sábado, 16 de abril de 2016

La tecnología espacial actual que podría impulsar a la nave interestelar de Stephen Hawking

La tecnología espacial actual que podría impulsar a la nave interestelar de Stephen Hawking
por Darren Orf

Crédito: Planetary Society

El plan de Stephen Hawking para crear una nave espacial que pueda atravesar la negrura separación entre nosotros y nuestro vecino cósmico es increíblemente ambicioso y lleno de un montón de supuestos sobre "la tecnología que va a venir". Pero en el fondo, la tecnología que Hawking y el multimillonario Yuri Milner quieren usar para crear la nave ya está aquí. Es que no tiene el nivel de desarrollo que tiene que tener. 

"Starchip"
La Breakthrough Starshot es una hipotética nave interestelar que esencialmente viene con dos partes principales: una super pequeña oblea llena de sensores (llamada "Starchip"), y una vela de luz (LightSail) de sólo unos cientos de átomos de espesor. Esta pequeñísima nave estaría propulsada por una matriz de láser de 100 gigahercios que aceleraría la Starshot a casi el 20 por ciento de la velocidad de la luz. Por lo que en 20 años estaríamos llamando a la puerta del frente de Alfa Centauri. 

El Starchip es el corazón y el alma del plan. La idea supone la continua progresión de la Ley de Moore, la tan citada "regla" que la potencia de cálculo de los chips se duplicará cada dos años. En teoría, podríamos finalmente encajar ordenadores superpotentes (junto con baterías, sensores y cualquier otra cosa) en paquetes cada vez más pequeños. La ley se ha mantenido muy bien desde la década de 1970, pero Intel -la mayor entidad que adopta la guía sobre los chips de Moore- ha mostrado signos de desaceleración en la miniaturización de chips, que extiende la predicción de los dos años originales de Moore a 2,5 años.

Uno de los problemas principales es que hemos llegado a los límites del silicio. Intel ha estado desarrollando chips de silicio-germanio, pero la compañía todavía tiene mucho camino por recorrer antes de convertir tales chips en disponibles. Y todo este equipo tiene que pesar menos de unos pocos gramos. Así que ahora estamos hablando de un futuro vasto.




Los super pequeños satélites, llamados femto-satélites, ya existen, pero el Starchip es más análogo a la iniciativa CubeSat de la NASA: pequeños satélites que pueden hacer ciencia cada vez más compleja. Pero estos CubeSats se miden en centímetros, en lugar de la carga útil mucho más pequeña que Starshot aspira a utilizar.

Para que este paquete pequeñísimo de sensores pueda llegar a su destino a 4,3 años luz de distancia, se necesita algo de potencia, y el proyecto ha optado por LightSails. La elección tiene sentido, ya que el material ligero reduce el peso, no requiere de empuje químico, y utiliza la energía y el impulso de un fotón al reflejar la luz.

El defensor más visible de la tecnología LightSail es la Sociedad Planetaria, una organización ciudadana que lanzó con éxito su primera LightSail en julio de 2015 y ya está trabajando en su segundo. La NASA hizo un anuncio importante sobre sus propias investigaciones sobre la tecnología de la vela solar justo esta semana.



 
La LightSail de la Sociedad Planetaria tiene alrededor de 4,5 micras de espesor, aproximadamente el grosor de una bolsa de basura. Pero el diseño de Starshot pide material para la LightSail de sólo unos cientos de átomos de espesor. Tanto como los chips y CubeSats, las velas solares también tienen que reducirse de manera significativa.

El reto final es impulsar a Starshot hasta un 20 por ciento de la velocidad de la luz. La NASA ya está financiando el trabajo de Phillip Lubin, físico de la Universidad de California, en Santa Bárbara. Su proyecto, conocido como Directed Energy Propulsion for Interstellar Exploration (Propulsión de Energía Dirigida para la Exploración Interestelar), analiza cómo los láseres podrían empujar vehículos activos en el espacio más rápido que nunca. Con esta técnica, de acuerdo con Lubin, podríamos enviar satélites de 220 libras a Marte en tan sólo tres días.
 

Con el fin de enviar a una nave pesando sólo unos pocos gramos al espacio interestelar, necesitaríamos de un amplificador de este láser hasta 100 gigahercios para alcanzar la velocidad requerida. Lubin dice que cualquier láser capaz de hacer eso también podría pulverizar asteroides ligados a la Tierra (si fuera necesario), por lo que estamos hablando de un láser increíblemente poderoso. Lo más probable es que este sería el mayor obstáculo para el noble objetivo de Starshot, principalmente debido a que un equipo de este tamaño nunca ha sido construido.  

Pero ninguna de estas piezas requiere de ningún tipo de unobtainium teórico de la ciencia ficción; todo en el diseño ya existe en algún grado de desarrollo temprano. En su mayoría, estas piezas de tecnología de punta sólo necesitan de más tiempo en el horno. 


http://gizmodo.com/the-space-tech-of-today-that-could-power-stephen-hawkin-1770590753

Modificado por orbitaceromendoza

1 comentario:

  1. Simplemente genial.Si la humanidad destinara todo el dinero que invierte en investigación, tecnología y producción de armamento, mañana mismo estaría toda esta tecnología y mas en pos de la exploración y conquista del universo.Pero tenemos cosas mucho mas importantes que determinar en la tierra y es simplemente ver quien la tiene mas larga.

    ResponderEliminar