miércoles, 22 de julio de 2015

Se viene el 42do Café Ufológico de Mendoza

Se viene el 42do Café Ufológico de Mendoza 
por Luis Emilio Annino




Invitamos a participar este próximo miércoles 29 de julio del 42do Café Ufológico de Mendoza, en nuestro ya clásico lugar de reuniones que es el Café Five Stars, ubicado en calle Lavalle 45 de la ciudad de Mendoza, al final de la conocida Galería Independencia. Sin dudas será una nueva ocasión para que todos los que se acerquen puedan expresar sus ideas, conocimientos y experiencias sobre el fenómeno OVNI y la posibilidad de vida extraterrestre.

El Café Ufológico de Mendoza propone un amplio y franco intercambio de conceptos, opiniones y reflexiones vinculados al tema OVNI-vida extraterrestre, en un contexto en donde las charlas se caracterizan por el debido respeto, la cordialidad y la tolerancia. No se permite el uso de grabadores o filmadoras por parte de terceros para no afectar la libre expresión de los presentes. Sólo la organización toma fotografías para registrar visualmente el encuentro. La asistencia es libre y gratuita, sólo se establece el compromiso de pagar lo que se consume en el lugar.

El Café Ufológico de Mendoza promueve y acompaña la creación de este tipo de reuniones ovnilógicas en otras partes del país y del mundo, tales como los existentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Colón (Entre Ríos), Corrientes, La Plata (Buenos Aires), Resistencia (Chaco), Capilla del Monte (Córdoba), Rosario y Santa Fe, que conforman la Red Argentina de Cafés Ufológicos, junto a los cafés organizados en Valparaíso (Chile), Ecuador y Valencia (España).


Investigación OVNI
Caso Alberto Tavernise (Luan Toro, La Pampa)
Por Dr. Luis Alberto Reinoso (EDOVNI - Estudios de los OVNIs)


Alberto Tavernise junto al Dr. Luis Alberto Reinoso.

Estando de vacaciones en Capilla del Monte, el 11 de julio del 2015, leo en internet una noticia que me sorprendió: “Un pampeano asegura que salió a cazar y mato a un extraterrestre”. La noticia de por si era “increíble” y deberíamos descártala por ilógica, pero uno que esta en la investigación de estos temas, sabe que nada debe sorprendernos y que cualquier cosa relacionado con el fenómeno OVNI, es posible. Y que muchas veces el fenómeno se nos presenta incomprensible pero la realidad nos indica otra cosa. Leí dos veces la información y me comunique vía internet con el amigo y colega en la investigación OVNI, de la ciudad de Santa Rosa, La Pampa, Cristian Daniel Contreras, y le pedí una opinión de lo que él pensaba del caso. Con buen tino, Cristian me dice “no puedo decirte nada al respecto, tendrías que investigarlo personalmente y sacar tus propias conclusiones”.

Independientemente al que el caso fuera real o falso, era un llamador para los que estamos detrás de una evidencia o huella del fenómeno OVNI. No se presentan estos casos frecuentemente y por lo tanto considere que era digno de estudio. Regresé a Funes, dejé el auto en mi casa, y en menos de 6 horas decidí viajar a Santa Rosa. Hasta ese momento estaba ciego de información respecto al principal testigo, el señor Alberto Tavernise. Compré los pasajes y me dirigí a internet, donde lo busqué por Facebook y lo encontré en la red. Le envié un mensaje diciéndole quien soy y que mi interés es tener una entrevista personal para escuchar de primera mano su experiencia vivida, en un campo cerca de la localidad de Luan Toro. Ahí me entero que vive en Santa Rosa. Le comunico que llego el domingo a las 21hs aproximadamente y que estaré hospedando en el hotel Río Atuel, frente a la terminal de ómnibus.

Cuando estaba llegando a destino, Santa Rosa, me fijo en mi celular y veo que tengo respuesta a mi mensaje: el señor Alberto me contesta y me da su número de celular, y que apenas llegue lo llame. Me instalo en el hotel y lo llamo. A la media hora ya estaba en el hotel y comenzamos una primera entrevista. En ese mismo momento le pido si puede venir el lunes nuevamente ya que mi grabador no funcionaba, y que era mi deseo tener su relato grabado. Y es ahí que me promete traer copia del acta de exposición hecha ante la sede policial, y fotografías del lugar de los hechos. Desde ya mi agradecimiento.


