sábado, 23 de febrero de 2019

El 'encuentro alienígena' que llevó a una pequeña aldea de West Lothian a ser apodada 'la zona crepuscular'

Gran Bretaña
El 'encuentro alienígena' que llevó a una pequeña aldea de West Lothian a ser apodada 'la zona crepuscular'
La reunión de Robert Taylor con un gran "domo volador" hace cuatro décadas todavía se habla de este día.
por Robert Fairnie


Un dibujo de la nave que Robert Taylor describió al ver (Imagen: Robert Taylor)


Es un encuentro que ha llevado a que una pequeña aldea en West Lothian sea apodada 'la zona crepuscular'.

Cuando el obrero forestal Robert Taylor sacó a su perro a dar un paseo de invierno en el bosque Dechmont hace 40 años, no podría haber sabido cuán significativa sería una mañana.

La experiencia que afirma haber tenido ese día todavía genera debate y discusión en los hogares de todo el país, y más lejos, hasta el día de hoy.

Y la clave de todo el debate es una pregunta: ¿crees en los extraterrestres?

Aquellos que respondan que sí, o no están seguros, probablemente quedarán fascinados por la historia de Taylor. Aquellos que están menos convencidos tienen más probabilidades de ser escépticos.

Entonces, ¿qué sucedió realmente?

Bueno, básicamente, afirma haber estado cara a cara con extraterrestres.

Fue el 9 de noviembre de 1979 y después de estacionar su camioneta cerca de Dechmont Law y entrar al bosque con su perro, reportó haber visto una gran "cúpula voladora" flotando sobre el suelo del bosque.

Lo describió como hecho de un material metálico oscuro con una textura áspera. También tenía un borde exterior con pequeñas hélices.

A medida que se acercaba, sin duda más que un poco curioso, cayeron dos esferas, y lo que sucedió después es un poco aterrador.

Él dice que las esferas comenzaron a arrastrarlo hacia la cúpula, sus picos sobresalientes se engancharon en sus pantalones y, después de oler un fuerte olor ácido, se ahogó y finalmente perdió la conciencia.

Cuando recobró el conocimiento, yacía boca abajo sobre la hierba con su perro cerca, aunque los objetos extraños habían desaparecido.

Encontró que no podía hablar, le dolían las piernas y cuando regresó a su camioneta no arrancaba, así que tuvo que caminar de regreso a Livingston.

Cuando regresó a su casa, su esposa estaba preocupada por el estado en el que se encontraba. Parecía despeinado y su ropa estaba desgarrada.

La policía fue contactada y regresó a la escena con él, donde encontraron marcas extrañas en el suelo debajo de donde se decía que la nave estuvo flotando.

También determinaron que era probable que su ropa hubiera sido desgarrada por un fuerte tirón hacia arriba.

Más tarde registrarían el asunto como un asalto. Muchos creen que este es uno de los únicos ejemplos de un avistamiento extraterrestre sujeto a una investigación criminal.


Robert Taylor (centro) en el bosque de Dechmont Law en 1982 (Imagen: West Lothian Courier)


Muchas personas se mostraron escépticas con respecto al relato de Taylor y creen que hay otra explicación para lo que sucedió ese día, y algunos sugirieron una forma de ataque epiléptico y alucinación como la respuesta.

Sin embargo, como se informó en el West Lothian Courier el año pasado, muchos creyeron que era un testigo serio y confiable, y nunca buscó publicidad.

Y aunque falleció tristemente en 2007, su historia perdurará en el futuro.

Especialmente cuando el año pasado, los jefes del West Lothian Council decidieron erigir un nuevo panel de información en el sitio de 66 hectáreas de los bosques para proporcionar más información.

Stuart MacDonald, el aprendiz de Taylor en ese momento, estuvo presente en la revelación de la placa.

El consejero ejecutivo para el medio ambiente, Tom Conn, le dijo al West Lothian Courier el año pasado: "El Encuentro Dechmont Woods es el presunto incidente OVNI más famoso de Escocia, y ha aparecido en varios libros y programas de televisión."

"El panel de información ayudará a los visitantes de Dechmont Law a encontrar la ubicación exacta del encuentro, así como a dar detalles del informe del incidente del señor Taylor".

El área, que es administrada por el West Lothian Council, a menudo está ocupada con corredores y paseadores de perros.

Y aunque se cree que no se ha presenciado nada similar desde entonces, sigue siendo el sitio de uno de los encuentros con alienígenas más famosos en los últimos tiempos.




Modificado por orbitaceromendoza

viernes, 22 de febrero de 2019

La NASA lanza un departamento dedicado a encontrar extraterrestres

La NASA lanza un departamento dedicado a encontrar extraterrestres
por Sequoyah Kennedy


Crédito: mysteriousuniverse.org


Hace unos meses, la NASA celebró una conferencia sobre las formas de detectar "tecno-firmas" artificiales de vida extraterrestre, subproductos de la civilización como las ondas de radio, los contaminantes y la basura. Parece que están tomando en serio la búsqueda de extraterrestres y han anunciado la creación de un nuevo departamento dedicado a la búsqueda de vida extraterrestre.

El departamento, llamado Centro para las Ciencias de Detección de la Vida (Center for Life Detection Sciences -CLDS), está compuesto por científicos de la NASA y de instituciones externas, como la Universidad de Georgetown y Georgia Tech. El objetivo de CLDS es, en sus palabras, responder a la pregunta "¿estamos solos?". El investigador principal de CLDS Tori Hoehler dice:

"Ahora tenemos la experiencia científica y de ingeniería para abordar esta pregunta profunda con la claridad de la evidencia científica, y tenemos una gran comunidad de científicos listos para ese gran desafío".

Reconociendo que la vida extraterrestre probablemente no se verá como una versión más espaciosa de la vida en la Tierra, el CLDS dice que su objetivo es investigar todas las posibilidades de la vida extraterrestre, señalando que la vida extraterrestre puede no parecerse a nada que pudiéramos reconocer. Según Hoehler:

“La búsqueda de vida más allá de la Tierra no puede ser un enfoque único para todos. Para darnos la mejor oportunidad de lograr el éxito, necesitamos desarrollar herramientas y estrategias que se adapten a la detección de la vida en las condiciones únicas de otros mundos, que son muy diferentes, no solo de la Tierra sino también entre sí ".

Otra investigadora de CLDS, Sarah Stewart Johnson, de la Universidad de Georgetown, define el objetivo de su equipo como encontrar "la vida como no la conocemos". Es bueno saber que los científicos finalmente están aceptando la idea de que la vida extraterrestre podría ser de lejos más rara de lo que podemos imaginar. Eso está muy lejos de los intentos anteriores de contacto que incluyeron cosas como lanzar un disco de oro al espacio con un collage de sonido de vanguardia en él, con la esperanza de que tuviera sentido.

Esa extraña vida alienígena puede estar más cerca de lo que pensamos también. Recientes estudios de los planetas y lunas en nuestro sistema solar han mostrado pistas atractivas en la búsqueda de vida. Los océanos subsuperficiales de las lunas de Saturno y Júpiter son los candidatos más probables, pero otros trabajos han demostrado que aún puede haber vida en Marte, o incluso en la superficie hirviente de Venus.


Crédito: mysteriousuniverse.org


El Centro para las Ciencias de la Detección de la Vida comenzará pequeño, con solo unos pocos equipos para sentar las bases, pero dicen que a medida que el proyecto madure, se agregarán más científicos de campos más amplios.

La NASA todavía está operando el proyecto SETI que escanea los cielos en busca de ondas de radio de origen extraterrestre desconocido. Las ondas de radio extraterrestres han vuelto a ser noticia últimamente, ya que se observó la segunda "ráfaga de radio rápida" anómala procedente de la misma fuente en enero de este año. El sitio web TechnoSearch archiva los datos de SETI, está abierto al público y permite a los usuarios enviar sus propias búsquedas y mantener los datos actualizados.

Parece que la NASA está realmente invirtiendo en la búsqueda de vida extraterrestre. Quizás tienen algunas pistas que aún no han compartido con el público. O tal vez es solo una pista falsa. De cualquier manera, es emocionante vivir en un momento en que la búsqueda de vida extraterrestre se trata con seriedad. Quién sabe, podríamos obtener una imagen de una ballena espacial rara en el futuro cercano.




