domingo, 28 de agosto de 2016

¿Quiere encontrar extraterrestres? Busque en los planetas que se han convertido en estrellas

¿Quiere encontrar extraterrestres? Busque en los planetas que se han convertido en estrellas
por George Dvorsky

En la película de 1984 2010: The Year We Make Contact, los extraterrestres convierten a Júpiter en un mini-estrella.

A Júpiter se lo refiere a menudo como una "estrella fallida", llevando a algunos futuristas a preguntarse si nuestros descendientes podrían incendiarlo en un proceso llamado planetary stellification (algo así como estrellificación planetaria). Un estudio reciente sugiere que esto es de hecho teóricamente posible -y que debemos estar a la caza de extraterrestres galácticos que ya han convertido a sus gigantes de gas en objetos estelares. 

En un artículo especulativo que pronto será publicado en la Revista de la Sociedad Interplanetaria Británica, el físico y astrobiólogo Milan M. Ćirković, del Observatorio Astronómico de Belgrado, presenta una forma completamente nueva para que los científicos de SETI busquen señales de civilizaciones extraterrestres avanzadas. Inspirado por el trabajo del físico británico Martyn J. Fogg y su sugerencia de que convirtamos a Júpiter en una especie de mini-estrella, Ćirković dice que hay que empezar a buscar objetos "estrellificados" en otros sistemas planetarios como señales de astro-ingeniería extraterrestre. 

Aquellos de ustedes que han leído el clásico de ciencia ficción de Arthur C. Clarke 2010: The Year We Make Contact (1982) debe estar familiarizado con el concepto de estrellificación planetaria. En esta novela, los monolitos alienígenas convierten a Júpiter en una pequeña estrella. Esto hace que la luna de Júpiter, Europa, pase de ser un páramo helado a una selva verde. Siete años después de que este libro fue escrito, Martyn Fogg tomó este concepto de ficción como ciencia y lo convirtió en ciencia muy real. En su artículo de 1989, “Stellifying Jupiter: A first step to terraforming the Galilean satellites“, Fogg explicó cómo esta hazaña asombrosa de astro-ingeniería en realidad podría lograrse.

La idea es liberar la energía gravitacional del gigante de gas mediante la inserción de un agujero negro en miniatura directamente en la masa de Júpiter. En contraste con la energía de fusión nuclear de nuestro Sol y otras estrellas "normales", el mini agujero negro es capaz de devorar la masa de Júpiter desde dentro en un proceso conocido como acreción, obligando a la liberación de grandes cantidades de energía.

Un agujero negro en miniatura cultivado en el laboratorio podría ser utilizado como una semilla para convertir a un gigante de gas en una pequeña estrella. (Imagen: Interestelar)

Esta energía se absorbe y se irradia repetidamente, haciendo que salga hacia la superficie de Júpiter. Con el tiempo, esta energía podría llegar a la superficie y se extendería hacia el exterior a través del espacio como cualquier otra iluminación estelar. Al estrellificar a Júpiter de esta manera, Fogg dijo que podíamos convertir a los satélites de Galileo en lugares cálidos y habitables. Lo que es más, podríamos construir una especie de concha mini-Dyson (o enjambre) alrededor de la estrellificada Júpiter para captar la energía saliente. 


Ćirković piensa que Fogg estaba en el camino correcto, y que los futuros seres humanos podrían llevar este concepto aún más lejos. "Si hay lunas o planetas alrededor de los objetos subestelares -y recientemente hemos detectado planetas alrededor de enanas marrones- éstos podrían proporcionar mucho espacio habitable e industrial", dijo Ćirković a Gizmodo. "Y puesto que estos objetos son tan numerosos, presentan excelentes estaciones de reabastecimiento para las misiones interestelares."

Las enanas marrones no son lo bastante como para ser planetas, y no del todo estrellas. Quizás algunas de ellas son producto de proyectos de astro-ingeniería alienígenas avanzados. (Imagen: NASA)
De hecho, esta idea es tan buena, argumenta Ćirković, que debemos asumir que los alienígenas avanzados ya se están embarcando en estos proyectos a megaescala. Él cree que es una aplicación razonable del principio copernicano, es decir, la idea de que no somos especiales o únicos en el gran esquema de las cosas, y que las motivaciones alienígenas son propensas a reflejar la nuestra propia, es decir, un deseo permanente de energía, hábitat, espacio, combustible, recursos materiales y así sucesivamente. 

