miércoles, 5 de julio de 2017

70 años de platillos voladores se recordaron durante el 65to Café Ufológico de Mendoza

70 años de platillos voladores se recordaron durante el 65to Café Ufológico de Mendoza
por Luis Emilio Annino


De izquierda a derecha: Alejandro Asalgado, Luis Emilio Annino, Martín Fuentes, Raúl Díaz, Diego Escolar, Daniel Hendryk, Ariel Godoy, Ernesto Vilches, Oscar Ferreyra, Alejandro Rosario.


El miércoles 28 de junio pasado, los integrantes del Café Ufológico de Mendoza festejamos 5 años y medio de encuentros mensuales, bajo la consigna de compartir en un ambiente caracterizado por el respeto y la camaradería el común interés que tenemos por el fenómeno OVNI y su vinculación con la posibilidad de la existencia de vida extraterrrestre, actividad que desarrollamos en nuestro espacio dedicado que es el Café Five Stars, ubicado en la calle Lavalle 45, al final de la conocida Galería Independencia.

Entre los asistentes a esta "histórica" reunión se encontraban: Raúl Díaz, Ariel Godoy, Ernesto Vilches, Diego Escolar, Oscar Ferreyra, Daniel Hendryk, Martín Fuentes, Guillermo Andrada, Alejandro Rosario, Alejandro Asalgado y quien esto suscribe.

Este festejo por los 5 años y medio de cafés ufológicos mendocinos se dieron en concurrencia con la celebración a lo largo y ancho del mundo de los 70 años de platillos voladores, en recuerdo del avistamiento de 9 objetos voladores no identificados por parte del piloto civil Kenneth Arnold en los cielos que rodean el monte Rainier, Estado de Washington (EE.UU.) el 24 de junio de 1947. Este caso, sumado al incidente en Roswell, Nuevo México en los primeros días de julio del mismo año, dieron inicio a la era contemporánea de los platillos voladores. Este histórico aniversario sirvió para opinar acerca de la posible naturaleza del fenómeno, con alguno sugiriendo que se trataría de meras alucinaciones, ilusiones o fantasías; mientras que otros planteaban que ciertos registros en radar, huellas de presuntos aterrizajes, efectos electromagnéticos en vehículos y aparatos eléctricos, y hasta el relato de testigos confiables dan la pauta de que nos encontramos ante algo inexplicable, que va más allá de ser un mito que deja huella. Es por ello que el debate permanece abierto y se constituye en una buena razón para seguir compartiendo sabrosos cafés, charlando sobre platos voladores y seres extraterrestres.

Este histórico café repasó algunas de las series de ciencia ficción que alimentaron el mito OVNI-vida extraterrestre tales como Perdidos en el Espacio, Star Trek, Los Invasores, Proyecto UFO, V Invasión Extraterrestre y Los Expedientes Secretos X, citando a los más recordados. También se reconoció el valor de la Astronomía como ciencia que permite escudriñar el espacio en busca de exoplanetas que pudieran albergar formas de vida extraterrestre, pero que también permite estudiar las posibles amenazas a la vida en nuestro planeta, tales como los "Objetos Cercanos a la Tierra" (Near Earth Objects -NEO). En ese sentido, se destacó la celebración el pasado 30 de junio del Día del Asteroide como una manera de tomar conciencia sobre estas potenciales amenazas a nuestra existencia.

Lo real e irreal forma parte de la naturaleza del fenómeno OVNI, por ello también se abordaron ciertos mitos y leyendas del mundo andino como el de la "salamanca" y el uso de sustancias psicoactivas por parte de chamanes (y otros que no lo son) que facilitarían el acceso a otras realidades, cuyas características podrían asemejarse a algunas experiencias con OVNIs. También fue la oportunidad para que varios de los presentes recordaran sus propios avistamientos, que permanecen como incógnitas sin resolución.


De izquierda a derecha: Ariel Godoy, Ernesto Vilches, Oscar Ferreyra, Guillermo Andrada, Alejandro Rosario, Alejandro Asalgado, Luis E. Annino, Martín Fuentes (mostrando un ejemplar de "Tras las Huellas de los OVNIs") y Diego Escolar.


Un momento especial que vivimos fue al recordar la sorpresiva partida de este mundo del muy estimado colega ufólogo Luis Alberto Reinoso, que en el momento de su deceso se encontraba en tierras mexicanas, seguramente buscando respuestas a los misterios que tanto lo atrapaban. Lo recuerdo como un hombre con gran sensibilidad y compromiso social; un veterano estudioso de los OVNIs que fundara EDOVNI en su Rosario natal en 1965, a muy temprana edad. Viajero incansable, visitó Mendoza en 2013 y tuve la oportunidad de conocerlo junto con Oscar Ferreyra, compartiendo los tres una charla que se prolongaría por casi 10 hs.... De enorme generosidad, me convocó a participar de un encuentro federal de investigadores OVNI en 2014, en la localidad de Funes, cercana a Rosario, en donde residía. Una hermosa experiencia que compartí con Raúl Díaz y otros amigos y colegas del resto del país. Luis nos recibió y alojó en su hogar, comportándose como un estupendo anfitrión, y las charlas, debates y conversaciones nuevamente se prolongaron por horas. Nos reencontramos a fines de ese año nuevamente, en ocasión de un curso de capacitación que el comodoro (ret.) Rubén Lianza ofreciera a integrantes y colaboradores de CEFORA (Comisión para el Estudio del Fenómeno OVNI de la República Argentina) en el Museo OVNI de Victoria (Entre Ríos).