Modificado por orbitaceromendoza

jueves, 21 de febrero de 2019

El séptimo año de "encuentros cercanos" se dará inicio durante el 85to Café Ufológico de Mendoza

El séptimo año de "encuentros cercanos" se dará inicio durante el 85to Café Ufológico de Mendoza
por Luis Emilio Annino




El próximo miércoles 27 de febrero arranca nuestro séptimo año consecutivo de reuniones mensuales, que como es habitual, tendrá lugar durante el 85to Café Ufológico de Mendoza, a realizarse en el tradicional Café Five Stars, ubicado en la calle Lavalle 45 de la Ciudad de Mendoza, al final de la conocida Galería Independencia. Será un buen momento para hacer un balance de lo ya transcurrido y de analizar los proyectos y desafíos que se vienen, sin dejar de lado la oportunidad para que los asistentes puedan intercambiar sus ideas, reflexiones, conocimientos y experiencias sobre el tema OVNI y la posibilidad de vida extraterrestre.

El Café Ufológico de Mendoza es un espacio que alienta la conversación amigable y respetuosa en relación a las experiencias y los conocimientos que los presentes poseen con respecto del apasionante fenómeno OVNI, en un ámbito que se caracteriza por el estímulo a las charlas animadas y las presentaciones, en donde se promueve el buen trato, respeto y tolerancia que son algo propio de nuestras reuniones. No se permite el uso de grabadores o filmadoras por parte de otras personas ajenas a la organización para no afectar la libre expresión de los presentes. Sólo los coordinadores toman fotografías para registrar visualmente el encuentro como complemento del reporte que se hace del mismo. La asistencia es libre y gratuita, sólo se establece el compromiso de pagar lo que se consume en el lugar.

El Café Ufológico de Mendoza promueve y acompaña la creación de este tipo de reuniones ovnilógicas en otras partes del país y del mundo, tales como los existentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Morón y Villa Crespo (Buenos Aires), Capilla del Monte (Córdoba), Rosario (Santa Fe), El Volcán (San Luis), que conforman la Red Argentina de Cafés Ufológicos, junto a los cafés organizados en Quito (Ecuador), Valencia (España), Santiago de Chile y Valparaíso (Chile), y Rio Grande do Sul (Brasil).


Administrador de la NASA: hay vida fuera de la Tierra



Crédito: c-span.org
Es probable que no estemos solos en el Universo, declaró el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen (der.), durante su visita a la Universidad de Boston.

Al ser preguntado sobre si existe vida fuera de nuestro planeta, el astrofísico respondió que "la respuesta es sí, pero [todavía] no lo sabemos". 

Zurbuchen subrayó que "creo que es así porque subestimamos a la naturaleza cuando dudamos de si el agua o las moléculas complejas estarían más allá de la Tierra. Eso es mucho más fácil de lograr de lo que creíamos posible".

El investigador señaló que el agua —el elemento clave para la vida— fue hallada hasta en los lugares más aislados y extremos como "los cráteres de Mercurio", así que es más probable que "la vida esté allá afuera de lo que pensábamos antes", concluyó.

https://mundo.sputniknews.com/espacio/201902041085225799-extraterrestres-alienigenas-nasa-thomas-zurbuchen-insolito-viral/?fbclid=IwAR1h4e4wTD15l_PyLb3bpUVzFsnCK_XaEr58UinlfvyUN9Wci_Bek7TZvBc


Avi Loeb: "Los primeros extraterrestres ya están aquí"


Foto: Shawn G. Henry, 'Der Spiegel' 


Este científico, de 57 años, dirige nada menos que el Instituto de Astronomía de la Universidad de Harvard. Avi Loeb ha publicado más de 700 trabajos teóricos sobre fenómenos astrofísicos, y hasta ahora le habían interesado en especial los agujeros negros y el nacimiento de las primeras estrellas. Últimamente se ha volcado en el estudio de la vida y la inteligencia más allá de la Tierra, materia sobre la que está escribiendo un libro. Sobre ello hablamos con él.

XLSemanal. Profesor Loeb, ¿por qué se dedica a estudiar la existencia de vida extraterrestre? 

Avi Loeb. Es una de las preguntas más importantes de la humanidad. Desde pequeño, me interesan las cuestiones básicas, y la más básica de todas es si estamos solos en el universo. 

XL. ¿Por qué es tan importante saberlo? 

A.L. Si nos topáramos con otros seres inteligentes, eso cambiaría radicalmente la imagen de lo que somos, de lo que representamos. Además, las inteligencias extraterrestres podrían multiplicar nuestro conocimiento de forma imposible de cuantificar. Sería como si una persona de la Edad Media fuera catapultada al siglo XXI. Nuestro horizonte se ha ido ampliando a lo largo de la historia, del individuo a la familia, luego al clan y después al país. Más tarde descubrimos otros continentes en los que también vivían seres humanos. Si ahora encontramos otras criaturas fuera de la Tierra, estaríamos ante la ampliación definitiva de nuestro horizonte. 

XL. ¿Y cómo será? ¿Un buen día captaremos una señal inteligente procedente del espacio exterior, y el mundo, de golpe, ya no será igual? 

A.L. Nos imaginamos unas criaturas parecidas a nosotros, pero lo más probable es que sean totalmente diferentes. Y puede que no nos encontremos directamente con otras formas de vida, sino solo con sus artefactos. La vida, o al menos la vida terrícola, no está hecha para los viajes interestelares. La radiación cósmica será un problema enorme incluso en un trayecto tan corto como ir a Marte.

XL. ¿Podrían enviarnos un robot? 

A.L. ¿Por qué no? Pero hay otras alternativas. Por ejemplo, en vez de viajar en persona, podrían enviar impresoras 3D para imprimir organismos vivos con los materiales que vayan encontrando en otros cuerpos celestes. 

XL. ¿Cree que usted llegará a vivir ese primer encuentro con los alienígenas? 

A.L. Mi apuesta es que no encontraremos una civilización intacta, sino sus restos nada más. 

XL. ¿Cómo? ¿Naves abandonadas? ¿Chatarra espacial sin dueño? 

A.L. Llámelo como quiera. Sospecho que las civilizaciones son muy efímeras. En otras palabras: que no son muy cuidadosas con su planeta, y al final acaban destruyéndose a sí mismas, ya sea mediante guerras nucleares, por los efectos de sus acciones sobre el clima o por la destrucción de su entorno. 

XL. ¿Entonces? ¿A los astronautas les tocará reconstruir culturas desaparecidas a partir de sus ruinas? 

A.L. Exactamente. Por eso suelo hablar de ‘arqueología espacial’. 

XL. Recientemente ha formulado usted en la revista Astrophysical Journal Letters la hipótesis de que los primeros extraterrestres ya están aquí. ¿En serio? 

A.L. Sí. El 19 de octubre de 2017, el telescopio Pan-STARRS, en Hawái, registró un objeto extraño en el firmamento. Se movía tan rápido que solo podía proceder de algún lugar fuera del sistema solar. Se trata de la primera visita que nos llega del espacio exterior de la que tengamos conocimiento. Se lo bautizó con el nombre de ‘Oumuamua (http://El enigma de 'Oumuamua: ¿un asteroide o... una sonda alienígena?). 

XL. Es casi imposible que un asteroide perdido por la galaxia entre en nuestro sistema solar. 

A.L. Sí. La probabilidad se sitúa entre 1:100 y 1:100.000.000. 

XL. ¿Eso quiere decir que ‘Oumuamua no debería existir? 

A.L. Así es. Además, se trata de un objeto enigmático desde otro punto de vista. Su luminosidad oscila de forma drástica, lo que implica que posee una forma especial. Una esfera reflejaría siempre la misma cantidad de luz solar, solo un cuerpo con forma de cigarro o de disco nos ofrecería al girar alternativamente el canto o el plano, con lo que su brillo cambiaría drásticamente. 

XL. Pero que tenga una forma rara no quiere decir que sea una nave espacial. 

A.L. No, claro. Pero cuanto más hemos ido descubriendo sobre él, más extraño se ha ido volviendo todo. La trayectoria de ‘Oumuamua no se corresponde con la que debería tener por el campo gravitatorio del Sol. 

XL. ¿Qué significa eso? 

A.L. Que sobre el ‘Oumuamua opera, además, alguna otra fuerza, aparte de la gravedad del Sol. Si se tratara de un cometa, al acercarse al Sol emitiría gases que le aportarían un empuje adicional, como si fuera un cohete. Pero para ello debería perder una parte de su masa: el diez por ciento. 

XL. ¿Es raro en un cometa? 

A.L. No necesariamente. Pero veríamos esos gases. A pesar de lo mucho que hemos buscado, no hemos encontrado rastros de la cola. Además, hay otro detalle llamativo: al emitir gases, la rotación de ‘Oumuamua tendría que haber cambiado, pero no se ha observado este efecto.

XL. ¿Qué se puede deducir entonces? 

A.L. Me he planteado si no habrá otro tipo de fuerza actuando sobre ‘Oumuamua. La única que se me ocurre es la presión ejercida por la radiación solar. 


Loeb nació en Israel hace 57años. Es físico teórico y desde 2011 preside el Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard. 