En el tiempo transcurrido desde que Fogg escribió su documento, también hemos aprendido mucho acerca de los agujeros negros y cómo funcionan. Aunque puede sonar extravagante y muy peligroso, Ćirković especula que una civilización post-humana avanzada o extraterrestre será capaz de crear un mini agujero negro en el laboratorio, alimentarlo de materia de una manera controlada, y luego cargarlo eléctricamente de manera que pueda ser maniobrado con fuertes campos eléctricos. 

Por supuesto, el proceso de estrellificación planetaria estará lleno de peligros, y puede que no sea digno de los riesgos. Cualquier cosa relacionada con los agujeros negros -incluso en miniatura- será excepcionalmente peligroso. A Ćirković le preocupa que un error, o incluso un plan terrorista, podría hacer que el pequeño agujero negro caiga en la Tierra, o algún otro planeta habitado. 

"Además, en las últimas fases de la estrellificación, después de unos 100 millones de años más o menos, el estrellificado Júpiter estará muy brillante y puede llegar a ser bastante inestable", dijo. "Esto podría poner en peligro al resto del Sistema Solar, o a un sistema planetario análogo por las estrellificaciones extraterrestres." Esto requerirá de  nuevas intervenciones de astro-ingeniería. "Tales civilizaciones tecnológicas tremendamente avanzadas son propensos a planificar para todo tipo de contingencias y cosas que podrían salir mal", dijo. 

No hace falta decir que va a ser difícil detectar a un planeta estrellificado, pero Ćirković piensa que podría ser posible. "La astronomía observacional se ha venido desarrollando de manera espectacular en las últimas décadas", dijo. "Por lo tanto, mientras que la detección de objetos subestelares estrellificados es una tarea difícil para cualquier estándar, podría llegar antes de lo esperado." 

La prueba más sencilla será la de buscar estrellas que son demasiado pequeñas -tanto en términos de masa y de radio- para que estén emitiendo un cierto nivel de brillo o luminosidad. Además, si el presunto planeta estrellificado se encuentra en un sistema binario, y sobre todo si se encuentra en un sistema binario con uno o más planetas en la zona habitable de su compañero, este podría ser un excelente candidato. 

El problema, según Ćirković, estará en el discernimiento natural a partir de procesos artificiales, y podemos llegar a ser las víctimas de los efectos seleccionales. "Estamos tan acostumbrados a mirar a procesos completamente naturales de la estructura y la evolución estelar, que utilizamos para determinar la luminosidad cosas tales como radios, edades y pesos, los cuales nos llevarán por mal camino si estamos ante un artefacto", dijo. 

Como Ćirković señala en su nuevo estudio, ya tenemos las tecnologías telescópicas necesarias para la búsqueda, por lo que podemos empezar en cualquier momento. El único obstáculo importante es la posible falta de interés. Dicho esto, está alentado por la reciente tendencia hacia el "SETI Dysoniano" -la búsqueda de megaestructuras exóticas, tales como las esferas de Dyson. 

Pero como la exasperante y misteriosa "estrella menguante"  KIC 8462852 está revelando -y como el mismo Ćirković admite- será muy difícil probar que un objeto estelar anómalo es representante de una civilización extraterrestre avanzada. Pero con el tiempo, mientras que nuestras tecnologías telescópicas mejoran, y obtenemos una mejor comprensión de lo que estamos buscando, es posible que, finalmente, echemos un vistazo a los extraterrestres trabajando.




Modificado por orbitaceromendoza

2 comentarios:

  1. En este caso sucede lo mismo que con el "edificio" de la teología: todo nace de y se sustenta en la creencia de la existencia de algo.

    Pero hay que ser radiaclmente desconfiados como Descartes: esto no es más que una elaboración de Homo sapiens, que como buenos depredadores, no suelen enfrentarse directamente a sus presas, sino que elaboran estrategias para engañarlas. Así la exploración espacial hay que tomarla con pinzas: elaborar metas extraplanetarias ayuda a "limar" reticencias respecto a proyectos domésticos. Así, si queremos llegar a otros mundos, se nos propone como necesario desarrollar la energía nuclear en busca de la maravilla de la fusión controlada... Pero es muy probable, que como sucede con la religión, los sacerdotes no crean en Dios, y todo no sea más que una distracción para que dejemos que nos instalen un reactor nuclear a las puertas de casa.

    No nos engañemos: no podemos salir de esta bolita de agua y tierra.

    ResponderEliminar
  2. Caemos fulminados como moscas de la fruta, o enloquecemos irreversiblemente ante ridículas variaciones de temperatura, presión, radiación... No nos engañemos: no podemos salir de esta bolita de agua y tierra.

    ResponderEliminar