Nota en el Diario La Arena, pag.19 (11/07/15)


La noticia apareció en el Diario La Arena (11/07/15)
Mi tarea principal y siguiendo un protocolo de investigación era recopilar la mayor cantidad de datos posibles: testimonio del principal protagonista, evidencias físicas de todo tipo, la repercusión del caso en los medios periodísticos de la ciudad de Santa Rosa. Un periodista local, Fernando Tourn, se ocupó del tema y en tres artículos seguidos dio su opinión y el relato de Alberto Tavernise. El viernes 11 de julio un primer articulo titulado “Acta policial refleja un extraño hecho. Un hombre denuncio que mato a un extraterrestre” (Diario La Arena, pag.19) dice: “Un herrero santarroseño concurrió a principio de año a la Seccional Primera y conto un enfrentamiento que tuvo con unos “bichos” de 1,20 metros de altura que lo atacaron cuando estaba en un apostadero”. Aunque parezca digno de una película de ciencia ficción, un hombre de Santa Rosa tuvo en vilo a la policía pampeana cuando le contó a varias personas que había matado a un ET y lo tenia guardado en un freezer de su casa (este hecho fue desmentido por el propio Alberto, y me dice que la intención era otra. Quería provocar una reacción en algunos y parece que picó, ya que le envían la policía). Según el hombre, ocurrió durante un “encuentro” que tuvo con un grupo de entre 5 a 6 individuos en un campo cercano a Luan Toro. El vecino asegura que no alcanzó a agarrarlo porque ocurrió lo que más temía: bajaron dos platos voladores y se llevaron el cuerpo. Días después, un comisario se acercó hasta su domicilio para saber si era cierta semejante afirmación, a lo cual se quejó con un jefe policial por la intromisión de uno de sus oficiales en su investigación. De todo esto formuló una exposición policial que vendría a ser el primer registro formal de un crimen interplanetario.

Alberto Tavernise tiene 59 años y una historia que él jura y perjura que es verdad. Sabe que es difícil de creer y que muchos piensan que esta loco. De hecho en su familia le han pedido que afloje el tema y que deje de andar diciendo que mató a un ET.

Los hechos que relata este herrero santarroseño, domiciliado sobre calle Schmidt, empezaron a mediado del año pasado y tuvieron su pico de intensidad la noche del 9 de agosto del 2014. Ocurrió en un campo a unos 20 km de Luan Toro, donde Alberto iba habitualmente a cazar. Es una zona del oeste pampeano donde los reportes de luces extrañas y hechos difíciles de explicar son habituales.

“Son chiquititos”. “Siempre venían de la izquierda (del apostadero). Yo sentía el movimiento atrás del apostadero, algo que iba y venia. Pasaban por debajo del apostadero, yo lo sentía”, relató Alberto hace unos días cuando se acercó a La Arena a contar su inverosímil historia.

“Son chiquitos, de 1,20 ms de altura aproximadamente, ojos ovalados, se muestran como autómatas, no emiten sonido pero tienen olor y parece que usaran un traje gris. La huella que dejan en el piso es muy extraña con tres dedos hacia adelante y una suerte de espolón, que se hunde en el terreno, hacia atrás”, detalló.

La noche que sintió que los “bichos” lo atacaban disparó con todo el arsenal que había llevado -más de lo habitual, porque sabía que antes o después- el encuentro iba a ocurrir.


Tavernise muestra una foto de una supuesta huella de aterrizaje OVNI.

Uno de ellos cayó no muy lejos del apostadero, pero Alberto presa de pánico no se animó a salir del refugio. Cuando llegó la madrugada pudo ver que el “bicho” ya no estaba ahí. A poco metros donde había caído estaban los rastros evidentes a su entender, del aterrizaje de dos platos voladores.

