jueves, 31 de diciembre de 2015

¿Por qué los medios de comunicación se niegan a reconocer a los OVNIs?

Opinión
¿Por qué los medios de comunicación se niegan a reconocer a los OVNIs?
por Michael Wm. Lebron

Crédito: eltrecetv
No hay tema más ignorado, rechazado y descontado por los medios de comunicación que el de los OVNIs.

Crédito: garuda.co
Es absolutamente cierto (esta negativa a informar) y por mi vida que no puedo entender el por qué. Las consecuencias de la falta de interés aparentemente deliberada son insondables por no hablar de las de un encubrimiento del gobierno. De hecho, el prominente ufólogo Stanton Friedman (der.) lo llama, en efecto, el Watergate del milenio.

El tema de los platillos voladores representa una especie de Watergate Cósmico, lo que significa que algunas pocas personas en los principales gobiernos lo han sabido desde julio de 1947, cuando dos platillos se estrellaron y varios cuerpos de extraterrestres fueron recuperados en Nuevo México, por lo que, efectivamente, algunos OVNIs son ET. Como se señaló en 1950, es el tema más clasificado en EE.UU.
 

Y tenga en cuenta, que los llama descaradamente platillos voladores y no OVNIs. ¿Cómo puede este sujeto, la existencia de los seres extraterrestres, sobre todo ahora que la última versión de Star Wars bate todos los récords de taquilla, no ser de interés para los medios de comunicación? Y además, como las salas de redacción están cerradas, ya que las fuentes de noticias están paradas y cortadas, mientras que la actual generación de periodistas sacuden desesperadamente los arbustos por algo, cualquier cosa, para informar o cubrir, ¿cómo puede el tema más fascinante que ha cautivado a los seres humanos desde tiempos inmemoriales no ser abordado con la ferocidad de siempre? Una revisión somera de Internet revela que numerosos países, junto con el Vaticano reconocen abiertamente la existencia de archivos OVNI y las investigaciones. ¿Se refiere a sugerir que no existen tipos de medios emprendedores que no están dispuestos a conceder el hecho de las propias investigaciones sin verificar o el reconocimiento de la existencia de vida extraterrestre y la aventura interestelar?

Crédito: zimbio.com
He hecho esta pregunta hace años y renuevo mi consulta, especialmente en vista del una vez jefe de personal de Bill Clinton y asesor saliente de Barack Obama, John Podesta (der.) y su confesión de este año en cuanto a su mayor pesar, a saber: No asegurar la divulgación de archivos OVNI.  

Yahoo News informó que en una conferencia de prensa en 2002 organizada por la Coalición para la Libertad de Información, Podestá habló sobre la necesidad e importancia de la divulgación de las investigaciones de OVNIs del gobierno para el público. 

"Es hora de averiguar lo que realmente es la verdad de lo que está por ahí", dijo. "Tenemos que hacerlo, de verdad, porque es lo correcto. Debemos hacerlo, francamente, porque el pueblo estadounidense puede manejar la verdad. Y debemos hacerlo porque es la ley". 

¿Por qué no saltar sobre sus palabras para aquel momento ¡ajá!? Sobre todo a partir de los gustos de la consumada y privilegiada Casa Blanca. Como se trata de un tema de gran interés para mí, proporciono la siguiente opinión y educada corazonada. 

En primer lugar, en una divulgación completa, nunca he sido testigo o visto nada que pudiera o hubiera categorizado de forma remota como extraterrestre, OVNI y/o similares. De hecho, el tema nunca me dio mucho que pensar en la mayor parte de mi vida, eligiendo en su lugar creer el tropo citado a menudo de que las personas que afirman haber observado volando bichos espaciales eran por lo general borrachos, proyecciones, alucinaciones o sus combinaciones. Me río del relato habitual de algunas personas despertadas del sueño en su cama doble sólo para ser analmente sondeados por algunos extraterrestres macrocefálicos de ojos almendrados. 

Después de todo, la idea era absurda. ¿Correcto? 

Incorrecto. 