XL. ¿Y esa fuerza es tan fuerte como para mover un objeto de semejante tamaño? 

A.L. Ahí está la clave. La fuerza de la radiación solar es relativamente débil. Solo podría ejercer un efecto visible en el caso de que ‘Oumuamua fuese un objeto muy delgado. 

XL. ¿Qué quiere decir «muy delgado»? 

A.L. Menos de un milímetro de grosor. 

XL. ¡Pero eso es menos que un folio de papel! ¿Cómo podría haberse originado un objeto así? Ya cuesta bastante imaginarse de dónde habrá salido un cigarro enorme, pero ¿un ‘folio espacial’?

A.L. Precisamente. Yo tampoco me lo puedo imaginar. Estaría enormemente agradecido si alguien propusiera una buena explicación. Pero mientras no demos con una explicación natural, la única posibilidad que nos queda es que se trate de un objeto artificial. Una vela solar fabricada por seres inteligentes, por ejemplo. 

XL. Esto que dice usted es muy fuerte. Si resulta que el primer objeto extrasolar que estudiamos es un objeto artificial, significaría que hay muchos más artilugios volando por el espacio. ¿El espacio interestelar es un vertedero enorme, abarrotado con la basura de otras civilizaciones? 

A.L. Está poniendo el dedo en la llaga. Los astrónomos lo han calculado: si el ‘Oumuamua resulta ser un objeto que pasaba casualmente por ahí, eso significaría que todos los sistemas solares tendrían que generar billones de objetos semejantes… A no ser que no sea un objeto a la deriva, claro, sino que en realidad se trate de una visita premeditada. 

XL. ¿Quiere decir que ‘Oumuamua es una sonda espacial activa y que nos está espiando? 

A.L. Solo digo que es posible. Sigo el método de un detective. Sherlock Holmes dijo: «Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad». 

XL. No es nada habitual que un científico plantee tesis de este tipo. ¿Cómo han reaccionado sus colegas? 

A.L. La mayoría de ellos están de acuerdo en que ‘Oumuamua plantea muchos enigmas. Aun así, les cuesta decir que podría ser un objeto artificial. 

XL. Especular sobre extraterrestres es una idea bastante exótica de por sí. También podría decir que es cosa de magia o de una deidad creadora… 

A.L. Pero reflexionar sobre civilizaciones lejanas no es especular. Sabemos que nosotros existimos, así que al menos se ha desarrollado una forma de vida con una tecnología avanzada. Y sabemos que en la cuarta parte de los sistemas planetarios de la galaxia se dan unas condiciones similares a las de la Tierra. ¿Por qué no podría haber otros seres inteligentes? Me gusta guiarme por lo que llamo ‘el principio de la modestia cósmica’. 

XL. ¿Modestia cósmica? 

A.L. Los seres humanos tendemos a considerarnos especiales. Pero la historia nos ha enseñado que eso no es más que una ilusión. Pensábamos que la Tierra se encontraba en el centro, pero en realidad da vueltas alrededor del Sol, y este a su vez gira en torno al centro de la galaxia, que a su vez solo es una de las muchísimas galaxias que hay en el universo. El principio de la modestia cósmica exige que asumamos que tampoco somos nada especial desde un punto de vista biológico. Y en el caso de que haya otros seres inteligentes ahí fuera perfectamente podrían estar mucho más avanzados que nosotros. 

XL. Se lo ha acusado de que solo busca atención con su hipótesis de la nave espacial ‘Oumuamua. 

A.L. Eso es una tontería. Ni siquiera convoqué una rueda de prensa cuando publicamos nuestro artículo. Si hubiese buscado atención, lo habría hecho. Pero no es el caso. Mi motivación es única y exclusivamente reflexionar sobre el universo. Me trae sin cuidado lo que piense la gente. 

XL. ¿Hay forma de averiguar si su hipótesis sobre el origen de ‘Oumuamua tiene algo de cierto? 

A.L. Bastantes. Dentro de pocos años entrará en servicio el Large Synoptic Survey Telescope, el sucesor de Pan-STARRS. Si en el espacio hubiese objetos como ‘Oumuamua repartidos de forma regular, este telescopio tendría que detectar miles de ellos, que luego podríamos estudiar con más precisión. Además, debería haber objetos de origen lejano dentro de nuestro propio sistema. Los campos gravitatorios del Sol y de Júpiter funcionan como una red que permite pescar cuerpos venidos de fuera. 


En la Universidad de Harvard dirige la iniciativa Black Hole, el primer centro interdisciplinario mundial dedicado al estudio de los agujeros negros. 

XL. ¿Podríamos distinguirlos de los muchos asteroides de nuestro sistema solar? 

A.L. Sí. Como se acercan a nosotros siguiendo direcciones arbitrarias, su trayectoria suele estar inclinada con respecto al plano de las órbitas planetarias. Ya hemos identificado algunos posibles candidatos. 

XL. Si ahí fuera vive una civilización altamente desarrollada, ¿les habrá llegado ya la noticia de que nosotros estamos aquí, en la Tierra? 

A.L. En el caso de que esa civilización altamente desarrollada tuviera una tecnología tan avanzada como la nuestra, podrían captar nuestras señales de radio. 

XL. ¿Sería deseable contactar con ellos? 

A.L. Pues depende. Si son seres pacíficos, podríamos aprender mucho de ellos. 

XL. El episodio histórico que más se asemeja a la llegada de alienígenas a la Tierra es el desembarco de Colón en América. Para los pueblos que vivían allí no fue precisamente una buena noticia… lo que no resulta alentador. 

A.L. Tiene usted toda la razón. Si captamos alguna señal, siempre podemos pensarnos si enviamos una respuesta o no.



Günter Hasinger, director científico de la ESA: “Encontraremos señales de formas simples de vida fuera de la Tierra en los próximos años”
El nuevo responsable de ciencia de la Agencia Espacial Europea habla sobre los grandes objetivos de la institución, la exploración de mundos habitables y el estudio del universo con métodos inéditos.
por Daniel Mediavilla


Günther Hasinger, nuevo director de ciencia de la Agencia Espacial Europea, en las instalaciones de la ESA en Villanueva de la Cañada (Madrid) LUIS SEVILLANO


La exploración espacial no es un trabajo para impacientes. Cuando Rosetta logró interceptar al cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko, en 2014, había pasado ya una década desde su lanzamiento desde la Guayana Francesa y diez años más desde que su construcción fue aprobada. A esas dos décadas habría que sumar el tiempo de diseño de la propia misión. Hace unos días, Günter Hasinger (Oberammergau, Alemania, 1954), el nuevo director de ciencia de la Agencia Espacial Europea (ESA), presentaba en Madrid los próximos Rosetta, esto es, la visión de Europa para el futuro de la exploración espacial. El próximo mes de noviembre, en Sevilla, se celebrará la reunión de ministros de los Estados miembros de la agencia que decidirán sus objetivos para los próximos años.

Entre las grandes misiones ya aprobadas destaca Juice, que tiene previsto partir hacia Júpiter en 2022 para estudiar sus lunas. Los océanos que parecen existir bajo la superficie de Europa, Ganímedes o Calisto se encuentran entre los lugares donde podría haber vida dentro del Sistema Solar. Más adelante, ya en la década de 2030, llegarán Athena y Lisa, un observatorio espacial de rayos X y otro de ondas gravitacionales que prometen ver como nunca antes las fusiones de agujeros negros o estrellas de neutrones y por el camino pueden resolver dilemas de la física con más de un siglo de antigüedad. Hasinger también mencionó la posibilidad de planear una misión que visite Urano y Neptuno, dos planetas que nunca han recibido la atención de una misión espacial propia.


Pregunta. ¿Cree que encontrar algún tipo de vida extraterrestre en las próximas décadas es algo probable?

Respuesta. En primer lugar, tenemos que dejar claro qué consideramos vida. Tenemos que diferenciar entre formas simples de vida, como las algas o las bacterias, que han hecho del nuestro un planeta habitable terraformando la Tierra durante miles de millones de años y produciendo el oxígeno para que otras formas de vida puedan existir, y la vida inteligente. Unos pocos cientos de millones de años después de la formación de la Tierra ya existían las primeras formas de vida, pero la aparición de formas más complejas requirió 3.000 millones de años más, así que las primeras serán mucho más abundantes.

Por otro lado, en la Tierra hemos encontrado vida en muchos lugares inesperados, en el hielo de los glaciares o bajo el manto terrestre. Ahora sabemos que la biomasa total bajo la superficie de la Tierra es mayor que la biomasa sobre nosotros. Hay bacterias y otros organismos que viven de la desintegración radioactiva así que tienen ciclos vitales completamente diferentes de aquellos a los que estamos acostumbrados. Y además hay otro factor: cuando hemos estudiado cometas, se ha encontrado un gran número de moléculas orgánicas. Hay quien dice que la atmósfera de los cometas apesta como un establo de caballos y para mí eso significa que los ladrillos básicos de la vida, los pequeños elementos necesarios para crear vida, ya existen en cometas y otros lugares.


