sábado, 23 de noviembre de 2013

Cinco variedades convincentes de extraterrestres en el cine

Cine de otro mundo
Cinco variedades convincentes de extraterrestres en el cine
Las películas de ciencia ficción están llenas de extraterrestres, pero ¿cuáles realmente nos convencen de que estamos ante la presencia de algo de otro mundo?




Antes de que el género de la ciencia ficción tuviera un nombre, los escritores se preguntaban acerca de la vida en otros planetas. Los filósofos, astrónomos y dramaturgos estuvieron sugiriendo que las civilizaciones podían existir en otros mundos en el siglo 17, y algunas de las primeras piezas de película teatral -como la de Georges Méliès Viaje a la Luna (1902)- trataron de imaginar a qué podrían parecerse los extraterrestres. Pero en las décadas transcurridas desde aquella película muda clave, sólo un puñado de cineastas han gestionado con éxito para describir convincentemente lo que una forma de vida extraterrestre podría ser o comportarse, y todo el terror y el temor que se puede sentir si tuviéramos que encontrarnos con uno. 

Estas no son necesariamente películas llenas de impresionantes efectos especiales -en algunos casos, los extraterrestres no se muestran en pantalla en absoluto. Más bien, se trata de formas de vida exóticas que son convincentes desde un punto de vista de las ideas.

En lugar de tratar de elaborar una lista exhaustiva, en su lugar hemos analizado los diferentes tipos de extraterrestres que hemos visto en las películas -los divinos, los bacterianos, los sociales, los mecánicos, los animales- y cómo cada variedad ha logrado convencernos de que estamos en presencia de algo realmente extraterrestre.
 

Inteligencias incognoscibles

Crédito: brooklynframeworks.com
Publicado por primera vez en 1961, Solaris, del autor polaco Stanislaw Lem, contenía tal vez el mejor ejemplo de inteligencia extraterrestre incognoscible. Adaptada a la pantalla tres veces -en 1968, como una película rusa para TV, luego por Andrei Tarkovsky en 1972, seguido de Steven Soderbergh en 2002- se trata de la investigación científica sobre la naturaleza del océano del planeta de ese nombre. El protagonista Dr. Kelvin llega a una estación que orbita Solaris para encontrar a sus ocupantes distantes y rebeldes, el planeta parece tener algún tipo de efecto sobrenatural en ellos, pero ¿qué?. 

Kelvin descubre que el océano de Solaris es esencialmente una gran conciencia y que de alguna manera tiene el poder de leer los pensamientos de sus visitantes y traer los rostros de su pasado perturbador como una realidad física. En el libro, este descubrimiento se desarrolla como una historia de procedimientos detectivescos, en la adaptación de Tarkovsky, es un drama filosófico operístico, en la película de Soderbergh, es un trágico romance. Solaris puede inclinarse hacia todas estas interpretaciones porque la idea en su centro es muy hipnótica -la inteligencia del océano está tan más allá de nuestra comprensión que sólo puede comunicarse con nosotros a través de los fantasmas. 

Crédito: allpostersimages.com
Esa misma sensación de asombro ante el cosmos y los desconocidos seres inteligentes que podrían estar al acecho en algún lugar, está por todas partes en la película de Stanley Kubrick 2001: Una odisea del espacio. Sus extraterestres no sólo son mayores que nosotros como civilización, también han usado su tecnología para dar forma a nuestro destino y, en definitiva, nos llevan a su ubicación en algún lugar más allá de Júpiter. 

Las inteligencias extraterrestres de Solaris y 2001: Una odisea del espacio -junto con Contacto de Robert Zemeckis o la película independiente de William Eubank de 2011, Amor- son convincentes, ya que apuntan a mucho, pero muestran muy poco. Los imponentes monolitos negros que vemos elevarse sobre los monos y los exploradores del espacio o caen a través del espacio, son piezas inolvidables de la tecnología extraterrestre porque son tan mínimos que sólo podemos adivinar de lo que están hechos o la forma en que podrían funcionar. 

Despojado de diseños tontos o efectos especiales, estas representaciones de la vida extraterrestre son eternss e inquietantes, al igual que los humanos primitivos temblaron de miedo ante el poder desconocido que les causó el trueno y el relámpago, por lo que sólo podemos estremecernos ante la inmensidad de estas inteligencias desconocidas.

Crédito: movieposter.com
Es cuando las películas tratan de introducir la lógica, que este hechizo casi primitivo se rompe. Encuentros Cercanos del Tercer Tipo de Steven Spielberg introdujo la misma sensación de asombro cósmico, pero su Edición Especial de 1980 añadió una escena final en la que se muestra al protagonista Richard Dreyfuss en el interior de una nave espacial extraterrestre.

