sábado, 7 de junio de 2014

El caso de contacto extraterrestre Enrique Castillo Rincón

El caso de contacto extraterrestre Enrique Castillo Rincón
por Umberto Visani

Crédito: hmonghot.com

El siguiente caso de América del Sur en los años 1960 y 1970, presenta una de las supuestas experiencias de contacto extraterrestre más bien documentados y cautivador hasta la fecha. 

El primer contacto con el desconocido 

Crédito: entrelectores.com
En junio de 1963, Enrique Castillo, un hombre de treinta años de edad, trabajaba para la empresa de servicios públicos de energía en Costa Rica para construir un puesto de avanzada de observación cerca de la cima del volcán Irazú. Un día, junto con dos colegas, vio dos objetos de color naranja en forma de círculo en el cielo, con un diámetro de unos ciento veinte pies, que volaban a ochocientos pies sobre el cráter. Como escribió en su libro OVNI: Gran Alborada Humana (UFO: A Great New Human Dawn), uno de los dos objetos caía del cielo en un movimiento de "caída de la hoja" (muchos OVNIs son reportados volando como si fueran hojas que caen de un árbol) y cambió su color a un color plomizo. Castillo y sus colegas comenzaron a sentir una terrible picazón en todo el cuerpo. De pronto, una especie de periscopio salió de la cúpula del OVNI. En su parte superior había un objeto en forma de martillo que giraba rápidamente y emitía una luz de color púrpura. Después de unos minutos, el periscopio se retiró ​​de nuevo y la aeronave desapareció a gran velocidad. 

Los tres testigos, a pesar de estar desconcertados, eran totalmente conscientes de la suerte que espera a aquellos que cuentan historias que al parecer pertenecen a la dimensión desconocida; es por eso que, en un primer momento, decidieron no revelar nada. En las próximas horas, sin embargo, sufrirían de fuertes mareos y vómitos. Por lo tanto, temiendo haber sido expuestos a la radiación, se fueron a un hospital de San José. Sin embargo, no se detectó radiación. 

Fenómenos perturbadores 

Si el asunto Castillo terminaba en este punto, sería nada más que un interesante avistamiento de un objeto volador no identificado cuya proximidad produce efectos físicos tangibles. 

Por el contrario, el caso es mucho más complejo y polifacético. 

Una noche, dos meses después del avistamiento, Castillo escuchó un ruido extraño en su cabeza. Pronto se dio cuenta de que había oído el sonido raro antes, el día que él y sus colegas vieron los dos platillos voladores. Por otra parte, esta vez el ruido fue escuchado no sólo por Castillo, pero también por su esposa, Beatriz. 

Después de estos acontecimientos, el interés del Castillo en materia de OVNIs aumentó de manera exponencial y fundó un grupo que estudiaba los fenómenos relacionados con los OVNIs. En 1968, se trasladó a Brasilia para trabajar. Cinco años habían pasado después del primer avistamiento y los acontecimientos extraños parecían finalmente haber abandonado su vida. Entonces, un día lo misterioso hizo otra aparición en la vida cotidiana del Castillo. Él conducía desde Sao Paulo a Brasilia cuando una pelota circular de luz naranja comenzó a volar estacionario sobre su coche desde una larga distancia, causando una gran cantidad de vibraciones en el chasis, problemas en la dirección y el mal funcionamiento de radio.

Poster de "Barbarella" (Crédito: filtermagasin.no)
Esto fue sólo el primero de una serie de acontecimientos extraños. En 1969, los misteriosos incidentes continuaron. Un domingo, mientras que Castillo estaba en la fila de un cine para ver la película Barbarella, un joven se presentó como Cyril Weiss. Él le dijo a Castillo que era un representante de una empresa de distribución mayorista en Suiza y le pidió permiso para ver la película con él. Castillo estuvo de acuerdo y después de ver la película acompañó al Sr. Weiss al hotel donde residía. El Sr. Weiss invitó a Castillo a venir al hotel al día siguiente. Durante esta reunión, los dos hablaron sobre varios temas, y el Sr. Weiss dijo que creía que el fenómeno OVNI era sólo un engaño. 

Una sólida amistad nació y Castillo comenzó a reunirse con el Sr. Weiss a menudo. Sin embargo, Castillo comenzó a notar muchas rarezas en el comportamiento de su amigo. El episodio que sorprendió a Castillo se refiere en su mayor parte a un accidente de coche. Un día, mientras conducía, junto con el señor Weiss, Castillo atropelló a un perro. Un pequeño niño fue testigo del accidente y se puso a llorar porque su pobre perro había muerto. El Sr. Weiss mostró una impasibilidad absoluta, simplemente declarando que el niño pronto asumirá la inevitabilidad de lo que había sucedido. Castillo informó que la mirada del Sr. Weiss parecía totalmente indiferente, sin espacio para la empatía. 

