inventor. Bajo el seudónimo de "Noname" (la forma latina, "Nemo", es el nombre de uno de los personajes más famosos de Verne), Senarens escribió más de 1.000 historias, que van desde 35.000 a 50.000 palabras cada una. 

Otro ejemplo de las naves aéreas de las novelas de Senarens (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Prácticamente todos se enfrascaron en una especie de invento maravilloso. Muchos se preocuparon por las máquinas voladoras: barcos voladores, el "monitor aéreo eléctrico", el "dragón eléctrico" volador, el "galgo del aire", un submarino volador, el "cohete aéreo eléctrico", y, literalmente, decenas de otras más. Casi todas ellas fueron descaradamente levantadas desde el fabuloso Albatross. Verne había (supuestamente) mantenido correspondencia con el joven Senarens por un tiempo y si esto es cierto, uno de los resultados puede haber sido que ¡"Noname" fuera realmente capaz de vencer a Verne en la impresión de algunas de las ideas propias de su héroe! (La idea popular de que Verne en realidad copió a Senarens es patentemente falso. Fechas de publicación invalidan esa idea).

Durante los años que Robur estaba siendo distribuido en los Estados Unidos, el país también estaba siendo inundada por Senarens y otras novelas de ficción de diez centavos que representaban a las máquinas voladoras similares a la de Verne, así como otras naves aéreas imaginativas. A pesar de que el número de novelas de diez centavos que se ocupaban de las máquinas voladoras representaban un pequeño porcentaje de todas las novelas de diez centavos publicadas, este pequeño porcentaje todavía asciende a muchos miles de copias en circulación.

La industria editorial estaba en auge a finales del siglo 19. Esto fue en parte debido a las mejoras mecánicas en el sector de la impresión en la década de 1890, así como el desarrollo de un sistema de distribución nacional. Esto hizo que las revistas estuvieran disponibles en las estaciones de ferrocarril, terminales de ferry, tiendas de dulces y cigarros, puestos callejeros, y otros lugares. En 1900 se publicaban más de 21.000 publicaciones periódicas, con una circulación total de más de 114 200 000 ejemplares por número. De estos, dos tercios eran semanales. La "literatura general" representó 240 títulos, "la lectura en familia" por 15.000. La publicación de "romances científicos'' no se limitó a las novelas de diez centavos. Las revistas más brillantes estaban dirigidas a un público mejor educado, más rico y de más edad - The Strand, The Century, Tit Bits, Pall Mall, Harper’s, Scribner’s, McClure’s- todas distribuían regularmente ciencia ficción y muchas de estas historias muestran increíbles máquinas voladoras.

Una propuesta de dirigible propulsado de 1872 (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Además, la cercana conquista de los cielos por los "más pesados que el aire" era uno de los temas más populares del día. Apenas una semana o un mes pasarían sin que algunas revistas populares publicaran editoriales, dibujos, fotografías y noticias de una nueva máquina voladora. Muchos eran tan sensacionales que hicieron titulares. No hace ninguna diferencia para nuestros propósitos si alguna de estas invenciones nunca llegara a despegar. Lo que es importante es que fueron reportadas y descritas en las revistas y periódicos de la época. Por ejemplo, es cierto que Thomas Edison nunca tuvo nada que ver con la ilustración fantástica supuestamente mostrando su diseño para una máquina voladora. Sin embargo, esta es la forma en que se informó y la forma en que el pueblo estadounidense lo vio y, esto es lo más importante: era la forma en que se esperaba que se vea.

Propuesta de máquina voladora de Edison (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Lucius Parish, en The Encyclopedia of UFOs (1980) de Ronald D. Story, describe la típica forma OVNI del siglo 19: "en forma de cigarro, al parecer metálico, con alas, hélices, aletas y otros apéndices. Por la noche, [tales objetos] parecían ser luces brillantes, con superestructuras oscuras a veces visibles detrás de las luces". Compare esta descripción con las de las aeronaves representadas en la ficción o en los informes de la labor de los inventores. Compare, también, muchos de los reportes de aeronaves con los eventos descritos en la novela de Verne y en otras obras de ficción de la época. 

¿Por qué las misteriosas aeronaves de la década de 1890 extrañamente se parecen a los dirigibles imaginados por Verne y sus contemporáneos? ¿Por qué su repentina aparición coincide con la proliferación del "romance científico" en el que este tipo de máquinas se describen en detalle? ¿Por qué su apariencia coincide con las descripciones de aeronaves reales que se estaban construyendo o diseñando al mismo tiempo? ¿Por qué muchos de los eventos y las circunstancias descritas en la novela de Verne aparecen más tarde, duplicado durante la oleada? Aunque no he leído todas las novelas de diez centavos que describen muchas de las máquinas voladoras, me pregunto cuántos de los incidentes que informan también anticiparon a los eventos reportados.