Spielberg más adelante sacó esta escena otra vez, con razón, diciendo que "el interior de esa nave nodriza es del dominio exclusivo de la imaginación del público". Arthur C Clarke dijo la famosa frase de que la tecnología avanzada sería "indistinguible de la magia", y en las películas, la magia es más potente cuando la tecnología extraterrestre está implícita y no se muestra explícitamente.

Enfermedades horribles y parásitos

Crédito: knoji.com
En las películas, los invasores alienígenas más convincentes son a menudo los más primitivos. La Amenaza de Andrómeda, basada en la novela de 1969 de Michael Crichton y precisamente dirigida por Robert Wise, tiene una mirada científica y altamente convincente en lo que podría suceder si un organismo extraterrestre se extendiera entre población de la Tierra. Con el germen extraterrestre eliminando a todos menos dos habitantes de un pequeño pueblo de Nuevo México, un grupo de científicos en un laboratorio subterráneo están en una carrera contra el tiempo para descubrir la naturaleza de la amenaza, la que hace que la sangre se coagule en las venas.

Al igual que muchas de las historias de Crichton, este escenario inquietante tiene una base en la posibilidad científica. Los científicos han dicho desde hace tiempo que la vida extraterrestre podría existir en formas simples en algún lugar en nuestro propio sistema solar, ya sean bacterias en los cometas o microorganismos en Europa. Los científicos han estado escribiendo acerca de la posibilidad de enfermedades que llegan desde el espacio exterior durante años, y dos profesores, incluso sugirieron que a finales de los 90s la epidemia de la enfermedad de las vacas locas pudo haber tenido un origen extraterrestre.

Crédito: plus.google.com
Historias como éstas, y sobre todo nuestro propio miedo a la enfermedad y a la invasión del cuerpo, son los que hacen que las amenazas alienígenas en películas como La Amenaza de Andrómeda y La Invasión de los Ladrones de Cuerpos (1956) inquieten de modo intemporal. La serie de televisión británica de 1953 The Quatermass Experiment -y su posterior adaptación al cine, The Quatermass Xperiment- fue una de las primeras historias en la pantalla que sugerían que los astronautas podrían encontrar algo desagradable y corruptor en sus viajes, con el explorador espacial superviviente estrellándose en la Tierra y mutando en una criatura cuyas esporas pueden acabar con la vida en nuestro planeta.

Crédito: fotos.org
Incluso la criatura en el centro de El Enigma de otro Mundo (1982) se podría contar en esta categoría, ¿es un organismo inteligente, o una entidad tipo enfermedad que copia la mente, así como los cuerpos de sus huéspedes? Ya sea en sentido estricto una enfermedad o no, el monstruo es tan terrible porque su propagación es tan insidiosa.

Estas películas presentan formas de vida de otros mundos que son teóricamente plausibles, no se puede razonar con ellas, y físicamente nos afectan de maneras impredecibles y horribles.


Invasores mecánicos

Si hay una cosa que mantiene a los aspirantes a invasores de atacar a nuestro planeta cada semana, es la inmensidad del espacio mismo. Con los científicos sugiriendo que incluso los planetas habitables más cercanos podrían estar a varios años luz de distancia, sólo las civilizaciones más altamente avanzadas tendrían la oportunidad de llegar a nosotros; por su parte, la NASA está actualmente tratando de demostrar que es posible construir un motor deformador para viajar más rápido que la luz.

Crédito: thecinema.blogia.com
Esto nos lleva a un tipo menos común pero interesante de visitante extraterrestre en el cine -el mecánico. Kronos, dirigido por el maestro del cine clase B Kurt Neumann y lanzada en 1957, muestra una máquina invadiendo la Tierra para robarle la energía eléctrica que utiliza para llegar a ser cada vez más grande. Incluso dejando caer una bomba atómica, eso hizo que simplemente aumentara sus proporciones de manera descomunal, hasta que estuvo pisando fuerte sobre las ciudades y aterrorizando a la población.

El mismo Kronos es un simple efecto especial, que consiste en poco más de dos cajas negras apiladas una encima de la otralo cual tiene sentido, dado que toda la película se rodó en dos semanas. A pesar de esto, la idea detrás de Kronos es una reflexión: si los extraterrestres no podían visitarnos en persona, ¿no enviarían máquinas de inteligencia artificial para hacer el trabajo en su lugar?