Las lunas de Júpiter son el primer gran objetivo científico de la ESA. NASA


Creo que debería haber formas simples de vida ahí fuera, el problema es cómo detectarla. Por ejemplo, creemos que había vida en Marte hace miles de millones de años, que había agua líquida en la superficie, pero hoy está esterilizada por la radiación cósmica, así que todas las formas de vida que pudiesen haber existido en la superficie han desaparecido. Para encontrar vida tienes que perforar el suelo. Y algo parecido sucede cuando miras, por ejemplo, a Encélado o Europa, las lunas heladas de Saturno y Júpiter. Creemos que podría haber vida bajo una capa de un kilómetro de hielo, en un océano líquido al que es muy difícil llegar. La pregunta no es tanto si descubriremos vida sino cuán difícil será descubrirla.

Cuando hablamos de exoplanetas, la mera existencia de oxígeno en una atmósfera ya indica que se ha producido algún tipo de terraformación y que tiene que haber bacterias que crean oxígeno porque el oxígeno no viene del espacio exterior. En los próximos diez o veinte años creo que encontraremos señales de formas simples de vida fuera de la Tierra. La cuestión de si encontraremos vida inteligente es completamente diferente. Yo creo que hay vida inteligente ahí fuera, pero está tan lejos que no hay posibilidad de comunicarnos con ella.

P. ¿Qué misiones específicas pueden realizar estas detecciones?

R. Creo que la primera oportunidad que tendremos es la misión de recuperación de muestras de Phobos [la luna de Marte] con MMX. En los próximos años traeremos material del sistema marciano. Creo que Exomars 2020, cuando tengamos el rover, también será un comienzo. Otra posibilidad es analizar los penachos de lunas como Europa o Encélado que surgen a través de las grietas en el hielo y géiseres en los que el agua podría arrastrar algún tipo de material orgánico, aunque por el momento no tenemos instrumentos para hacer esos análisis.

Después, hay misiones como Ariel, que hacen espectroscopía de las atmósferas de exoplanetas y que podrían encontrar biomarcadores. Apostaría a que eso puede suceder en los próximos diez o veinte años.

P. ¿Qué grandes descubrimientos podemos esperar de Lisa y Athena?

R. Creo que Lisa y Athena abordan preguntas fascinantes sobre la naturaleza de los agujeros negros, de la materia oscura y de todo el universo oscuro. Ahora, con el interés despertado por los observatorios de ondas gravitacionales terrestres, hay un interés renovado en cómo se forman los agujeros negros y lo que sucede cuando se funden. Esto también puede servir para comprender la materia oscura. Sabemos que existe, pero no tenemos ni idea sobre qué partículas la forman. Tampoco entendemos de dónde vienen los agujeros negros, vemos los cuásares primitivos, en el universo temprano, donde ya hay agujeros negros, y no sabemos de dónde vienen. Y hay una especulación que es emocionante, aunque no haya acuerdo sobre si es plausible, y es si los agujeros negros son en realidad parte de la materia oscura, si los agujeros negros están contribuyendo o incluso son básicamente la materia oscura.

Eso son cuestiones que pueden ser estudiadas por Lisa y Athena. Porque Lisa y Athena encontrarán las fusiones de agujeros negros en el universo muy temprano y podrán estimar cuántos hay y si están conectados a la luz y a la materia normal. Creo que las próximas dos décadas estarán dominadas por el estudio de los planetas extrasolares, pero los veinte siguientes volverá la ciencia gravitacional que nos ayudará a entender lo que sucedió en el origen del universo.

P. Usted está interesado en Oumuamua, el primer objeto llegado de fuera del sistema solar que se ha podido observar. ¿Está de acuerdo con los investigadores de Harvard que aseguran que es, probablemente, un artefacto construido por seres inteligentes?

R. Creo que si lees el artículo que publicaron, no afirman realmente que se trate de algo artificial sino que no se puede descartar que sea un objeto artificial. Pero entonces la prensa tomó esta afirmación y dijo que astrofísicos de Harvard decían eso. Desde mi punto de vista, se referían a una idea que ha sido discutida desde hace tiempo sobre la posibilidad de viajar a otros planetas con una vela solar. Algo relacionado con la iniciativa Breakthrough Starshot en la que Stephen Hawking, antes de morir, también se involucró. Consistía en enviar un artefacto como un smartphone con una gran vela solar. Cuando lo impulsas con un rayo láser, puedes acelerarlo hasta una fracción de la velocidad de la luz y así podrías llegar a la estrella más cercana en poco tiempo.

Soy escéptico sobre esta tecnología, porque la vela tiene que ser una estructura extremadamente fina y muy grande, de cientos de metros. Tienes que propulsarla con un rayo láser y la cantidad de energía que necesitas para acelerarla es tan grande que básicamente freirías la vela en lugar de acelerarla. Pero supón que hay una civilización que ha superado este problema de la vela solar y no se quema. Entonces, en principio, podrías enviar una sonda hasta otra estrella. Pero si esto fuese así, Oumuamua se estaría moviendo demasiado despacio. Se mueve a unos 30 kilómetros por segundo cuando con una vela solar se estaría moviendo a unos 10.000 kilómetros por segundo.


Recreación de 'Oumuamua' ESO/M. KORNMESSER

Además, hay explicaciones naturales bastante creíbles. No hemos visto una cola de cometa, así que debe de ser un tipo especial de cometa que no hemos visto en el sistema solar. Eso se podría explicar por el hecho de que lleva viajando millones o cientos de millones de años, y quizá ha perdido la mayor parte de su gas porque está pasando junto a una nueva estrella cada millón de años aproximadamente. Hay explicaciones naturales al fenómeno aunque no las comprendamos del todo.

P. Incluso aunque en los próximos años encontremos señales de vida en un planeta extrasolar, en el universo todo está tan lejos que nunca lo podríamos visitar.

R. Si piensas en una escala humana, es imposible que en una vida llegues a ningún sitio. Pero si tienes una civilización inteligente capaz de construir robots y estos robots van a otro planeta, y después estos robots pueden construir una fábrica que construya más robots, puedes producir un efecto bola de nieve y en unos pocos cientos de millones de años podrías poblar con robots todos los planetas de la galaxia. Así que hay quien se plantea que como estos robots no han llegado a la Tierra, podemos pensar que no hay ninguna civilización en la galaxia con esa capacidad, porque si la hubiese ya estarían aquí. Pero en principio sería posible si no se piensa poblar la galaxia en una generación humana sino durante la vida una civilización completa. Así que el factor final es la longevidad de nuestra civilización. Si matamos nuestro planeta de aquí a mil años, no habrá posibilidad de comunicarse con otras civilizaciones, en particular si ellos tampoco saben cuidar sus planetas.

https://elpais.com/elpais/2019/02/11/ciencia/1549901256_964772.html?fbclid=IwAR2t75rCUfGmUDY2gvVNM84rF92ai69ICpsjoPabB6A8QV1NOHb5cXECXVM


¿Hay alguien allí? La incierta búsqueda de vida extraterrestre, una obsesión
por Martín De Ambrosio


Científicos de todo el mundo otean el espacio interestelar para dar con escenarios capaces de albergar organismos vivientes; hasta ahora, no se ha encontrado nada, pero la pesquisa se afina gracias a los avances tecnológicos. En la imagen, la sonda Voyager 2 en Cabo Cañaveral antes de despegar. Crédito: NASA


Hacía frío en Campo dei Fiore. Hacía frío ese 17 de febrero del 1600 en la plaza de Roma. Hacía frío como para encender una hoguera. Pero la Santa Inquisición no encendió esa hoguera para calentar el cuerpo del filósofo y astrónomo Giordano Bruno, sino para matarlo. Para matarlo lentamente, como quien hace purgar un pecado, y arrojar sus cenizas al Tíber. La herejía había sido postular, a la luz copernicana, que las estrellas eran soles que podían albergar planetas, que a su vez podían albergar vida. Giordano Bruno murió por una hipótesis.

Más de 400 años después, la mitad de esa hipótesis está recontraconfirmada, pero la otra mitad no: aún no hay manera de afirmar que los planetas tengan vida; ya no solo vida inteligente, civilizaciones, seres con lenguaje: no se ha hallado en ningún otro planeta (ni satélite) de nuestro sistema solar trazo de vida alguno; nada, ni una bacteria, algún virus, una mísera cadena de aminoácidos; tampoco en meteoritos caídos en la Tierra (pese al apresurado anuncio de agosto de 1996 respecto de un meteorito marciano caído en la Antártida).