En un radio de 150 metros a la redonda, el terreno quedó chamuscado y con una contextura gelatinosa. “Bajaron dos platos voladores y se llevaron al bicho que yo había matado”, relató Alberto, siempre seguro de su historia.

El cazador recién se animó a volver al refugio más de un mes después. En esta oportunidad, uno de los OVNIs lo “abdujo” y se lo llevó durante casi hora y media. La experiencia que cuenta Alberto es traumática y cargada de imágenes atemorizantes, de las cuales aún no se ha recuperado.

En el freezer

Cuando pudo recuperarse de semejantes experiencias, Alberto contó a sus familiares y a investigadores locales del fenómeno OVNI lo que había sucedido en el apostadero. Pero le dio una vuelta de rosca al relato porque temía que quisieran apropiarse de su experiencia. Les dijo que se había traído el cuerpo y que lo tenía guardado en el freezer de su casa. El rumor corrió rápidamente entre los ufólogos locales y a los pocos días ocurrió lo que Alberto esperaba: apareció un comisario de la policía pampeana por su casa y le preguntó si era cierto que tenía un ET muerto en su freezer. Él lo negó rotundamente y convenció al policía que no era cierto. Molesto por la intromisión, unos días después se encontró en la calle con otro jefe policial, al que le reclamó por la visita. El comisario reconoció que sabia del rumor del ET y prometió tomar cartas en el asunto.

En vista de que su caso era de conocimiento publico y que había varios interesados en el tema. Alberto concurrió a la Secciona Primera y plasmó en una exposición policial lo sucedido en el campo de Luan Toro. También algunos detalles de la “abducción” que sufrió del OVNI unos meses después, de características similares a las que hace 30 años vivió el winifredense Julio Platner.

Inverosímil por donde se lo mire, lo cierto es que el hombre hizo algo que nadie había hecho hasta el momento: concurrió a una sede policial y labró un acta de lo que, según él, sucedió aquella noche y en las noches sucesivas en el campo de Luan Toro. Un registro formal de un suceso digno de un cuento de ciencia ficción.

Exposición policial

Tengo en mi poder copia del acta policial que me fue entregada por el propio Alberto en nuestro segundo encuentro.

“La exposición policial tiene fecha del 27 de enero del 2015 y se confeccionó en la Seccional Primera de Policía de Santa Rosa. Allí Tarvenise formuló un relato, de lo que según él sucedió en el apostadero de Luan Toro. “Que son sus deseos exponer que el año pasado (2014), en el mes de febrero, fue a cazar a un campo, con autorización, el cual está ubicado a 20 km de Luan Toro, siendo que un día se hallaba en el apostadero, en varias oportunidades sentía movimiento, y oía ruidos extraños alrededor del mismo, ya que hace doce años que caza (sic) le pareció anormal, hasta que el día 9 de agosto del 2014 a las 00.00hs aproximadamente, lo rodearon cinco extraterrestres, de 1,20 ms de altura, cuatro dedos, y un talón en los pies de 15 cm, aproximadamente, de los cuales dos ingresaban debajo del apostadero, y cuando intenta dispararles lo durmieron, desconociendo como, y al despertar, ya no estaban más”.

“Que posterior a esto en varias oportunidades tuvo contacto con estos seres y en un momento tuvo un enfrentamiento con uno de ellos, donde lo abatió, disparándole aproximadamente 14 a 15 tiros de fusil (FAL, calibre 308) (día 1 de octubre del 2014); al acercarse a 40 metros de donde estaba el ser caído se acercan tres más hacia donde estaba este, que ante la situación atina a cambiar el cargador, lanza dos bombas de humo, para cubrir la retirada, y se aleja del lugar, regresando cuando estaba amaneciendo, apreciando que ya no estaban”. “Después del abatimiento del ser, se acercaron al lugar dos platos voladores, uno frente al apostadero, a 120 metros de distancia, y otro a 200 metros; donde luego de esto se recolectaron los residuos de la combustión del mencionado objeto, y lo entregó a (…) quien adujo entregárselo al forense (…) para su análisis, y otra fue enviada al CITEFA, de Villa Martelli”.