¿Por qué el cambio repentino en las descripciones de los OVNIs? ¿Por qué durante este breve período en la década de 1890 a los OVNIs se los describen con un aspecto tan concreto como son los dirigibles? 

¿Por qué son las descripciones de los habitantes de estas máquinas, cuando hicieron acto de presencia, tan prosaicas?! Hablan inglés coloquial, usan ropa contemporánea (un aeronauta fue visto sentado en su máquina voladora, pescando, y llevaba un "traje a cuadros de caza"!) y tienen necesidades humanas normales. 

¿Y por qué son las necesidades de las aeronaves en sí mismas tan ordinarias?! Parecen haber estado en constante necesidad de reparación, aceite, herramientas, combustible y agua. 

Tal vez nos equivocamos al tratar de agrupar a todos los avistamientos observados bajo una sola explicación. Quizás hay tres más relacionados entre sí. El primer grupo incluye a los que se parecían a los esquemas ampliamente publicados de los inventores que estaban ocupados trabajando en los problemas de vuelo de los más pesados que el aire o del globo dirigible. Por ejemplo, muchas de las aeronaves de la oleada se asemejan notablemente al modelo del dirigible desarrollado por Marriott en 1869. Vale la pena señalar que una vez fue probado con éxito en California.

La máquina voladora de Marriot (Crédito: Ron Miller/io9.com)

Un segundo grupo está formado por los que se parecen mucho a las aeronaves que se describe en la ficción. Este grupo también incluye observaciones de máquinas que, o bien no podrían haber volado o no podrían haber sido controladas, no teniendo a nadie que en realidad tratara de construir uno.

El tercero y más pequeño grupo comprende a las máquinas prácticamente idénticas en la descripción de los globos dirigibles que realmente fueron construidos y volados, ya sea en Estados Unidos o en Europa.

Los tres grupos podrían ser o interpretaciones imaginativas de fenómenos anómalos y amorfos, una simple moda a la que se adherían muchas personas, o incluso engaños absolutos. En otras palabras, nada que no hayamos visto que ocurra en tantos informes OVNI modernos. Los de hace un siglo son diferentes sólo en el uso de referencias visuales del siglo 19. También es posible que el tercer grupo pudiera incluir informes de avistamientos genuinos de globos dirigibles reales (o globos libres con la forma de cigarro distintiva del dirigible).


Cuando lees un informe acerca de cómo algunos fueron visitados por aeronautas que se describieron como "marcianos" o visitantes de "una tierra más allá del Polo Norte", ¿no puedes escuchar a algunos aeronautas riéndose tontamente?

Durante miles de años la gente ha estado viendo fenómenos aéreos que no pueden explicar. En la temprana historia de la humanidad, estas cosas extrañas eran vistas como manifestaciones de los dioses: parecían ángeles, diablos, carros o los propios dioses. En la última parte del siglo 19 cosas extrañas en el cielo que pretendían parecerse a las naves aéreas que estaban en las noticias: eran vistas por la gente como dirigibles y ornitópteros. En este siglo, lo que probablemente sean las mismas cosas en el cielo -lo que realmente sean- son descritos casi siempre como naves espaciales.


Por supuesto que hay un gran número de excepciones a esta generalización, pero parece cierto que en gran medida los OVNIs normalmente se parecen a lo que el perceptor espera de ellos que parezcan. En la atmósfera religiosa y guerrera de los tiempos bíblicos y medievales, algo desconocido en el cielo tenía que ser, casi por definición, una señal de Dios o el diablo -y se interpretó de esa manera. Bombardeados desde todos los lados por las naves más pesadas ​​que el aire -tanto de ficción y semi- ficción- la gente del siglo 19 describieron las cosas extrañas que veían en el cielo con el aspecto de la misma aeronave que esperaban que fueran. 

Hoy en día, cada vez que alguien ve algo inexplicable en el cielo, el primer pensamiento es "nave espacial interplanetaria". ¿En qué gran medida están las descripciones de los OVNIs coloreadas y formadas por ideas preconcebidas? Si no es irrazonable suponer que estos son los mismos tipos de fenómenos que se han observado a través del tiempo (lo que sea que estos fenómenos sean), tal vez se trata de algo un poco más amorfo y vago de lo que la mayoría de los observadores podrían creer. ¿A cuántos parhelios, tal vez, se les dio ruedas, alas, hélices o forma de disco por las expectativas del observador, que creían eran las características que debía tener? Esta puede ser la lección más importante que debemos aprender del susto OVNI de la década de 1890.

http://io9.com/that-time-jules-verne-caused-a-ufo-scare-453662253 

Modificado por orbitaceromendoza

2 comentarios:

  1. PUES muy interesante articulo que publicaré en mi blog http://julesverneastronomia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Tengo el libro Viaje Extraordinario de Ron Miller y mi blog de astronomía http://allan-astronomia.blogspot.com

    ResponderEliminar