sábado, 26 de diciembre de 2015

La Navidad en la que los extraterrestres no vinieron

La Navidad en la que los extraterrestres no vinieron
Lo que una fallida profecía del fin del mundo enseñó a los psicólogos acerca de la naturaleza de la creencia.

por Julie Beck


Tomada en Roswell, Nuevo México, el 27 de diciembre de 2010 (Crédito: theatlantic.com)

A las seis en punto de la Nochebuena de 1954, un pequeño grupo de personas se reunieron en la calle frente a la casa de Dorothy Martin en Oak Park, Illinois, cantando villancicos y esperando. Pero no se trataba de una vigilia simbólica; ellos no estaban esperando el nacimiento del niño Jesús. Ellos estaban esperando para salir de la Tierra, y 200 personas más habían llegado para verlos esperar. 

Un día antes, Martin había recibido un mensaje diciéndole que el grupo tenía que esperar en ese lugar, en ese momento, por un platillo volador que iba a aterrizar. Esperaron durante 20 minutos para que los "hombres del espacio" los recogieran, tal como el mensaje había prometido. Cuando ninguno llegó, se dirigieron hacia el interior. 

Esta no era la primera vez que se sintieron decepcionados. Era la cuarta. 

Todo comenzó con una profecía de una inundación masiva que iba a venir el 21 de diciembre de 1954. El mensaje era sólo uno de los muchos que Martin, quien participó en la Cienciología y estaba interesada en los platillos volantes, afirmó recibir de los seres que llamaba los Guardianes. 

"Sentí una especie de hormigueo o entumecimiento en el brazo, y todo mi brazo se  sentía cálido hasta el hombro", dijo, describiendo la forma en que iba a recibir los mensajes. "Sin saber por qué, tomé un lápiz y un bloc que estaban sobre la mesa cerca de mi cama. Mi mano comenzó a escribir en otra escritura. Miré a la escritura a mano y era extrañamente familiar, pero yo sabía que no era la mía. Me di cuenta de que alguien estaba usando mi mano." La advertencia de inundación, como todas las demás, había fluido a través de ella mientras escribía con su brazo poseído por estos seres de otro mundo. 

Crédito: chicagotribune.com
Con las advertencias de la marea que venía llegaba la promesa de que ella y los otros creyentes serían rescatados por los Guardianes antes de que llegara el diluvio, el 17 de diciembre. Uno de sus más ardientes partidarios fue Charles Laughead, un médico personal en el estado de Michigan en East Lansing, al que se le pidió que renunciara a su cargo por la enseñanza de sus creencias y por pertubar a los estudiantes (en un artículo del Chicago Tribune de ese tiempo, sostuvo que fue despedido). 

Pero algunos de los otros creyentes que acabarían cantando villancicos con Martin en la víspera de Navidad no eran realmente creyentes del todo. Eran científicos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota que estudiaba los movimientos sociales se había enterado de Martin a principios de año, y consideró a ella y a sus seguidores un estudio de campo perfecto. Comenzaron a pasar tiempo con Martin en octubre, finalmente ganaron su confianza, y observaron cómo ella y sus seguidores abordaban la decepción en los próximos meses ya que sus predicciones fallaron varias veces para ser un éxito.

Tres de los investigadores de Minnesota, Leon Festinger, Henry Riecken, y Stanley Schachter, relataron la historia de los creyentes en detalle en su libro When Prophecy Fails ("Cuando la profecía falla"), publicado hace casi 50 años el 1 de enero de 1956. Las experiencias de Martin y los otros que habían creído fueron influyentes en la teoría de la disonancia cognitiva de Festinger.
 

Crédito: physicsforpeaceworkers.org

Según el libro, la llegada de los hombres del espacio estaba programada originalmente para las cuatro en punto del 17 de diciembre. Los creyentes se quitaron todo el metal de sus cuerpos, "un acto considerado esencial antes de que se pudiera abordar un platillo con seguridad", escriben los autores, y salieron al patio trasero de Martin, explorando los cielos. Pasaron diez minutos, y luego Martin, a la que se le da el seudónimo de Marian Keech en el libro, "de repente ... regresó a la sala de estar." Otros se alejaron y los últimos creyentes volvieron a entrar a las 5:30. 

En la casa, se discutió lo que salió mal, finalmente llegando a la explicación de que debía haber sido sólo una sesión de práctica. "Los platillos habrían aterrizado cuando hubiera llegado el momento, pero todo el mundo tenía que estar bien entrenado, bien actuado, de modo que cuando llegara el momento verdadero, las cosas irían sin problemas", se lee en el libro. "Los hombres del espacio no estaban probando su fidelidad, sino que simplemente no querían dejar cualquier posibilidad de que sus aliados humanos cometieran un error." 

Ante la evidencia que contradecía directamente sus creencias, el grupo experimentó la disonancia cognitiva -dos pensamientos que son inconsistentes. Esto es incómodo y el instinto natural es tratar de hacer que se vaya. La gente puede hacer eso en varias formas diferentes: para tratar de olvidarse de las cosas disonantes, cambiando sus mentes, o mediante la búsqueda de la nueva información que se deshaga de la contradicción. 

A veces esto puede significar, como lo demuestra la Navidad sin extraterrestres, que la gente puede reaccionar a la evidencia en contra de sus creencias apoyándose en esas creencias aún más. A la medianoche, cuando el 17 se convirtió en el 18, Martin afirmó recibir un mensaje de que el platillo volador estaba llegando en ese momento y todo el mundo tenía que subir a bordo o quedarse atrás. Para sus seguidores, este nuevo mensaje sirvió como confirmación de que habían estado en lo correcto por creer. Ellos corrieron hacia afuera, asegurándose de eliminar cualquier metal que quedara en sus personas. 