“Que después de un tiempo regreso al apostadero, más precisamente el sábado 7 de noviembre del 2014, donde se posesiona un plato volador arriba del mismo, y lo secuestran, durante una hora y media encontrándose en un lugar desconocido, solo llega a observar rayas blancas y negras simétricas, y luego lo colocan en una banqueta del apostadero, donde solo puede ver un ciervo que está tomando agua, en un charco que está a 60 metros de distancia, el cual sale corriendo rápidamente”. “Que a raíz del secuestro estuvo 15 días con los ojos abiertos de noche y de día, ya que no podía cerrar o abrir los ojos del dolor, motivo por el cual fue asistido por un medico neurólogo, clínico y oculista. Que es todo cuanto tiene que decir al respecto, y radica la presente a los efectos de dejar constancia. Y firma al pie, aparece otra firma de Fanny E. Salazar Lucero (Oficial ayudante Policía de La Pampa).

Finaliza el periodista del Diario La Arena diciendo “Para reírse o para creer, lo cierto es que en La Pampa hay un documento público que refleja nada menos que la muerte de un ser extraterrestre, un crimen interplanetario, o algo así.”


Diario La Arena, pag. 12 (12/07/15)

El día sábado 12 de julio en la pag.12, en el Diario La Arena, se publica un segundo articulo sobre este caso, con el titulo: “Amplia repercusión en los medios” y comenta la gran repercusión que tuvo en los medios de prensa gráficos, digitales y audiovisuales, redes sociales y en Facebook. Y hacen un croquis sobre como fue el hecho y la descripción de los seres.

El día domingo 13 de julio en la pag.12 del Diario La Arena, se publica un tercer artículo con el titulo: “El cazador advirtió que ufólogos quisieron mejicanearle la historia". "Tavernise escribirá un libro sobre como mato a un ET”.


Diario La Arena, pag. 12 (13/07/15).


En mi segunda entrevista con el principal testigo, Alberto Tavernise logró grabar todo su relato y en esa ocasión me estaba acompañando el amigo y colega Cristian Daniel Contreras, quien también participa de la entrevista. Fue una reunión muy provechosa, donde el propio Alberto Tavernise, me agrega otros detalles que en el acta de exposición no manifestó y me hace algunas anotaciones para que yo tuviera en cuenta en un futuro. Me comenta que esta en contacto con el investigador Salvatore Carta y que él está al tanto de su experiencia. Le digo que me conecte con Salvatore y con el programamos ir a un lugar esta noche para hacer algunas observaciones en el cielo y estar en un lugar donde a veces ocurren fenómenos paranormales y relacionados con el fenómeno OVNI. Estoy hablando del Paraje La Araña, a pocos kilómetros de la ciudad de Santa Rosa. Y que por la mañana viajaremos junto a Salvatore hasta Victorica a visitar a un amigo y posiblemente viajemos al campo de Luan Toro. Y lo invito a venir con nosotros. Me dice “tengo mucho trabajo, pero además, tuve unas diferencias con el dueño del campo, pero tengo que hablarle por teléfono y así poder ir nuevamente”.

Me despido del señor Alberto Tavernise y quedo en estar en contacto vía Facebook, me da su tarjeta personal y le digo que mi trabajo principal es recoger todas la evidencia posibles: su testimonio, fotos del lugar, el acta policial, recorrer en lo posible el lugar de los hechos y hacer un relevamiento fotográfico, etc. y que hay una segunda etapa, donde interviene un profesional de la salud mental, donde es él quien puede indagar su mente, ya que es un medico psiquiatra que trabaja con nosotros, el Dr. Néstor Berlanda, de la ciudad de Rosario, que aplicando una técnica que ellos denominan “relajación profunda” pueden lograr obtener mayor información sobre el caso ocurrido. Y que le voy avisar al respecto y si él está dispuesto a tener esta intervención profesional. Nos despedimos cordialmente.

Son las 00:00 hs aproximadamente, y me pasa a buscar por el hotel el amigo y colega en la investigación OVNI, Salvatore Carta para dirigirnos al paraje La Araña. Salvatore, viene con un amigo y juntos los tres marchamos hacia el lugar elegido. Previamente y como es costumbre de Salvatore, pasamos por la comisaria del sector y avisamos quienes somos y que vamos hacer en ese paraje.