Hay tantos planetas fuera del sistema solar que hoy es casi una rutina encontrarlos. Ya van por los 4000 desde 1992, y la curva de descubrimientos en los últimos años creció hasta el cielo. "Si solo descubrís un nuevo planeta, casi que no te aceptan el trabajo; debe tener algo en especial", exagera apenas Pablo Mauas, investigador principal del Conicet y director del Grupo de Física Estelar, Exoplanetas y Astrobiología del Instituto de Astronomía y Física del Espacio. Ese "algo especial" son, por ejemplo, condiciones para la vida (distancia justa con su sol), o similitudes con la Tierra o ser el más grande, el más pequeño, el más cercano a su estrella. (Paréntesis: los planetas que orbitan otras estrellas, por no emitir luz, no se dejan ver a simple vista; los astrónomos infieren su existencia por "tirones gravitatorios", salvo que justo pasen en su órbita por delante de su sol y generen eclipses).

Cuatro mil planetas y ninguna flor, ¿a sus habitantes, señor, qué les pasa? ¿Odian el perfume, odian el color? Menos poéticamente: ¿por qué no hay nada ni nadie ahí afuera? ¿No hay o es que no los podemos encontrar (ni ellos a nosotros)?

La búsqueda es cada vez más sofisticada y se basa en el principio de mediocridad que cita la investigadora del Conicet y docente de la UBA Andrea Buccino: "Nuestro sistema planetario, la vida en la Tierra y las civilizaciones tecnológicas son un caso promedio del universo. Si se dieran las mismas condiciones y el tiempo apropiado en un determinado planeta, la vida se desarrollaría por las mismas reglas de selección que se conocen en la vida terrestre".

Si el ser humano no tiene coronita en la Tierra (es una especie más), tampoco debería tenerla en el resto del universo. Pero el mismo hecho que permite inferir la existencia de vida, e incluso de civilizaciones, es decir, la existencia de cientos de miles de millones de estrellas en un universo inconcebiblemente vasto, hace que todo quede realmente lejos. Como cuando -antes de los aviones y los celulares- una pareja quedaba separada por un continente y los encuentros se tornaban virtualmente imposibles. "¿Recuerdan esos dos discos dorados que se pusieron en las sondas Voyager de la NASA con información sobre la cultura humana y se lanzaron en 1977? -evoca Mauas-. La Voyager 2 recién abandonó el sistema solar el año pasado; después de más de 40 años, recién ahora ha llegado al espacio interestelar. Imaginen lo que falta para que llegue a algún lugar más o menos interesante. La estrella más cercana, Próxima Centauri, es chiquita, precisamente, y el planeta hallado allí podría ser terrestre, pero está a 3,6 años luz. Si quisiéramos mandar una nave a Centauri, tardaría varios siglos. La foto nomás tardará 3,6 años viajando a 300.000 kilómetros por segundo. Podríamos imaginar una especie que viviera 5000 años, entonces una inversión de 300 años en un viaje tendría sentido".

Pese a todo el sano y razonable escepticismo, la búsqueda se afina progresivamente y se suman nuevas tecnologías. "Hemos mejorado mucho en la capacidad para detectar vida. Estamos buscando en tres lugares: extraterrestres en la Tierra con meteoritos, en el sistema solar (desde sondas como las Vikings en la década de 1970), y también en otras estrellas con cambios en la atmósfera, para lo cual tenemos mucha más capacidad de detección", dice Abel Méndez, director del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo (allí está instalado el que fue el telescopio más grande del mundo desde 1963 hasta que los chinos armaron el llamado FAST, en 2016). Sin embargo, "la evidencia de lo que podemos observar es que estamos más bien solos que acompañados, lo que genera desánimo en mucha gente. Pero igual es importante estudiar si sí o si no. Por ahora, es cierto, nada", se lamenta Méndez.

¿De qué hablamos cuando hablamos de escenarios habitables? Son escenarios similares física y evolutivamente a la Tierra, donde efectivamente se desarrolló vida compleja e inteligente, dice Buccino. "En la última década se han encontrado nuevos escenarios "habitables". El criterio físico para decir que un planeta extrasolar es habitable es que sea rocoso como la Tierra y que, por su distancia respecto de su estrella, su temperatura sea tal que permita disponer de agua líquida, ya que el agua líquida tuvo un rol esencial en el origen de la vida en la Tierra".

Otra estrategia para detectar si hay vida en esos planetas es observar su atmósfera en busca de bioseñales. "Uno de los biomarcadores que detectaríamos desde el espacio si observáramos la atmósfera de la Tierra sería el ozono, un indicador indirecto de la fotosíntesis. Con el lanzamiento del James Webb Space Telescope, programado para el 30 de marzo de 2021, se podrán estudiar las atmósferas de una serie de planetas habitables y así detectar componentes que puedan estar relacionadas con actividad biológica. No será una detección sencilla a nivel instrumental, pero en este momento representa la única manera de detectar vida en otro planeta fuera del sistema solar", agrega Buccino.

Mientras, otra posibilidad es que estemos buscando mal: oxígeno y carbono, cuando quizá la vida podría basarse en otro elemento. Mauas refuta: "Solo conocemos la vida basada en el carbono, pero no parece muy razonable que sea de otro modo. Desde la ciencia ficción, un cuento de Isaac Asimov plantea la posibilidad de vida en base a cadenas de silicio, similares a carbono, pero son en realidad muy inestables".

En 2010, Stephen Hawking cuestionó el proyecto de Carl Sagan, los ya mencionados discos de las sondas Voyager con información de culturas humanas y su ubicación dentro de la Vía Láctea. Argumentó que si les decimos dónde estamos a extraterrestres inteligentes, el resultado de ese hipotético encuentro sería similar al de Colón con los indígenas americanos (Colón y los españoles serían los extraterrestres). Mauas lo desestima. Es que, por más que haya estimulado la imaginación humana -libros, films, historietas-, la vida extraterrestre hasta ahora es una ciencia sin sujeto, una coartada de guionistas. A pesar de quienes creen que son comunes los encuentros en los que los ET eligen como interlocutores granjeros ucranianos o del medio oeste norteamericano antes que alguien de la clase dirigente.

Mauas cree que efectivamente hay vida en algún lugar del universo y quizás hasta inteligencia, pero tan alejada del sistema solar que conocerla es poco menos que una utopía. Incluso se permite imaginar ese encuentro cercano: "Mirá si después de viajar años luz, los extraterrestres van a llegar de incógnito al Uritorco solo para asustar a algunos, tomarse unos fernets e irse. No tiene sentido". Si Giordano Bruno viviera, probablemente se reiría.

https://www.lanacion.com.ar/2218624-la-incierta-busqueda-de-vida-extraterrestre-una-obsesionhay-alguien-allila-pregunta-es-si-llegaremos-a-conocerlos-algun-dia?fbclid=IwAR2VDpOC4Sprjm6uSLRr6FUL6fck8V_sV83jbs1kyNOHrlV5yfvwbog9jk0


Tras la vida en el Universo
La bióloga Ximena Abrevaya fue la primera persona en doctorarse en Argentina en un tema que amalgama áreas del conocimiento tan diversas como la biología y la astronomía: la astrobiología. Junto a su grupo estudia el origen, evolución y distribución de la vida en el Universo.
por Patricia Olivella


La imagen representa al planeta Kepler-452b, el primer mundo casi del tamaño de la Tierra que se encuentra en la zona habitable de la estrella que es similar a nuestro sol. NASA.

¿Por qué la vida se desarrolló en la Tierra? ¿Tendrá algo que ver la distancia que nos separa del Sol y la consiguiente temperatura y cantidad de radiación? ¿Cómo comenzó la vida en la Tierra? ¿Podrían haberse dado estas mismas condiciones en otros planetas del universo? Estas y otras preguntas desvelan a la ciencia desde que alguien, por primera vez, se preguntó si es posible que este sea el único lugar del cosmos habitado por seres vivos.

El núcleo de investigación que dirige y coordina la bióloga Ximena Abrevaya trabaja en un área de la ciencia llamada astrobiología, que se dedica al estudio del origen, evolución y distribución de la vida en el universo. “Esto no sólo involucra estudiar las posibilidades de encontrar vida en otros planetas, sino también el estudio de la vida en la Tierra, porque, hasta el momento, las únicas formas de vida que conocemos son las terrestres”, explica Abrevaya. Por esta razón, una importante fuente de información para estos estudios es generada a partir de los procesos que dieron lugar al origen y evolución de la vida en nuestro planeta.