Entro a Internet y sucede mi momento camino a Damasco. Me pasó con el trabajo de Friedman, un físico nuclear y compañero de clase de la Universidad de Chicago de Carl Sagan, y de inmediato me adentré en el tema. Yo simplemente no tenía idea de la cantidad de relatos de primera mano, testimonios de testigos, informes y registros de radar, lo que sea, que formaba parte del repositorio de datos. Por no hablar del tantas veces todavía mal citado Informe Especial No. 14 del Proyecto Libro Azul . Sí, No. 14! ¿Qué hay del 1 al 13? Buena pregunta, pero eso es para otro momento. Pero baste decir que en cuanto a la plenitud de datos que se encuentra cuando se sumerge en este tema, el nivel de malentendidos y la desinformación es simplemente increíble. Increíble si tenemos en cuenta la certeza empleada por los que enfáticamente reducen el tema a la mitología y el folclore.


 

Pero ¿qué pasa con los medios de comunicación y su renuencia y negativa a dar alguna atención a lo que pasa? Aquí están mis suposiciones, hipótesis y teorías. 

Sesgo institucional. Los medios de comunicación reflejan el mundo que nos rodea. Ellos no toman ningún riesgo, no apoyan ninguna convención y desafían a la opinión pública. Por lo que ellos saben, cualquier sugerencia en cuanto a la viabilidad de la teoría de que los extraterrestres o entidades biológicas extraterrestres (EBEs) existen o han sido vistos es un no-no. De manera similar a la noción de la teoría de la conspiración, estos temas representan una tierra de nadie periodística y la regla no escrita es que si se hace la cobertura de cualquier forma, lo será en una presentación jocosa, minimizando cualquier sugerencia de la veracidad de la historia. En otras palabras: se entiende que se trata de tenerlo en cuenta. 

El analfabetismo científico. Esto representa el quid de las calificaciones de los problemas a los que se les dan poca importancia o ignoran por completo por una sala de redacción cada vez juvenil. A los informados se les ha dicho que el viaje interestelar es casi imposible por una serie de razones por las que todavía tienen que verificar o intentar comprender. Distancias inimaginables, las limitaciones de la velocidad de la luz son sólo algunas. Ellos simplemente han aceptado lo que debe ser exceptuado. 

Aquiescencia ciega y patelar, obediencia gubernamental pavloviana. La última cosa que su gobierno quiere es que haya una aceptación de la idea de que no sólo hemos sido visitados (y lo estamos), sino que tal evidencia ha sido guardada de las masas. Y no por la teoría habitual que postula que íbamos a correr por las calles enloquecidos y entrados en pánico al estilo Guerra de los Mundos del Mercury Theatre en 1938, sino debido a que los viajes interestelares muy probablemente impliquen un medio de una fuente de locomoción que no implique a la combustión química como sería la propulsión antigravitacional. Y cuando la combustión petroquímica en particular, no sea necesaria, ¿se puede imaginar el impacto que esto tendría en la economía mundial dependiente del petrodólar y las petrocracias? 

La disolución del nacionalismo y el surgimiento de lo "terrícola". Imagínense cómo el mundo se vería reconfigurado para pensar a las fronteras no como mini-jurisdicciones tales como países o tribus, sectas, religiones y similares, sino como un conjunto completo y contiguo de terrícolas. Riñas jurisdiccionales de larga data. Adiós a la inquietud religiosa, al nacionalismo y la identificación sectaria. Hola, compañeros habitantes. "Kumbaya" se junta con "Somos el mundo". 

Ahora, déjeme recordarle que los medios creen que son críticos y dignos de mención sin tregua -el fallo encendido de Steve Harvey en Miss Universo, el último vídeo viral de un pato tocando el piano y cualquier cosa relacionada con Donald Trump. No, eso es portada. Esa es la ventaja. ¿Pero el enésimo avistamiento de una potencial nave interestelar extraterrestre inteligente?! Nop. No están interesados. Están demasiado ocupados.




Modificado por orbitaceromendoza

1 comentario:

  1. Hola emilio..m gusta mucho tu articulo..pero el problema es q hay cosas muy fuertes detras de los supuestos extraterestres q muchos no entienden y no estarian dispuestos a aceptar ..m gustaria hablar con alguien como tu de este tema..este es mi cell en usa 213 949 4753

    ResponderEliminar