Después de recorrer varios kilómetros, llegamos al paraje mencionado y nos dispusimos a observar el cielo, donde las estrellas parecen caerse y estar al alcance de las manos. Estaba un poco nublado, pero nos sorprende una luz en el horizonte, que brillaba y daba la impresión de estar en movimiento. Nos dimos cuenta que solo era una ilusión óptica y que la refracción daba esa impresión. Estuvimos casi dos horas observando y aprovechando para contar algunas anécdotas sobre casos OVNI ocurridos en esa zona. Y debatimos además, sobre este caso que estábamos investigando. Que para mi era nuevo, ya que me había enterado el viernes 11 de julio pasado, pero los investigadores locales tenían conocimiento desde hace unos 4 meses.

Cuando regresamos, nos paró la patrulla de caminos, pero como no llevamos armas, solo teníamos unos largavistas, y mucho frio, no pasó nada. Los policías nos comentaron que ellos habían visto en el horizonte una extraña luz que se movía, y parecía que se acercaba y alejaba. Habíamos visto el mismo fenómeno celeste. Pero no le dijimos nada de que tenia una explicación lógica.

Al otro día, Salvatore me pasa a buscar y juntos vamos hacia Luan Toro. Él tenia que pasar a visitar a su tío Mario N., de 82 años, y que hacia como veinte años que no veía. Me sorprende ya que me muestra la ubicación exacta del campo donde ocurrieron los hechos narrados por Alberto Tavernise, tenía las coordenadas exactas y además utilizaba un GPS. No nos podíamos perder.

Llegamos a Luan Toro, y lo primero que hicimos fue ir a la comisaria, presentarnos y comentarles a qué veníamos. Ellos estaban al tanto del caso de Alberto, pero no emitieron ninguna opinión. Nos indicaron donde vivía el tío Mario. Fue un momento lindo, ver el reencuentro de Salvatore con su tío. Intercambiaron recuerdos. Salvatore le hace la promesa de que pronto volverá y traerá a sus padres. Le imponemos los motivos de nuestra visita a esos lares y el tío nos dice que posiblemente el campo sea de Don José un amigo de él que no ve de hace rato. Y nos indica el lugar de ubicación del campo. Quiere acompañarnos, pero como nosotros seguimos viaje a Victorica, desiste de ir.

Alberto Tavernise y una fotografía del apostadero.
Con esa recomendación viajamos directamente en busca del campo. Nuestro objetivo, una vez localizado el campo, es hacer un relevamiento fotográfico del lugar, del mangrullo o apostadero, las posibles huellas, etc.

Recorrer los caminos vecinales, como ellos los llaman, es toda una aventura, ya que solo se observan campos y campos, tranqueras que son todas iguales. A pesar de tener la ubicación exacta y manejarnos con un GPS, nos pasamos de largo, casi dos mil metros, del portón o tranquera del campo de Don José.

Vimos un tanque australiano y un molino, y los dos saltamos la tranquera que estaba cerrada con una cadena y candado. Emprendimos la caminata y a unos treinta metros vimos a un hombre que apareció detrás de unos arboles con una carabina en las manos. Nos paramos y empezamos a los gritos: “permiso…permiso”. El hombre dejó la carabina apoyada en un árbol y nos indico que pasáramos. Nos acercamos con un poco de temor, ya que el hombre llevaba una cuarenta y cinco o nueve mm, bajo su hombro. Me llamo Heint, soy alemán, nos dijo, de Winifreda. Salvatore le da su nombre y dice que es de Santa Rosa. Y le menciona el nombre de una persona de Winifreda, que era conocido y amigo de este señor Heint. Es ahí, que el clima de tensión afloja y le preguntamos si este es el campo de Don José. Nos dice que no, y nos indica cual es, nos habíamos pasado casi dos mil metros. Saludamos y nos dirigimos al campo correcto.

Comentamos entre nosotros la experiencia vivida y lo peligroso que es en estos tiempos saltar una tranquera sin permiso previo.