El eje principal de investigación del Núcleo Argentino de Astrobiología que dirige Abrevaya se enfoca en determinar cómo la radiación estelar puede limitar las chances de que exista vida en un planeta, ya sea en planetas del sistema solar o en exoplanetas, es decir, planetas que se encuentran orbitando otras estrellas. “También estudiamos cómo la radiación estelar puede limitar procesos propuestos para el origen de la vida en la Tierra como la litopanspermia, que es una hipótesis que sugiere que la vida podría ser transferida entre planetas en fragmentos planetarios como meteoritos, por lo que el origen de la vida sería extraterrestre”, agrega la investigadora, que obtuvo su título de doctora en Ciencias Biológicas con la primera tesis doctoral en astrobiología en Argentina.

Por otra parte las investigadoras y los investigadores del grupo de Abrevaya se interesan por los ambientes hipersalinos y los microorganismos extremófilos que habitan en este tipo de ambientes con altas concentraciones de sal. Estos organismos son capaces de sobrevivir en condiciones extremas, parecidas a los ambientes que encontramos en otros planetas, como por ejemplo, Marte. “Este tipo de microorganismos extremófilos, presentan características que son interesantes para ser estudiadas desde el punto de vista de la radiación, ya que se los considera radiotolerantes y capaces de soportar distintas condiciones fisicoquímicas ambientales extremas”, sostiene Abrevaya.

Por último, el equipo trabaja parcialmente también en el desarrollo de metodologías que permitan detectar vida en otros planetas, en particular, en lo que se refiere a detección de vida in situ.

Todo esto se lleva a cabo en forma interdisciplinaria, de modo que investigadores e investigadoras convergen desde diferentes grupos de investigación y áreas de conocimiento -tales como la astrofísica, la biología o, incluso, la geología- para hacer sus aportes al “núcleo de investigación”.

“Nuestro trabajo, en general, es de tipo experimental. Hacemos simulaciones en el laboratorio para recrear condiciones de ambientes de otros planetas, el medio interplanetario, o de la Tierra primitiva, de acuerdo al objeto de nuestra investigación. Utilizamos radiación ultravioleta para hacerlas ya que por un lado es capaz de atravesar la atmósfera y llegar a la superficie planetaria, y, por el otro, sabemos que tiene efectos sobre la vida ya que según sea la longitud de onda y la cantidad de radiación que llegue a la superficie, puede ser letal para la vida tal como la conocemos. Hay una etapa del trabajo que es astrofísica. En ella se utilizan datos astronómicos y simulaciones computacionales que nos proveen los parámetros para realizar las simulaciones en laboratorio. Luego hay una etapa de simulación en el laboratorio en sí misma que involucra los aspectos biológicos y que está relacionada con la microbiología. Parte de nuestras líneas de investigación también involucran aspectos de la geología o la cosmoquímica cuando estudiamos procesos de litopanspermia”, detalla la investigadora.

La investigación que realiza el equipo es novedosa en el país y relevante por la complejidad de los interrogantes que se plantea. La radiación emitida por cierto tipo de estrellas, ¿eliminaría las posibilidades de que exista vida sobre la superficie de los planetas que las orbitan? ¿Cómo fue el hábitat de la Tierra primitiva y en qué condiciones se dio el origen de la vida respecto de las condiciones que proveyó el Sol joven, un Sol diferente del que nos ilumina hoy? ¿Es posible que un microorganismo sobreviva un viaje de millones de años siendo transportado por un meteorito? “Como en nuestros experimentos sometemos a los microorganismos a condiciones a las que no están normalmente expuestos, nuestros resultados no son sólo un aporte a la astrobiología, sino también a la biología y a nuestro conocimiento general sobre las formas de vida. Por eso, lo que hacemos también puede tener aplicaciones en otros campos, como la purificación de aguas, entre otras aplicaciones ambientales o industriales”, sostiene Ximena Abrevaya.


Foto: Diana Martinez Llaser.
Núcleo Argentino de Investigación en Astrobiología (Astrobio.ar) (IAFE)

Pabellón IAFE. Teléfono 4789-0179, interno 105.


Directora: Dra. Ximena Abrevaya (der.)

Integrantes: Dr. Gerardo J. M. Luna, Dra. María Eugenia Varela, Dr. Oscar Oppezzo, Dra. Nancy López, Dra. Ana F. Forte-Giacobone, Dra. Paula Tribelli.



Argentina: Comisión Estatal Oficial (CEFAE) rechaza 22 casos de OVNIs
por Scott Corrales



La Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales (CEFAE) ha publicado un informe de 80 páginas que cubre su análisis de las fotografías de OVNIs para el año 2018, descartando efectivamente veintidós (22) de los últimos cinco años. El informe también incluye un sorprendente rechazo al histórico Caso Bariloche (El incidente de Bariloche en 1995) en el que un avión de pasajeros supuestamente fue acosado por un OVNI que causó un apagón total en la ciudad de Bariloche.

El informe detalla los casos investigados por el comité, una dependencia de la Fuerza Aérea Argentina y el Ministerio de Defensa:

1) CASO BANFIELD - Pcia. de Bs. Aires (01/09/2018)
2) CASO SAN JOSÉ DE JÁCHAL - Pcia. de San Juan (30/1/2018)
3) CASO SANTA ROSA DEL CONLARA - Pcia. de San Luis (21/2/2018)
4) CASO FELIPE GRECZNY - Chivilcoy; Pcia. de Bs Aires (4/4/2017)
5) CASO ROBERTO MONDRAGÓN - Valle de la Luna; San Juan (6/7/2013)
6) CASO SANTA LUCÍA - Pcia. de San Juan (24/3/2018)
7) CASO NELSA CARMODI - Los Menucos; Pcia. de Río Negro (1/4/2018)
8) CASO FLAVIO SOLFERINO - Ciudad de Buenos Aires (6/4/2018)
9) CASO CAPILLA DEL MONTE - Pcia. de Córdoba (11/4/2018)
10) CASO OMAR GREGORIO - Mendoza (17/5/2015)
11) CASO DIEGO CRESPO - Campana; Pcia. de Bs. Como.
12) CASO PAOLA CARCO - Capilla del Monte, Pcia. de Cba.
13) CASO ELISARDO URRUTIA - En vuelo sobre Pto. Iguazú
14) CASO CRISTIANO ORELLANA - Va. La Angostura, Neuquén
15) CASO CAMPANA - Pcia. de Bs. Como. (17/10/2018)
16) CASO JESÚS GUTIÉRREZ - (19/7/2018)
17) CASO DANIELA GARCÍA - Pilar, Pcia. de Bs. Aires (14/11/2018)
18) CASO FABIANA GANDOLA - Capital de Neuquén (28/2/2017)
19) CASO DINA OSUNA - Banfield; Pcia. de Bs. (19/12/18)
20) CASO ARIEL MUÑOZ - Media Agua, Pcia. de San Juan (25/2/2018)
21) CASO GRAL ROCA - Pcia de Río Negro (17/12/2018)

El informe detallado concluye así:

Datos estadísticos: 22 casos analizados - 22 casos resueltos = 100%

Causas ópticas (lentes, sensores o reflejos): 8 casos
Reflejos internos en el conjunto de lentes (destellos de lentes): 2 casos
Reflejos externos (en ventanas, nubes o ojos de buey): 3 casos
Cuerpos extraños en la lente o portilla: 3 casos

Causas biológicas: 10 casos.
Efecto "Vara voladora" (RODS) causado por un insecto fotografiado durante un tiempo de exposición prolongado: 1 caso
Aves o insectos que vuelan frente a la cámara (sin efecto vara): 9 casos.

Causas astronáuticas: 2 casos.
Destello satélite Iridium: 1 caso
Tránsito satélite artificial: 1 caso

Objetos lanzados al aire: 1 caso.
Globos de helio en racimos: 1 caso.

Objetos industriales suspendidos: 1 caso.
Luces de cámaras de seguridad: 1 caso.

Recomendaciones finales:

"Como se evidencia, las causas biológicas (aves o insectos) fueron predominantes porque cada vez que las personas toman fotos de un paisaje en general sin haber visto ningún objeto volador que haya llamado su atención de antemano y, además, cuando alguien intencionalmente toma fotos del cielo "para ver si aparece algo", la probabilidad de que un ave o insecto cruce la trayectoria de la cámara es muy alta, lo que reduce el índice de extrañeza de la fotografía a cero, a menos que uno decida creer que hay cientos de OVNI que "solo son visibles para la cámara" en virtud de estar en "otra frecuencia" (como sostienen alegremente algunos "investigadores" sin proporcionar ningún elemento específico que respalde tal afirmación). De hecho, las aves e insectos no se encontraban en ninguna "frecuencia alternativa" separada de nuestro mundo natural. Para esta igualdad de condiciones (Navaja de Occam), las aves o los insectos siempre constituirán una base sólida para resolver el caso, especialmente cuando sus alas y otros rasgos biológicos se destacan durante una inspección ampliada del objeto. Por esta razón, les pedimos a nuestros testigos recurrentes que toman fotos del cielo "para ver si algo aparece" para que se limiten a enviar fotos o videos de objetos que hayan llamado su atención antes de decidir fotografiarlos. Gracias por visitar nuestra página". Comodoro (Ret.) Rubén Lianza, Director CEFAE.