"Regresamos afuera otra vez y Edna me llevó aparte y me dijo, '¿Qué hay de tu sujetador? Cuenta con cierres metálicos, ¿no?'", ínformó uno de los observadores. "Volví a la casa y me saqué mi sujetador. El único metal en mí eran los empastes en los dientes y tenía miedo de que alguien hablara de ellos". 

Esperaron hasta las 2 a.m. esta vez. Aún sin hombres del espacio. 

Pero al día siguiente, los Guardianes tranquilizaron a Martin con un largo mensaje que en repetidas ocasiones declaró: "Nunca he llegado tarde, yo nunca le he hecho esperar, nunca te he decepcionado en nada". 

En la medianoche del día 21, la escena se realiza de nuevo. Esta vez, nadie más que los cinco observadores querían hablar después de lo que había sucedido. Y luego vino la decepción en la víspera de Navidad, que tuvo tantos testigos porque los creyentes habían enviado un comunicado de prensa al respecto. En este punto, la disonancia cognitiva era fuerte, como lo demuestra esta (condensada) conversación entre Laughead (dado el seudónimo de Thomas Armstrong en el libro) y un reportero de prensa después de la debacle de la víspera de Navidad:

    Periodista: Dr. Armstrong, yo quería hablar con usted en relación con este asunto de -tú sabes- tu llamado al diario para decir que ibas a ser recogido a las seis de esta tarde. Ahh, yo sólo quería saber exactamente lo que pasó. ... ¿No dijiste que enviaron un mensaje que debías estar preparado y esperando a las 6 pm en la víspera de Navidad?

    
Armstrong: No.

  
Periodista: ¿No? No, lo siento, señor. ¿No fueron los hombres del espacio que se suponía que lo recogerían a las 6 pm?

    
Armstrong: Bueno, hubo un hombre del espacio entre la multitud con un casco y un vestido blanco y que no.

    
Periodista: ¿Hubo un hombre del espacio en la multitud?

    
Armstrong: Bueno, esto era un poco difícil de decirlo, pero por supuesto al final, cuando nos separamos, por qué era muy evidente que un hombre del espacio estaba allí porque tenía su casco espacial y tenía un vestido blanco grande.

    
...

    
Periodista: ¿Y qué te dijo? ¿Hablaste con él?

    
Armstrong: No, yo no hablé con él.

    
Periodista: ¿No dijiste que ibas a ser recogido por los hombres del espacio?

    
Armstrong: No.

    
Periodista: Bueno, ¿qué estabas esperando en la calle para cantar villancicos?

    
Armstrong: Bueno, salimos a cantar villancicos.

    
Periodista: Oh, ¿acaba de salir a cantar villancicos?

    
Armstrong: Bueno, y si algo sucedía, bueno, eso está bien, ya sabes. Vivimos de un momento a otro. Algunas cosas muy extrañas nos han sucedido...

    
Periodista: ¿Pero no esperabas para ser recogido por los hombres del espacio? Como yo lo entiendo...

    
Armstrong: Estábamos dispuestos.

    
...

    
Periodista: Uhuh. Bueno, ¿cómo se explica el hecho de que no te recogieran?

    
Armstrong: Bueno, como le dije a uno de los otros chicos de las  noticias, yo no creo que un hombre del espacio se sintiera muy a gusto allí, en esa multitud.

    
Periodista: Oh, un hombre del espacio no se habría sentido bienvenido allí.

    
Armstrong: No, no lo creo. Por supuesto, puede haber habido algunos hombres del espacio allí disfrazados, ya sabes. No podríamos verlos. Creo -creo que es muy posible.

Tal vez el más poderoso ejemplo de tratar de reafirmar las creencias después de estas decepciones fue el día de Navidad, cuando un nuevo observador afiliado a los investigadores se presentó en la puerta de Martin, tratando de ganar la entrada en el grupo. Sospechando que este nuevo visitante podía ser un hombre del espacio, Martin y Laughead lo interrogaron intensamente, pidiéndole que contara historias y sentándolo en un lugar de honor en la mesa de la cena. Pero al día siguiente, Martin se hartó, preguntándole: "¿Estás seguro de que usted no tiene ningún mensaje para mí? Ahora que estamos solos, podemos hablar". 

"Las experiencias de este observador bien caracterizan la situación tras el episodio de los villancicos de Navidad -una frustrante búsqueda persistente de las órdenes", escriben Festinger y sus coautores. Después de esto, los creyentes comenzaron a dispersarse, dejando la casa de Martin por su cuenta, aunque no todos ellos perdieron su fe. Martin no lo hizo, de hecho, ella pasó a fundar la Orden de Sananda y Sanat Kumara (los nombres de dos de los Guardianes), llamándose a sí misma "Hermana Thedra." 

La lección que los investigadores aprendieron de todo esto, tal como escribieron en la introducción de When Prophecy Fails: "Un hombre con una convicción es un hombre difícil de cambiar". Y cuando esa convicción es tan importante como la promesa de salvación que viene del cielo, "incluso puede ser menos doloroso de tolerar la disonancia que descartar la creencia y admitir que uno había estado en un error." 




Modificado por orbitaceromendoza

1 comentario:

  1. Lo mismo pasa con las "sanaciones", es la fuerza de la autoconvicciòn la mas poderosa de las herramientas; tal como dice Jesùs a la "hemorroìsa": Te has sanado por tu fè. Al respecto hay un libro muy interesante de Erich Von Dâniken "Las apariciones" donde habla de los "milagros" de la fè.

    ResponderEliminar