Por fin localizamos el campo de Don José, y como la tranquera no tenía ningún candado decidimos entrar con el auto. Hicimos unos treinta metros y paramos. Vimos a una persona que estaba parada en la puerta de una casa improvisada y que iba y venía, mirándonos. Salvatore baja del auto y se dirige a este hombre que tenia un celular en la mano y estaba hablando con alguien. Y le dice: “Don José, Don José venimos de parte de mi tío Mario N”. Le contesta con mal humor, vemos que está sacado y nos pregunta en tono amenazante: “quienes son Uds. porque están aquí; llamé a la policía…”. Le pedimos que se calmara, que solo queríamos hablar con él por el caso que había ocurrido en su campo. Ahí se puso más nervioso, y nos decía que cómo sabíamos nosotros lo que había ocurrido. Y que todo era un invento de esa persona, y que le trajo muchos problemas. “Estoy cansado que me ensucien, todo por ese señor Alberto, que miente, que inventó todo”. Le decimos que Alberto no lo menciona para nada y que tampoco dio la ubicación del campo. Me bajo del auto y trato de hablar con Don José. Le explico quien soy y cuales eran los motivos de querer hablar. Salvatore, le entrega sus documentos, los toma y lo retiene, está esperando que llegue la policía. Le decimos que estuvimos en la comisaria y que ellos están al tanto de nuestra visita. Le comenta que fue su tío Mario, quien nos indicó su domicilio, y que tiene entendido que son amigos. Allí comienza a aflojar la tensión, pero duda de nuestra presencia. Salvatore lo invita a ir a Luan Toro, pasar por la comisaria e ir a visitar a su tío. Don José acepta y los tres nos dirigimos a Luan Toro. En el viaje nos cuenta los motivos del enojo con Alberto. Coincide con los argumentos que me dijo Alberto en la segunda entrevista y al invitarlo a venir con nosotros al campo. Nos dice Don José “No le den un peso, él quiere 50.000 pesos por su historia”, le decimos que nosotros investigamos y no pagamos por la información. Y que se quede tranquilo.

Llegamos a Luan Toro, pasamos por la casa del tío Mario y se produce el encuentro entre dos amigos que hace mucho no se ven. Es el propio tío quien le dice que él nos indicó el lugar exacto de su campo. Don José cambia de actitud y se aclara parte del entuerto. Nos quedamos un rato escuchando anécdotas y recuerdo entre ellos y partimos nuevamente, esta vez para la comisaria. En la sede policial y delante del comisario, aclaramos nuestra situación y Don José le pide al comisario, que si vienen a preguntar por él o la ubicación de su campo, que no le dé ninguna explicación y que no quiere recibir a nadie. No quiere que nadie lo moleste. El comisario le toma los datos personales y su numero de celular y le da el número de la comisaria.

Don José explica su enojo y que no quiere que nadie lo moleste por ese asunto de los ET y dice que el señor Alberto tiene prohibida la entrada a su campo.

Aclarado todo, salimos los tres de vuelta al campo. Don José cambia totalmente su conducta para con nosotros, tal es así que nos invita a comer unos salamines caseros con un tinto. Y reconoce que hace como diez años atrás, en un campo cerca del suyo apareció un circulo o huella de un supuesto aterrizaje de un OVNI. Eran las 19hs aproximadamente, y nos estaba esperando Juan en Victorica.

Juan, nos estaba esperando en Victorica, recién llegado de Bolivia, había estado en una reunión con (el Papa) Francisco y (el presidente de Bolivia) Evo. Grande Juan, felicitaciones!!!

Nos preparó unas costeletas de cerdo que estaban sabrosas, y nos contó algunas experiencias OVNI que le ocurrieron a uno de sus amigos. Quedamos con Salvatore en volver con tiempo e ir a los lugares y hablar con los testigos de esos casos. Regresamos esa misma noche a Santa Rosa.

Al día siguiente me quedaba casi todo el día libre, ya que mi regreso a Rosario, estaba programado para las 23hs. Decidí ir a ver al periodista Fernando Tourn, del Diario La Arena, y preguntarle que opinaba del caso. Fue una charla muy interesante, y me resolvió algunas dudas que yo tenia, que más que dudas eran prejuicios.