Castillo comenzó a ser sorprendido por el caballero suizo. Hablaba español con fluidez y sin acento, y durante otro encuentro, en evidente contradicción con lo que él había dicho a Castillo unos días antes, dijo que estaba seguro de que podrían haber entidades extraterrestres no sólo en otros planetas, sino también en algunas zonas deshabitadas en Tierra.

Un día, el señor Weiss anunció de pronto que iba a ir al extranjero por un largo tiempo. Sin embargo, como veremos más adelante, Castillo se reuniría con el Sr. Weiss de nuevo en el futuro, con un disfraz totalmente diferente.
 

Contacto

Era 1973, cuatro años habían pasado desde la última reunión de Castillo con el señor Weiss y todo parecía volver a la normalidad. Mientras tanto, Castillo se había trasladado a Bogotá, Colombia. Un día, recibió una llamada telefónica de alguien que se llamaba Karen, una mujer mexicana que le dijo que le habían dado su número de teléfono por parte de algunos "maestros extraterrestres" que querían ponerse en contacto con él.

Castillo, al igual que la mayoría de la gente racional, pensó que era una broma, pero aún así decidió conocer a la mujer. Ella resultó ser muy persuasiva en sus afirmaciones y, en consecuencia, Castillo comenzó a asistir a las reuniones mantenidas por un grupo de personas que afirmaron estar en contacto con los extraterrestres de Andrómeda (una galaxia a 2,3 millones de años-luz de la Tierra) que habían presuntamente transmitido varios mensajes a los seres humanos a través de la escritura automática.
 

En octubre de 1973, una tarde, los miembros del grupo OVNI habían llegado a la cima de una colina y se esperaba un contacto anunciado con los extraterrestres. Para decepción de todos, ninguna nave espacial apareció en la escena, pero algunos miembros recibieron una comunicación telepática por una voz que dijo que todo el mundo sería contactado al mediodía del día siguiente. 

En ese momento Castillo se encontraba en casa, enfocado y listo para recibir un mensaje, a pesar de ser muy dudoso, ya que hasta entonces no había recibido nada. De repente, una voz fuerte en la cabeza llamó y le instó a escribir. Castillo comenzó a llenar varias páginas, mientras se escuchaba un ruido molesto que le recordaba al que él había oído diez años antes, cuando él y sus colegas avistaron dos OVNIs. El contenido de lo que transcribió muestra fuertes similitudes con las comunicaciones recibidas en esos años por otros contactados (de George Adamski a Howard Menger y Daniel Fry, sólo por mencionar los casos más famosos y debatidos). Se aludía a una Tercera Guerra Mundial, los desastres futuros y la llegada de los "hermanos del espacio".

Los mensajes continuaron durante los siguientes días hasta el final de octubre, cuando a Castillo se le dijo la fecha de un contacto físico próximo, fijado para el 3 de noviembre, aunque el lugar exacto no se había comunicado aún (Castillo declaró que sería cerca de un lago). Al mismo tiempo, la actividad onírica de Castillo creció exponencialmente, proporcionándole otras pistas sobre el lugar donde tendría lugar la reunión. 

Crédito: exopolitika.cz
El 3 de noviembre, el día del presunto contacto, Castillo llegó a un lago a unos 80 kilómetros de Bogotá y reconoció lo que había visto en un sueño, una bola colocada bajo las raíces de un árbol en medio de un claro. La tomó en sus manos y comenzó a emitir finos rayos de luz y, al cabo de unos minutos, dos platillos voladores aparecieron. Eran similares a los que Castillo había visto en Costa Rica diez años antes. Los dos OVNIs se acercaron a Castillo, produciendo fuertes rayos de color naranja como un reflector apuntado hacia el suelo. Dos figuras con uniformes grises salieron de la luz, llevaban botas y cascos con viseras. Mientras tanto, una voz en la cabeza de Castillo le dijo que no se preocupara y le sugirió que subiera a bordo. A pesar de ser un poquito renuente, Castillo caminó dentro del campo del faro y luego fue levantado a bordo.

