viernes, 6 de febrero de 2015

El 36to Café Ufológico de Mendoza se ha realizado muy satisfactoriamente

El 36to Café Ufológico de Mendoza se ha realizado muy satisfactoriamente
por Luis Emilio Annino


De izquierda a derecha: Estefanía Araya, Pablo Figueroa, Silvia Vega, Raúl Díaz y Luis Emilio Annino.

El pasado miércoles 28 de enero tuvo lugar el 36to Café Ufológico de Mendoza, en el tradicional Café Five Stars, situado al final de la conocida Galería Independencia. Esta reunión tuvo el valor adicional de corresponderse con el final del tercer año de encuentros mensuales consecutivos y por ende se trataba de la instancia apropiada para agradecer a todos aquellos que han pasado por esta mesa de café a compartir sus experiencias, a buscar opiniones y a plantear posibles objetos de estudio e indagación, ya que el fenómeno OVNI y la posibilidad de la existencia de vida extraterrestre permanecen como tópicos que despiertan gran interés y curiosidad, y ha sido el Café Ufológico de Mendoza durante estos tres años el espacio que hemos establecido para expresar nuestras reflexiones, experiencias y pensamientos relativos a esta temática.

En este 36to encuentro participaron Daniel Hendryk, Guillermo Andrada, Silvia Vega, Raúl Díaz, Estefanía Araya, Ariel Godoy, Pablo Figueroa, Oscar Ferreyra y quien esto suscribe.

Inicialmente, Estefanía Araya y Pablo Figueroa, quienes nos visitaban por primera vez, manifestaban su temprano interés por el tema OVNI, el que se remontaba a los primeros años de la adolescencia, cuando junto a otros amigos de la misma edad disfrutaban de ver documentales y programas televisivos relativos a la ufología. Pablo recordaba haber recibido como obsequio en ese entonces el libro "Ami, el niño de las estrellas", de Enrique Barrios, mientras que Estefanía comentaba que hacía pocos años atrás tuvo la oportunidad de visitar el mítico cerro Uritorco, de gran arraigo en la cultura OVNI nacional e internacional, en donde afirmó haber tenido sensaciones extrañas aunque posiblemente atribuibles al entorno natural en donde se hallaba.


De izquierda a derecha: Guillermo Andrada, Estefanía Araya, Pablo Figueroa, Silvia Vega y Raúl Díaz.

Seguidamente se plantearon algunas reflexiones acerca del rol que cumplen los programas de TV, cine, radio, diarios y revistas en la divulgación del fenómeno OVNI y su impacto sociocultural, ya que entre los presentes habían coincidencias en cuanto a que su interés por estas cuestiones se originó en gran parte a partir de lo difundido por algunos de estos medios de comunicación. En este sentido, Guillermo Andrada compartió sus apreciaciones con respecto a un documental que vio, titulado "La Grieta", dedicado al trágico terremoto sucedido en San Juan en 1944, en donde se verían extraños objetos voladores en las imágenes de archivo de la época.


Raúl Díaz y Oscar Ferreyra compartiendo divertidas anécdotas al recordar los tres años de reuniones mensuales ufológicas.

Crédito: fenomenum.com.br
Por su parte, Oscar Ferreyra expresaba su interés en buscar información sobre casuística ufológica que involucre la presencia de entidades humanoides portadoras de algun objeto, recordando para la ocasión el caso Pretzel, ocurrido el 14 de julio de 1968 en Villa Carlos Paz, en la provincia de Córdoba, en donde María Eloísa Pretzel tendría su encuentro con un ser de 2 metros de altura que portaba en la mano izquierda una esfera luminosa y se comunicaba en un lenguaje desconocido, pero que sonaba como el japonés. Durante la experiencia la testigo habría sufrido instancias de desvanecimiento atribuibles a esta entidad. Cabe recordar que en ese año 1968 nuestro país experimentó lo que se conoce como "oleada OVNI", dada la gran cantidad de denuncias de avistamientos de objetos voladores no identificados y de supuestos seres extraterrestres que ocurrieron en toda la extensión nacional.

A continuación se ofrecieron algunos detalles de la salida al terreno realizada en la noche del sábado 24 de enero del corriente año, denominada Operación Suricata 8, que tuvo lugar en la zona de Tambillos, en las cercanías de la ruta 149 y dentro del camino de acceso hacia la estancia homónima, todo esto en Uspallata (depto. Las Heras). Es importante señalar que el lugar elegido se encuentra dentro de la zona de avistamientos recurrentes de fenómenos aéreos inusuales, algunos de los cuales fueron observados por algunos de los participantes de esta salida el 2 de marzo de 2014. Esta vez contamos con la compañía de Ariel Maderna, investigador santafesino integrante del Café Ufológico de Santa Fe y miembro de CEFORA, quien nos visitaba interesado en compartir esta salida al terreno y aportando un recurso tecnológico de mucha utilidad para estas actividades de vigilancia como es el caso de los visores nocturnos.