El software IPACO se empleó para realizar el análisis y se menciona en todo el documento el uso de la "Navaja de Occam" como el enfoque de investigación principal. IPACO se desarrolló en 2008 con el apoyo monetario del CNES, la agencia espacial francesa, como parte de las operaciones de investigación de GEPAN, ahora GEIPAN, destinadas a investigar fenómenos anómalos.

El caso de 1995 se explica como "un reflejo del reflector operado desde la Discoteca Rocket" y agrega que un testigo, Sergio Segade, había confirmado el camino seguido por este haz luz. "Se puede deducir que el mismo estímulo luminoso visto por Segade coincide con el OVNI principal visto por todos los demás testigos. No se encontró evidencia que pudiera refutar la posibilidad de considerar una de las torres de iluminación de la plataforma como la causa más probable del 'flash' visto, debido a una sobretensión antes del apagón general" que sumió a Bariloche en la oscuridad.



Santa Fe
Un objeto en el cielo llamó la atención de los rosarinos
(12/02/19) La esfera transparente se vio este martes al atardecer y varios usuarios lanzaron la pregunta en las redes sociales. En Twitter lo vincularon a un proyecto de Google.


El círculo que se observó en el cielo rosarino. (Rosario3.com)


Un extraño objeto se observó este martes al atardecer en el despejado cielo de la región y muchos usuarios se preguntaron en las redes sociales sobre su origen.

Varios lectores también enviaron sus fotos y videos a Rosario3.com sobre el fenómeno poco habitual.


El círculo que se observó en el cielo rosarino. (Rosario3.com)

El círculo que se observó en el cielo rosarino. (Rosario3.com)

En Twitter, vecinos de la ciudad explicaron rápidamente que se trataba de un globo del Proyecto Loon, una iniciativa experimental que está siendo desarrollada por Google para proporcionar acceso a internet en zonas rurales.

Se trata de un proyecto con globos de helio de gran altitud, situados en la estratosfera a una altura de unos 20 km, para crear una red inalámbrica aérea de velocidad 5G.


Globo de Google se ve a simple vista sobre el cielo en este momento sobre Rosario (Facu@lu6fpj)



#ProjectLoon desde Funes, Santa Fe, Argentina. (Mardoqueo Sueldo@mardoqueo1986)


El sitio FlightRadar tenían registrado un globo de Project Loon de Google en el límite entre Santa Fe y Córdoba este martes a la tarde.




Desde el Aeropuerto de Rosario no descartaron que se trate de uno de los globos de Google aunque dijeron a Rosario3.com que no había sido captado por los radares de la aeroestación local, que únicamente registra los vuelos a 30 millas a la redonda.







Catamarca
Video: aseguran que avistaron un OVNI en Las Mojarras


Crédito: elancasti.com.ar


Lectores de EL ANCASTI aseguran que avistaron a un Objeto Volador No Identificado (OVNI) cuando sobrevolaba la localidad de Las Mojarras, en el departamento Santa María. 

Un video publicado por Piter Herrera en Facebook muestra el momento exacto en el que unas extrañas luces cruzan el cielo durante la noche del lunes. 



Santa Cruz
Secretario General del SOEM aseguró que vio un OVNI en Comodoro
Se trata de Daniel Vidal. el secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Puerto Deseado, dijo haber visto un Objeto Volador No Identificado (OVNI) en la ciudad petrolera.


Crédito: eldiarionuevodia.com.ar


Vidal explicó que el episodio ocurrió en la madrugada de este martes, en Comodoro Rivadavia. “Era grande, rectangular y lleno de luces como las de los reflectores.

Lo vi el martes en Comodoro Rivadavia a las 03:30 de la madrugada”, dijo en diálogo con FM Deseado.

Asimismo, el sindicalista indicó que “fueron varios minutos y estuvo suspendido en el aire, a baja altura y también en movimiento”. Y agregó que ”estacioné, bajé del auto y me acerqué un poco para contemplarlo. No emitía sonido, me sorprendió no se como no atiné a sacarle una foto o filmarlo”, dijo, sin dar precisiones del lugar exacto en qué sucedió. Semanas atrás, petroleros aseguraron que vieron un OVNI en un yacimiento petrolero santacruceño. (ADN SUR).



Se viene el IV Congreso Internacional de Ovnilogía "Contacto"




  • Los días 11 y 12 de mayo próximos, tendrá lugar en el Cine Teatro Victoria (Alem 68, Victoria - Entre Ríos) el IV Congreso Internacional de Ovnilogía "Contacto".

Entre los expositores que participarán en esta oportunidad se encuentran: 

Travis Walton - Un grupo de leñadores, terminando sus trabajos y mientras regresaban a sus hogares en el medio del bosque, ven un OVNI suspendido. Travis Walton se baja de la camioneta y cuando se encontraba debajo del OVNI, es impactado por un rayo. Estuvo desparecido cinco días y volvió para contar lo vivido. Ahora estará en Victoria, Argentina, contando como fue su experiencia. Su caso, fue llevado a Hollywood bajo el título "Fuego en el Cielo"

Juan Oscar Pérez - En la localidad de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe, Argentina, siendo un niño y mientras realizaba tareas rurales, observa una misteriosa luz en el monte. Al acercarse se encuentra con un OVNI al cual ingresa y ve a sus tripulantes. Él estará contando lo que vivió a los 12 años, en vivo, en el IV Congreso Internacional. Su caso fue llevado al cine, bajo el título "Testigo de Otro Mundo"

Ademar Gevaerd - Este notable investigador brasilero, director de la Revista UFO, la más antigua en el mundo, nos mostrará los documentos del increíble caso de la Operación Prato, la primera operación realizada por la FAB (Força Aérea Brasileira) que se centró principalmente en la investigación del fenómeno OVNI entre los años 1977 y 1978. El caso sucedió en la ciudad de Colares, en donde los OVNIs presuntamente dispararon haces de luces a aproximadamente 400 personas, succionando sangre y causándoles heridas. Debido a las formas de las cicatrices de los afectados, los residentes locales les nombraron "Chupa Chupa". El alcalde de la ciudad, pidió ayuda a la Fuerza Aérea, organizando vigilias nocturnas y utilizando fuegos artificiales para mantener a las presuntas luces alejadas. Conocerás todo sobre el caso en IV Congreso Internacional de Ovnilogía. 

Dr. Néstor Berlanda - El Dr. Berlanda desarrolla sus estudios en el campo de la Psiquiatría. Conoció a Juan Oscar Pérez cuando sucedió el caso (a los 12 años) y desde entonces siguió personalmente, año tras año, lo sucedido con Juan, hoy un hombre de 53 años. Toda su investigación la expondrá en el IV Congreso Internacional de Ovnilogía de Victoria, Entre Ríos. 

Silvia Pérez Simondini - La investigadora, Directora del Museo del OVNI de Victoria, expondrá por primera vez, todos los detalles de uno de los casos más importantes de la Argentina, sucedido en la Ciudad de Victoria. El Caso Modesto Colman. El "Cota" como era conocido, era un hombre de campo, que al momento de cerrar un molino en la ciudad vieja de Victoria, fue testigo de un OVNI con sus tripulantes. 

Jorge Gorno/Damián Bernardiz - Estos investigadores del Grupo Latitud 31 de Villa María, Córdoba, nos presentarán un increíble caso, que tuvo gran resonancia en nuestro país, a partir de un guardia de seguridad que aseguró haber visto una luz y una extraña criatura en el campo de su vigilancia. Sabrás las conclusiones en el IV Congreso Internacional de Ovnilogía de Victoria. 

Jorge Pérez - Joven investigador del equipo Guardianes del Cielo Cuyano, de la provincia de San Juan, que realiza vigilias nocturnas en busca de anomalías aéreas con equipos de última generación para su registro. Mostrará por primera vez al público todo el trabajo obtenido en videograbaciones. 

Carlos Iurchuk, Salvatore Carta, Luis Emilio Annino, Alejandro Isoba, Silvana Cano y Andrea Pérez Simondini te adentrarán en el mundo de la desclasificación de la documentación con las nuevas evidencias y la información que se maneja a nivel mundial. 



Entrevistas radiales a Luis Emilio Annino



El viernes 1 de febrero de 2019 tuvo lugar la entrevista realizada por Irina Solaro y Gabriela Garzón, conductoras del programa "Quiero tu Helado", que se emite por Fm 96.5 Radio U (Universidad Nacional de Cuyo) de lunes a viernes entre las 16 y las 19 hs. 