Se vio obligado a desnudarse y se lo sometió a una descontaminación microbiana dentro de una habitación hexagonal vacía. Una puerta apareció de repente en una pared y dos hombres entraron en la habitación. Para mayor asombro de Castillo, uno de los dos hombres resultó ser Cyril Weiss, el misterioso hombre suizo que había conocido cuatro años antes. El "suizo", dijo que su verdadero nombre era Krishnamerck y acompañó a Castillo en otra habitación donde había otros seres, todas similares a Weiss (el clásico "alienígena nórdico"). 

Castillo hizo varias preguntas y siempre se le dio una respuesta. Los Pleyadianos le dijeron que tenían una gran cantidad de bases en la Tierra, que el primer contacto se remonta a miles de años antes de Cristo y que han estado influyendo activamente en nuestro desarrollo tecnológico. Sus naves espaciales podrían convertirse en invisibles para no asustar a la humanidad que aún no estaba preparada para la revelación de una presencia extraña. Muchos emisarios de las Pléyades, como se le comunicó a Castillo, ya estaban en la población y orientados a crear grupos de cooperación con los seres humanos. 

Eso fue sólo el primero de una serie de contactos físicos con los Pleyadianos que continuaron hasta enero de 1975 en una especie de crescendo. Castillo afirmó haber sido llevado a una base en los Andes, donde los seres humanos y los extraterrestres colaboraban juntos, así como a una base submarina en la Fosa de las Marianas a unos 5.000 metros bajo el mar. En ambas ocasiones, Castillo presuntamente se reunió con los amos extraterrestres de la sabiduría que le advirtieron acerca de los desastres y los conflictos futuros que devastarían el planeta, debiendo un "cambio en nuestra conciencia" ocurrir a tiempo.

Pros y contras 

Desde el principio, uno podría legítimamente pensar que Castillo había inventado la mayor parte de lo que él había dicho. De hecho, el único aspecto indudable de toda la historia es el principio, el avistamiento que se produjo en 1963 con sus colegas y las dolencias físicas posteriores. Pero sería demasiado fácil descartar sus experiencias como meras ensoñaciones. 

Dr. Jacques Vallee, primero a izquierda. Le siguen Jacobo Grimberg, Enrique Castillo Rincón y Carlos de León (Crédito: phenomenamagazine.es)

La primera consideración es que cualquier persona que deseaba inventar una historia de contactos alienígenas, no incluiría algunos elementos que, aunque a primera vista, tienden a aparecer totalmente ridículos. Todos los datos y la información relativa a los nombres de los seres extraterrestres, el encuentro con los habitantes de tres metros de altura de Mercurio y Venus (planetas deshabitados de acuerdo con la información disponible hasta la fecha), los mensajes del estilo de la Nueva Era sobre guerras nucleares y la necesidad de educar a una nueva generación para que sea consciente de su papel, son sin duda elementos que pueden hacer que usted se ría de su banalidad extrema y/o supuesta tontería, pero es exactamente la banalidad que nos debe llevar a tomar en consideración la posibilidad de que Castillo haya simple y honestamente informado de lo que le decían.

De hecho, si se analiza cuidadosamente los diversos detalles de este caso, probablemente usted se inclinaría a creer que Castillo no era un bromista.

En primer lugar, usted debe tener en cuenta que Castillo no fue el único que recibió este tipo de mensajes. Otros miembros de su grupo y, sobre todo, los miembros de grupos de todo el mundo hicieron relatos similares en aquellos años, como si a una gran cantidad de seres humanos les dijeron la misma historia por parte de entidades desconocidas.

En segundo lugar, es bastante evidente que toda la historia muestra paralelismos sorprendentes con el asunto de la amistad, en su apogeo entre 1956 y 1978 en la mayor parte del mundo, los contactos con seres extraterrestres con intenciones aparentemente pacíficas, que se acercaron a pequeños grupos de humanos y comenzaron su colaboración.

Sin mencionar, las declaraciones hechas por Castillo sobre accidentes de OVNIs, operaciones de ingeniería inversa y naves espaciales guiadas por la mente; todos los detalles que hoy en día se están discutiendo, incluso en la televisión, pero que en la década de 1970 no eran muy conocidos o hablados.
 

Conclusiones

En cualquier caso, la gran pregunta no se refiere a la posible autenticidad de lo que Castillo informó específicamente, sino, ¿por qué ? En ese período de tiempo hubo una gran cantidad de historias altamente homogéneas y similares. 

Ninguno de estos contactados han ganado beneficio económico, ni han convencido a las masas de la verdad de sus experiencias. Nunca se han contradicho a sí mismos, ni han cambiado sus testimonios, a pesar de la hilaridad general con la que se recibieron los informes, no han tratado de convertir o engañar a nadie. 