La Operación Suricata 8 tuvo dos tramos: de pre-vigilia y de vigilia propiamente dicha. La primera, desarrollada entre las 22 hs del sábado 24 hasta la medianoche fue la oportunidad para que los participantes intercambiaran relatos y experiencias extrañas. Así fue que tuve la oportunidad de conversar con Daniel Cordero, quien comentaba que su historia con el tema OVNI y lo extraterrestre se extendía a lo largo de 50 años, ya desde pequeño, y que vivió momentos de alta extrañeza, como la vez que viajando junto a otras personas en un par de autos por la zona del piedemonte godoicruceño, camino al puesto Las Trancas, fueron los vehículos acompañados por unas esferas luminosas amarillentas que se desplazaban a baja altura y al costado de los mismos; o la rara sensación que tuvo junto a otros acompañantes, cuando en un viaje regresando desde la Estancia La Aurora, en Uruguay, y ya en territorio argentino, cerca del puente Zárate - Brazo Largo, se encontraban con una importante escasez de combustible en el auto, producto del largo viaje, y en un determinado momento parecían estar viajando de manera suave, sin sentir el asfalto, avanzando mucho más allá de donde la reserva de combustible indicaba, atribuyendo esta situación a una suerte de teleportación. También fue interesante su relato sobre el conocimiento que tuvo de una famosa contactada mendocina, Perla Perviú, a quien la describía como a una bella mujer de personalidad atractiva, casi magnética, con amplios saberes en cuestiones de magia y parapsicología, que estaba destinada a transmitir mensajes de seres extraterrestres superiores y que tambien conformara comunidades esotéricas en Potrerilllos y Uspallata, hasta que finalmente perdió con el tiempo y aparentes malas artes al grupo de seguidores que supo guiar.


Participantes de la Operación Suricata 8 (de izq. a der.) Ariel Godoy, Luis Emilio Annino, Oscar Ferreyra, Ariel Maderna y Raúl Díaz (Crédito: Ariel Maderna)

Luego de tan animadas conversaciones, nos desplazamos hasta nuestro punto de observación elegido, la intersección de la ruta 149 con la entrada a la Estancia Tambilllos, para iniciar la vigilancia del cielo a partir de la 01.00 hs, ya del 25 de enero. La noche ofrecía un cielo muy inestable en cuanto a nubosidad, donde se podía pasar de un cielo completamente cubierto hasta uno completamente despejado. Esta inestabilidad no impidió a Ariel Maderna el poder tomar fotos de indudable valor astronómico, ya que los cielos de este valle son muy valorados por los astrónomos aficionados para hacer sus observaciones de fenómenos celestes, tales como las estrellas fugaces que pudimos disfrutar a lo largo de la vigilia.


La nebulosa de Orion, "cuna de formacion de estrellas" (Crédito: Ariel Maderna)

Júpiter (Crédito: Ariel Maderna)

Constelacion de la Cruz del Sur (Crédito: Ariel Maderna)

Contemplando el increíble cielo de Uspallata (Crédito: Ariel Maderna)

La noche también iba a ofrecernos un par de extrañas sorpresas. Durante un período aproximado de hora y media, o pocos más, Ariel Maderna puso a punto su visor nocturno conectado a una computadora portátil para hacer un rastreo sistemático del cielo. Fue en ese interín que alrededor de las 03.00 hs se pudo apreciar con orientación NW de nuestra posición y siguiendo una aparente trayectoria en sentido E-W a un lejano punto luminoso que emitía un parpadeo cuya cadencia era lenta y que pudo ser registrado por una cámara fotográfica con una larga exposición. Por encontrarse a gran distancia desde donde estábamos, su identificación resultaba complicada, aunque su desplazamiento rectilíneo y la posterior consulta en programas online sobre rutas aéreas permitirían estimar que se trataba de un vuelo que hacía la ruta Cabo Frío (Brasil) - Santiago de Chile.


Imagen tomada cerca de las 03.00 hs en dirección NW, hacia la provincia de San Juan (Crédito: Ariel Maderna)

Cerca de las 04.00 hs pudimos ver, esta vez con orientación sur y a unos 60º de altura, una luz que se desplazaría en sentido descendente y que se encendió y apagó unas tres o cuatro veces, hasta que no se la volvió a ver, por lo que su identificación nos resultaba más difícil de asociarla con alguna aeronave o satélite, aunque las intermitentes capas de nubes que tuvimos podrían haber generado el efecto de encendido y apagado, pero finalmente no supimos con certeza que es lo que pudo haber sido este segundo avistamiento.
 
La vigilancia nocturna se extendió un poco más, hasta las 04.30 hs, donde finalmente decidimos retiramos a descansar, tratando en el camino de regreso de encontrar respuestas a lo observado, y manifestando el interés en seguir estudiando esta zona que se extiende entre el valle mendocino de Uspallata y el sanjuanino de Calingasta, por tenerse conocimiento de que se trata de un espacio de avistamientos recurrentes de fenómenos aéreos inusuales.

Cerca de las 21.30 hs., se puso fin a la reunión, quedando abierta la invitación a todos los participantes para acercarse al primer café del cuarto año de encuentros mensuales consecutivos, esto es, al


"37mo Café Ufológico de Mendoza: Día: Miércoles 25 de febrero de 2015. Lugar: Café Five Stars - Lavalle 45 (Galería Independencia) - Ciudad de Mendoza. Horario: 19 hs. Participación libre". 

Esperamos contar con su presencia.

2 comentarios:

  1. ¡Felicidades, Luis-Emilio y demás amigos!

    ResponderEliminar
  2. Muy bien,Luis. Espero que te estes recuperando para seguir con esta aventura intelectual y amistosa, eh. Un saludo.

    ResponderEliminar