En esta oportunidad comentamos a los oyentes sobre el Café Ufológico de Mendoza, qué es CEFORA (Comisión para el Estudio del Fenómeno OVNI de la República Argentina) y cuál es su propósito, comentarios acerca del origen de mi interés en el estudio del Fenómeno OVNI (componente cultural), casos OVNI recientes de Mendoza y su divulgación en medios periodísticos y redes sociales, el mito del Roswell mendocino (26 de enero de 1985), avistamiento personal de fenómenos aéreos inusuales y el "corredor Uspallata-Barreal", la influencia de los programas de televisión sobre OVNIs y extraterrestres en la percepción social del fenómeno.

A continuación, el audio de la entrevista:





Mendoza
Encuentros cercanos del tercer tipo en Guaymallén
(12/02/19) Junto a Susana Vargas, abuela del más pequeñito del equipo, Ulises Llanes, conocimos historias de OVNIs y sucesos paranormales relacionados con extraterrestres en Mendoza. Acá los detalles.



Susana 'Nana' Vargas pasó por "Quiero tu helado" para comentarnos sus anécdotas relacionadas con sucesos vinculados a encuentros cercanos con seres espaciales.

“Fue el 8 de julio de 1971 como a las 11 y media de la noche que mi suegro dijo que nos vayamos. Mientras nos poníamos los abrigos sentimos el ruido como de un avión y salimos a la vereda, y vimos exactamente en la casa de enfrente un OVNI (en Guaymallén)”, comenzó explicando.

Y luego agregó: “El OVNI era un plato invertido con ventanitas con distintos colores que tenía un eje incandescente. Fue tal la admiración, que llamamos a los vecinos y estuvieron mucho tiempo admirándolo. El plato giraba de derecha a izquierda y, en un momento, hizo un giro muy rápido y se convirtió en un punto de luz. El OVNI era plateado”.

Escuchá la entrevista completa a continuación: 






Ecuador
El pánico por los marcianos se apoderó de Quito hace 70 años
por Freddy Avilés Zambrano 


La transmisión en Quito y que provocó el incendio tuvo las mismas consecuencias que la realizada por Orson Welles en 1938 que causó pánico similar en los oyentes de las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey. Archivo


Un 12 de febrero de 1949, los habitantes de la ciudad de Quito se aprestaban a iniciar su jornada de descanso nocturno cuando el terror se apoderó de ellos al escuchar una emisión radial que anunciaba la invasión de un ejército de marcianos a nuestro territorio.

El motivo que causó esta situación de pánico fue una transmisión radial de la conocida novela de ciencia ficción La guerra de los mundos del británico H. G. Wells. La transmisión se realizó a través de Radio Quito y el susto que se generó motivó el ataque de la población enardecida a las instalaciones de la emisora que funcionaba en el edificio de diario El Comercio, produciéndose un voraz incendio que dejó muertos, heridos y pérdidas millonarias.

El origen del drama

Como cada noche, el conjunto de radio-teatro de Radio Quito inició la transmisión. Para la misma utilizó todo el aparataje de sonido, ruidos, detalles y efectos especiales para darle el mayor realismo a la acción que era una supuesta invasión marciana al Ecuador. Uno de los sitios de aterrizaje de las naves espaciales era el sector de Cotocollao, lo que motivó a que varios policías requisaran vehículos para trasladarse al lugar de la supuesta llegada.

Ante la elevada intensidad del programa, los oyentes comenzaron a llamar insistentemente preguntando si era verdad lo que se estaba escuchando por las ondas radiales. Debido a esta situación, los encargados del segmento tuvieron que interrumpir la emisión para informar al público que todo era ficción basada en una obra literaria, pidieron mantener la calma en un mensaje que emitían cada cierto tiempo durante el programa.

En las calles la situación era otra. La gente aterrorizada salía de sus casas en pijamas tratando de huir de la ciudad a como dé lugar para evitar ser atacada por los que presumían eran belicosos extraterrestres, llevando lo que podían tener a mano. Iban grupos familiares, pues en la transmisión habían escuchado que la ciudad de Latacunga ya había sido destruida por las fuerzas invasoras.




En las inmediaciones de la radio se iban agrupando decenas de personas indignadas por la situación. De pronto, la gente comenzó a lanzar piedras y papel quemado al edificio de El Comercio que casi de inmediato comenzó a incendiarse.

Agentes de la policía aparecen posteriormente y comienzan a repeler con gases lacrimógenos a los manifestantes, estos responden a la embestida policial con violencia y destruyen el mobiliario de la planta baja del diario capitalino.

Por temor a que el fuego se propague se llamó a los bomberos, que llegaron a las once y media de la noche, mientras para apoyar a los elementos de la gendarmería, por disposición del Ministerio de Defensa se enviaron unidades del Cuerpo Motorizado del Ejército con tanques, carros blindados y efectivos de la Caballería que para evitar saqueos establecieron un cerco alrededor del periódico y de la Plaza de la Independencia.




Con la ayuda de personal civil, los bomberos lograron controlar el fuego a las doce de la noche y la calma fue apoderándose poco a poco del sector. El presidente de la República Galo Plaza en una declaración dada al día siguiente dijo que "por la imprudencia que había provocado el estado de terror en la capital se iba a estudiar la posibilidad de reglamentar las nuevas audiciones de radio".

En un comunicado, personeros de diario El Comercio deslindaron la responsabilidad del hecho y expusieron que la dramatización hecha por la emisora fue realizada sin autorización ni conocimiento de los directivos de la empresa.

El pánico en Nueva York

Esta transmisión tuvo similares consecuencias a la realizada por Orson Welles que causó pánico en los oyentes de las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey. Welles y la Mercury Theatre on the air adaptaron la novela para la radio y realizaron una emisión en plena noche de Halloween de 1938.

El resultado fue una jornada de terror para los oyentes que creyeron que efectivamente los marcianos habían invadido los Estados Unidos. Según reportes luego del acontecimiento se calcula que más de un millón de personas creyeron en la autenticidad de la invasión y un porcentaje igual expresó temor de la llegada de extraterrestres a la Tierra.

Los costos en Ecuador

- Cinco millones de sucres fue el estimado de pérdidas por el ataque y posterior incendio ocurrido en el edificio de El Comercio.

- Ocho personas murieron y varias resultaron heridas tras el incidente.

- Personas conocedoras de la obra literaria y que escucharon la emisión radial consideraron que la caracterización fue impecable y no podían salir del asombro por la reacción violenta de las personas.




Fragmentos radiales de "La Guerra de los Mundos"

''Señoras y señores, esto es lo más terrorífico que nunca he presenciado... ¡Espera un minuto! Alguien está avanzando desde el fondo del hoyo. Alguien... o algo. Puedo ver escudriñando desde ese hoyo negro dos discos luminosos... ¿Son ojos? Puede que sean una cara. Puede que sea...

“Una llamarada ha brotado del espejo y se dirige a los hombres que avanzan. ¡Los ha alcanzado! ¡Dios mío, los ha fulminado!”

“Mientras tanto, conservando nuestra fe en Dios, cada uno de nosotros debe continuar cumpliendo con sus deberes, de suerte que nos sea posible oponer a ese enemigo destructor una nación unida, valiente y consagrada a conservar la supremacía humana en esta tierra”. 



Apareció el número de febrero de Phenomena Magazine en español 
por Luis Emilio Annino



Está disponible el último número de la edición en español de Phenomena Magazine, una e-magazine dirigida por Darío Alberto Fernández. Se trata de la versión orientada hacia el público hispanoparlante de la revista electrónica británica del mismo nombre, fundada por Steve Mera. Con una temática centrada en lo paranormal, la ufología y los diversos enigmas y misterios que rodean a la Humanidad, presenta mensualmente las colaboraciones de estudiosos e investigadores que están interesados en la difusión y conocimiento de este tipo de información. 

En esta oportunidad pude compartir un artículo dedicado a la investigadora Julia Mossbridge, una neurocientífica que cree en la existencia de la precognición y comparte su propia experiencia personal.  Es coautora del libro “The Premonition Code: The Science of Precognition” (“El Código de la Premo-nición: La Ciencia de la Pre-cognición”) y becaria del Instituto de Ciencias Noéticas. Los invito a leer éste y los demás artículos en el último número de Phenomena Magazine.

El enlace para la descarga directa y gratuita del número de febrero de 2019 de Phenomena Magazine en Español es el siguiente: http://www.mediafire.com/…/qv6…/18-PMes_Feb_de_2019.pdf/file



Finalmente recordamos que nuestra convocatoria es para:
........................................................................................ 
"85to Café Ufológico de Mendoza: Día: Miércoles 27 de febrero de 2019. Lugar: Café Five Stars - Lavalle 45 (Galería Independencia) - Ciudad de Mendoza. Horario: 19 hs. Participación libre".
........................................................................................


Esperamos contar con su participación.