Pero... ¿y si fueron engañados? ¿Quién puede estar seguro de que las entidades con las que entraron en contacto eran sinceras en cuanto a sus orígenes, sus miradas y sus verdaderas intenciones? 

Hemos de tener en cuenta que, hasta hace setenta años, estos seres afirmaban provenir de Fairyland, Tir nan Og, Magonia, o el infierno. Ahora bien, el marco de referencia ha cambiado, y estas entidades supuestamente proceden de Marte, Venus, Pléyades, Zeta Reticuli. Si son reales, ¿están diciendo la verdad? Nadie lo sabe. 

Bibliografía seleccionada 

BRECCIA Stefano, Contattismi di Massa, Nexus Edizioni, Due Carrare (PD), Italia, 2007.

CASTILLO RINCON Enrique, OVNI: Gran Alborada Humana,  San José, Costa Rica, 1995.

GOOD Timothy, Rivelazioni da Altri Mondi, Corbaccio, Milan, 2001.

KEEL A. John, UFOs: Operation Trojan Horse, Abacus Books, London 1973.

VALLEE, Jacques, Challenge to Science: the Ufo Enigma, Neville Spearman, London, 1977.
 

http://www.openminds.tv/enrique-castillo-rincon-alien-contact-case/27428 

Modificado por orbitaceromendoza

4 comentarios:

  1. Mmmmm, no se que pensar ,estoy leyendo su libro, y algunas cosas parecen raras,como que las máquinas de civilizaciones avanzadas tenían relojes con agujas,en vez de un reloj digital como surgió después en la tierra,y los mensajes que hasta ahora he leído son muy banales, en otros libros escritos por la misma época se hablaba que tocaban las pantallas(como ocurre ahora en la tierra),otros más antiguos, relataban que vivían en naves donde autocultivaban,como las estaciones espaciales que tenemos hoy, y usaban la energía solar, electromagnética, y especies de biommetales,pero máquinas con relojes de agujas,no se, quizás el señor quiso hacer pensar a la humanidad,tejiendo esta historia,no se ,aún no termino el libro.Les recomiendo leer a Daniel Fry,en el libro El incidente de White Sand, contactado en 1950, y a Eduardo Pons Prades,en su libro Mensaje de otros Mundos,contactado en 1981.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Leí digitalmente el libro, no he podido ubicar los demás. Sino fuera por mis propias vivencias de más de 12 avistamientos OVNIS y la cercanía a un gran número de personas que han realizado 5 encuentros programados por Hermanos de las Pléyades yo no creiría nada. Creo a este hombre, no ceso de consultarlo. El conoció personalmente tripulantes de esas naves, aunque no lo he visto personalmente, sé de una experiencia similar pero sin los traumas vivido por Enrique Castillo como es en nuestro caso de un contactado con un ser de las Pléyades de nombre YUNNIS. Cuando llegue el momento por parte de Yunnis se dará a conocer la vivencia de un contactado venezolano quien ha viajado varias veces en nave y quien podría confirmar tantas cosas.

    Lo cierto es que estamos convencidos del amor de estos seres con la raza humana.

    ResponderEliminar
  3. Todo muy contradictorio, seres de Andromeda, mezclados con "Los hermanos del espacio" y seres de venus de 3 metros de altura.Por otro lado nunca jamas se habla en estos casos de preguntas realizadas por los abducidos; si esto me pasara a mi, lo primero que hago es preguntarles sobre sus conocimientos existenciales , sobre si pueden curar nuestras enfermedades,etc, cosas tales que nos permitirían justamente terminar con la propia violencia humana y la latente posibilidad de autoeliminarnos con armamento nuclear.Por otro lado, es imposible que haya vida en las Pleyades, porque son estrellas todas ellas muy jovenes de apenas 100 millones de años de antiguedad.En el unico lugar del universo que sabemos que hay vida y de sobra es aqui, en la tierra, y la vida se tardo la friolera de 1000 millones de años en hacer su aparición; asi que no hay manera de que en un supuesto planeta de orbite alguna de las estrellas del comulo de las Pleyades pueda haber evolucionado en menos de 100 millones de años vida alguna de manera inteligente, con lo cual estoy de acuerdo con la misma publicacion en cuanto a que si es verdad lo que afirma este hombre, fue engañado sin lugar a dudas.

    ResponderEliminar
  4. Otra cuestion a tener en cuenta es el nombre que dijo tener este ser extraterreste y es Krishnamerck.Si lo descomponemos en dos partes queda Krishna y merck. Bueno si lo buscan el google veran lo que significan esas dos palabras por separado.

    ResponderEliminar