De la charla surgió una nota que apareció el día jueves 16 de julio del 2015, en la pag. 32, la tituló “Investigador trabaja en caso Tavernise. Un ovnilogo de Rosario dice que el relato es “creíble”.

“Es un ufólogo con medio siglo de experiencia y unos 80 casos analizados. Anticipó que la historia del pampeano figurará en su próximo libro. Su teoría es que no fue una abducción extraterrestre. Pasada la sorpresa inicial y la difusión mediática generada por la noticia, el caso del cazador santarroseño que dice haber matado un extraterrestre ya pasó a otro nivel: ahora es un tema de investigación por parte de estudiosos del fenómeno OVNI. Para uno de ellos, la abducción no habría sido de origen extraterrestre sino de carácter gubernamental. Un psiquiatra quiere someter a Tavernise a una técnica de relajación profunda para saber si en la profundidad de su mente todavía hay imágenes que no han aflorado... El viernes de la semana pasada Reinoso estaba pasando unos días de vacaciones en las sierras de Córdoba cuando leyó el articulo sobre la exposición policial formulada por Alberto Tavernise y no dudo ni un minuto en tomar el primer colectivo rumbo a La Pampa. Desde entonces mantuvo un par de entrevistas con Tavernise y también hizo un trabajo de campo para conocer el entorno personal del cazador y el contexto geográfico en que se produjo el “encuentro” entre el hombre y los cinco pequeños seres".

"De cualquier manera aclaro, no es su función juzgar credibilidad sino buscar todas las evidencias físicas disponibles sobre el caso, sean fotografías, rastros, testimonios o cualquier otra cosa que sume elementos. En una segunda etapa, esta investigación continuará con la visita de un psiquiatra que se reunirá con Tavernise, quien ya anticipó que no tiene inconvenientes en prestarse al estudio. El psiquiatra aplicará una técnica de relajación profunda que permitirá, en caso de haberlas, acceder a imágenes que quedaron registradas en lo profundo de su mente".

"Abducción. Reinoso tiene una teoría muy fuerte en relación al incidente. Para él no fue una abducción producida por ET, sino lo que llamamos una abducción “gubernamental”, donde los ET son la excusa para tapar el verdadero origen, reveló."

"La diferencia más evidente entre unas y otras está en las consecuencias para las personas abducidas: las primeras son no traumáticas y en general promueven un crecimiento espiritual de la persona; las segundas generan recuerdos traumáticos y difíciles de llevar para esas persona… Detrás de esto, aventuró el investigador, hay grupos de poder que no se visibilizan, intereses que promueven un “nuevo Orden mundial” y que no dejan de experimentar con los seres humanos las más variadas e impensables armas de dominio masivo de la población."

"Por ello, para mantener el secretismo de sus operaciones, nada mejor que achacarle la culpa de todo a los extraterrestres, que si bien existen y están entre nosotros.”

Hasta aquí mi informe, dejando pendiente mis conclusiones definitivas, ya que falta parte de la investigaciones programadas para un futuro. El caso esta abierto y seguiremos monitoreando al principal testigo. Funes, 19 de julio del 2015.



Finalmente recordamos que nuestra convocatoria es para:

........................................................................................
"42do Café Ufológico de Mendoza: Día: Miércoles 29 de julio de 2015. Lugar: Café Five Stars - Lavalle 45 (Galería Independencia) - Ciudad de Mendoza. Horario: 19 hs. Participación libre".
 ........................................................................................

Esperamos contar con su participación. 

2 comentarios:

  1. haber..este hombre pq miente?que necesidad?segun el lo atacaron pero como es un cazador acostumbrado a matar lo que se le cruce baya a saber lo que el interpreto dicho sea de paso tanta necesidad de ocasionarle tantos disparos?y si no eran seres malignos como el cree??...la verdad q entre el y los ets no se con cual querarme

    ResponderEliminar
  2. p/d:denerian deja visibles todos los comentarios no solo los de su agrado

    ResponderEliminar