La idea de una máquina alienígena asesina planetaria era lo suficientemente convincente como para convertirse en la base de un episodio de Star Trek: The Original Series 10 años después (The Doomsday Machine), y algunos elementos entran en juego en Oblivion de este año. Historias como éstas postulan la idea de que, si los extraterrestres vienen de visita, pueden adoptar la forma de dispositivos de IA (inteligencia artificial) en lugar de humanoides de ojos almendrados.

Sociedades inusuales

La representación convincente de una sociedad extraterrestre es una cosa difícil de lograr, ya sea en libros o en la pantalla. Después de todo, lo más probable es que las formas avanzadas de vida en otros planetas no sólo no se verían como nosotros, sino que su cultura y estructura social también serían tan diferentes como para ser irreconocibles.

Los Primeros Hombres en la Luna
de HG Wells fue uno de los primeros libros en imaginar el aspecto de una raza extraterrestre en su propio hábitaty en la mente de Wells, estas criaturas lunares (o selenitas) son seres como hormigas de cinco metros de altura, que vivían por debajo de la superficie de la Luna. Dispuestos en una jerarquía estricta, los selenitas son criados para su propio propósito específico, con algunos adaptados físicamente al trabajo, por ejemplo, mientras que otros tienen grandes cerebros y criados como intelectuales.

Crédito: stephenjoneseditor.com
La idea de extraterrestres como insectos sociales es el que rápidamente se apoderó de la ciencia ficción, y su uso ha dado lugar a algunas de las sociedades extraterrestres más memorables y convincentes en el cine. Aunque la adaptación de 1964 de Los Primeros Hombres en la Luna de Nathan Juran H era una aventura bulliciosa en el fondo, se las arregló para esbozar una visión muy interesante de una raza de criaturas selenitas viviendo debajo de la superficie lunar.

Nigel Kneale, que escribió el guión de Los Primeros Hombres en la Luna en 1964, también creó el clásico Quatermass and the Pit, que comenzó como una serie de televisión de la BBC a finales de 1950 y más tarde fue adaptada como película en 1967. La historia de Kneale, inspirándose en Wells, sugirió que Marte una vez fue poblada por seres como langostas que tuvieron una participación directa en la evolución de los seres humanos. Aunque los propios extraterrestres sólo se vislumbran brevemente, sus siluetas como demonios e intereses científicos inquietantes -tales como la eugenesia- fueron realmente memorables.

En última instancia, las sociedades extraterrestres en las películas tienden a reflejar la nuestra, o proporcionan un opuesto inquietante. En donde las culturas humanas suelen ser individualistas, las culturas extraterrestres son a menudo una horda colectiva, impulsada por la fría lógica y la ciencia.


Animales agresivos

Crédito: impawards.com
Este quinto tipo de película de ciencia ficción introduce una forma de vida alienígena que no es ni tan imponentemente evolucionada como las de Solaris o 2001, ni básicas como los de La Amenaza de Andrómeda. Alien de Ridley Scott nos trajo lo que es sin duda la última criatura extraterrestre, una entidad con un ciclo de vida pensado a fondo, desde su origen parasitario hasta imponer su forma final. Un montón de otras películas de ciencia ficción habían introducido monstruos oscuros antes, pero ninguno se había sentido tan real como el diseñado por HR Giger para Alien.

Su crecimiento en el estómago del infortunado Kane (John Hurt) no sólo creó uno de los grandes momentos impactantes en las salas de cine de los 70s, sino que también representó la talla humanoide del extraterrestre. Se parecía un poco a un hombre porque había nacido de un hombre -algo alegremente jugado en Alien 3. Lo mejor de todo, la fantasmal presencia del extraterestre, casi en silencio introdujo muchas preguntas intrigantes que persistían después de haber sido sacado de la escotilla de una cápsula de escape: ¿qué tan inteligentes son estas bestias estelares? ¿Sugiere su anatomía biomecánica que son algún tipo de arma artificialmente creada?


Tanto con la dirección de Scott y el diseño inolvidable de Giger que sugieren tanto, no es sorprendente que ninguna otra película de ciencia ficción haya logrado crear una criatura tan sorprendente. Pitch Black, Riddick de este año y hasta el propio Prometheus de Ridley Scott, han introducido sus propias silenciosas y deslizantes formas de vida extraterrestre, pero ninguno ha sentido tanto escalofrío de otro mundo como con la bestia en Alien.

Como Ash (Ian Holm), una vez se maravilló: "Admiro su pureza. Despejada de su conciencia, remordimiento o delirios de moralidad..."

1 comentario:

  1. y falta el peligrosisimo depredador, asesino deportivo furtivo de humanos!!

    ResponderEliminar