domingo, 21 de febrero de 2016

España: "Me amenazaron con un Consejo de Guerra si contaba lo del OVNI"

España
"Me amenazaron con un Consejo de Guerra si contaba lo del OVNI"
El reusense Gabriel Font narra el interrogatorio al que fue sometido tras ver desde la torre de control un fenómeno que el Ejército investigó y mantuvo como ´materia clasificada´ 24 años.

Raúl Cosano / Jaume Aparicio 


Gabriel Font, uno de los soldados que avistó el objeto la mañana del 13 de mayo de 1969, con la foto de su servicio militar en Reus. Foto: Lluís Milián

Gabriel Font (68 años, Reus) se pasó décadas silenciando el avistamiento de un Objeto Volante No Identificado (OVNI) que observó el 13 de mayo de 1969, desde su puesto de soldado, cuando hacía el servicio militar en la base aérea de Reus. «No se lo conté a nadie. Sólo lo sabían mis hijas y mi mujer, que me creían pero no le daban importancia», admite. La confidencialidad de aquel suceso, transformado en un expediente y en una investigación por parte del Ejército, le impidió comunicar cualquier detalle.

Después de la observación, Font y otras personas que trabajaban en la torre de control (o que acudieron movilizadas ante el avistamiento de marras), fueron requeridas para dar testimonio. «Al cabo de unos días nos llamaron al hangar, donde tenía el despacho un capitán. Fuimos muy mudados, con nuestra mejor ropa, porque todo era muy formal, y nos preguntaron: ‘¿Qué han visto ustedes?’», explica Font, que responde ahora lo que dijo en aquel momento lleno de tensión y con cierta perplejidad: «Vimos una luz muy fuerte a la altura de las Quatre Carreteres. Luego se movió y acabó desapareciendo. Coincidía con que estaba volando un teniente coronel y le dimos la orden de que se dirigiera hacia allí pero no vio nada. Algunos subieron a la torre, nos juntamos allí ocho o nueve personas».

Tras el relato, el capitán les requirió, según cuenta Fono: «Nos dijeron que lo que habíamos visto era secreto y que en caso de contar algo seríamos sometidos a un Consejo de Guerra. Fue algo muy fuerte, todo eso me impactó y me asustó… yo sólo tenía 19 años». Nadie volvió a hablar de aquello. Gabriel concluyó su servicio militar en la capital del Baix Camp sin volver a mencionar un caso que fue catalogado como ‘confidencial’ e incluido en un informe bajo el epígrafe ‘Avistamiento de Fenómenos Extraños’, con sellos, firmas y rúbricas de altos cargos del ejército.

Ese expediente, junto a otros muchos (algunos también sucedidos en Reus o Tarragona), fue desclasificado en 1993. Así lo reflejaba el Diari en su edición del pasado domingo, donde desglosaba las pesquisas realizadas por Defensa sobre algunos avistamientos OVNIs en la provincia, con motivo de una reciente descatalogación de la CIA en Estados Unidos. «No tenía constancia de que hubiera habido un expediente, aunque la investigación sí debió existir porque yo di testimonio», cuenta, mientras da detalles de su labor: «Yo hacía de ayudante del sargento en la torre, iba a buscar los planes de vuelo, auxiliaba en lo que podía…», rememora. «En aquel momento no había mucha actividad en el aeródromo, básicamente eran operaciones militares, y empezaban a llegar los primeros chárters. A veces los pilotos que venían de fuera nos traían a los de la torre algún regalo, como paquetes de tabaco», desgrana.

Su relato coincide con el que sargentos o controladores ofrecieron en su momento y que quedó plasmado en la documentación que estuvo en manos de las fuerzas aéreas españolas. El expediente habla de «un punto brillante, inmóvil, con luminosidad homogénea a excepción de unas manchas de forma alargada, horizontales, de mayor intensidad y de color amarillento», según la descripción del controlador al apreciar el objeto en cuestión con unos prismáticos. «¿Fue un globo sonda?», se pregunta ahora Font. Como muchas de aquellas indagaciones, el resultado no fue concluyente, aunque tras varias consultas, también documentadas en los papeles que durante 24 años constituyeron materia clasificada, se descartó que fuera un globo sonda. Se sugirió que tras el fenómeno estaba la «hipótesis de un reflejo, observable sólo en una dirección determinada».

La conjetura se basa en el hecho de que hubiera varios aviones en vuelo, entre ellos cinco portugueses y un biplaza. «Aquello no fue un reflejo, no sé lo que fue, pero sé que estaba allí y todos lo vimos», concluye Font.  

También fue visible desde el centro de Reus

Algunos testimonios recuerdan que el fenómeno del 13 de mayo de 1969 que analizaron en su momento las fuerzas aéreas fue observado también desde el centro de Reus, y no sólo en el aeródromo militar. Varios ciudadanos rememoran que generó expectación en vías céntricas como la calle Llovera, desde donde se podía percibir el objeto. Algunas personas, movidas por la curiosidad, salieron a la calle para intentar ver lo que ocurría en el cielo aquella mañana. 



http://www.diaridetarragona.com/reus/57210/me-amenazaron-con-un-consejo-de-guerra-si-contaba-lo-del-ovni

1 comentario:

  1. Impresionante caso. Gracias, amigo argentino Luis-Emilio Annino. Un abrazo desde Valencia, España.

    ResponderEliminar