Compartiendo amenas charlas con Rubén Morales y Mario Lupo (Café Ufológico RIO54) a mi izquierda y Luis Alberto Reinoso (Rosario OVNI Bar) a mi derecha. Capilla del Monte (Córdoba), noviembre de 2015.


Mi último encuentro fue en noviembre de 2015, cuando nos encontramos los coordinadores de cafés ufológicos argentinos en el Congreso Internacional sobre Ovnilogía organizado por el CIO (Centro de (Informes OVNI) de Capilla del Monte. Junto a Rubén Morales y Mario Lupo compartimos nuestros propios cafés (y prolongadas charlas) junto a la posibilidad de comunicar a los asistentes de ese congreso acerca de las virtudes de realizar estos encuentros mensuales. El día en que comenzamos a retornar a nuestros hogares, se dio la grata oportunidad de tener otra extensa (y última) charla ufológica, donde Luis me comentara una interesante experiencia de contacto que ensayaron junto a otras personas en noviembre de 1978, algo relatado en su libro "Tras las Huellas de los OVNIs" (der.). Además de estas gratas charlas compartidas, Luis Reinoso confió en el blog Orbita Cero para difundir sus más recientes investigaciones, y por insistencia mía logramos reconstruir en gran parte una época importante para la historia ufológica argentina como fue FAECE, la Federación Argentina de Estudios de la Ciencia Extraterrestre, una organización federal que reunía a grupos e individuos estudiosos del fenómeno OVNI que funcionó desde fines de los 70s hasta comienzos de los 90s. Lo conocí por poco tiempo, pero supe reconocer en él a una gran persona. Hasta siempre querido colega, se te extrañará...


Alrededor de las 22 hs. fuimos terminando la reunión, comprometiéndonos a reencontrarnos en el próximo café ufológico, que será el

"66to Café Ufológico de Mendoza: Día miércoles 26 de julio de 2017. Lugar: Café Five Stars - Lavalle 45 (Galería Independencia) - Ciudad de Mendoza. Horario: 19 hs. Participación libre".


Esperamos contar con su presencia.

2 comentarios:

  1. Muy bien, el relato, Luis. Y bueno, ya son cinco años de cafes...seguiremos compartiendo. Ah, por cierto, un recuerdo, para Luis Reinoso, que además, de buena persona, ha quedado en la historia de la ufología argentina. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis, me es muy grato poder entrar en contacto contigo, me llamo Miriam Vera, soy de Mendoza, de Guaymallén y me encanta el tema ufologico. Hace muy poco que descubrí la página de Café Ufologico Mendoza y creo que vos y el resto de los integrantes podrán ayudarme en mi experiencia cuando era una niña de 8 años..allá por 1983: Era verano, enero del 83' en La Paz, Mendoza, noche hermosa de campo, cielo desbordado de estrellas, un fogón en una parte del patio de tierra acentada, y allí en la rueda del mate nos encontrábamos mi madre, mi abuela y mi hermano (ya fallecidos) con su novia, sus futuros padrinos de casamiento, mi tía y mi prima que contaba con 10 años para entonces. Todos conversábamos sentados y desde la picada que quedaba al sur apareció una esfera gigante de color naranja bien luminosa con dos seres adentro como manipulando una mesa de comando, estaban vestidos con un traje ajustado al cuerpo y llevaban un casco tipo astronauta, se veían muy alto, tal vez de unos 3 metros,, era como tener un globo aerostático a 100 metros de distancia y desde el suelo estaría a unos 50 metros más o menos, se hizo un silencio absoluto, con decirte que los animales nocturnos se callaron y hasta los perros se quedaron inmóviles, jamás salieron a correr y ladrar lo que estábamos viendo, nadie gritó y todos contemplábamos en silencio aquel objeto,,el avistamiento duró unos 15 minutos cruzó toda la calle y la finca que había frente a la casa de mi abuela y se fue perdiendo poco a poco, ya que los álamos de la calle y los alrededores lo fueron tapando. Esa noche nadie más volvió a hablar de lo sucedido. Terminamos el mate y a dormir. Al día siguiente, mi hermano se fue temprano al pueblo y compró el diario (Los Andes recuerdo muy bien) y llegó a mostrarnos el aviso del suceso, yo lo que recuerdo es que en ese diario decía que lo habían visto en San Luis y en varias provincias vecinas. Yo jamás lo olvidé, pero mi mamá y mi hermano, la novia mi tía mi abuela y mi prima no lo recordaron más, el otro matrimonio no sé pues nunca más se me ocurrió preguntarles ya que eran de Lanús, Bs.As y no iban muy seguido a Mendoza. Hasta que hace un par de años que se me ocurrió preguntarle a mi prima si se acordaba y apenas le conté se acordó y le preguntó a mi tía si recordaba aquella noche y no lo recordó nunca más. Lo más curioso fue que varias oportunidades les preguntaba a mi hermano y a mi mamá y me lo negaron siempre, siendo que ellos estuvieron presentes esa noche. Tengo un dibujo que realicé del objeto. Y la verdad es que nunca se me dio por ir al archivo del diario y buscar información al respecto. Yo hace muchos años que no vivo en el país. Espero que puedas leer mi historia y la compartas con el resto de los integrantes del grupo. Un gran abrazo a la distancia Luis y saludos a todos los demás.

    ResponderEliminar