viernes, 30 de marzo de 2018

No te olvides de la UFOlogía: la influencia del saber OVNI en la cultura pop

No te olvides de la UFOlogía: la influencia del saber OVNI en la cultura pop
por Robbie Graham



A principios de este mes, Vox presentó un video ensayo en su sitio web que examina "Por qué nos imaginamos alienígenas de la forma en que lo hacemos". Vox nos dice:

"A menudo imaginamos que los extraterrestres se ven de cierta manera porque los hemos encontrado en libros, películas o programas de televisión, lo que significa que cuando pensamos en alienígenas, generalmente pensamos en el producto de la imaginación de otra persona".





Vox sugiere que conceptualizamos a los alienígenas como lo hacemos casi por completo debido a la ciencia ficción, en forma de libros, películas, programas de televisión, etc. Como lo he demostrado en mi propio trabajo, no es tan simple como eso. El video ensayo de Vox es interesante, pero lo que no se tiene en cuenta es la tremenda influencia de la subcultura OVNI, una subcultura surgida de lo que parece ser un fenómeno ontológicamente real.

Es un concepto erróneo común que Hollywood saca sus imaginaciones alienígenas de la nada; en realidad, la industria del cine ha estado extrayendo inspiración creativa de la UFOlogía -de informes del mundo real de encuentros de otro mundo- durante décadas. Los objetos voladores no identificados son "reales", lo que quiere decir que existen independientemente del cine, y de la cultura pop de manera más amplia. Los OVNIs han sido investigados por gobiernos de todo el mundo durante casi siete décadas. Lo que el fenómeno representa está abierto para el debate, pero el punto es que, incluso en un mundo sin películas, la gente continuaría informando OVNIs. La gente reportaba OVNIs cómodamente antes de que Hollywood se hiciera cargo del hecho.

Crédito: mysteriousuniverse.org
De hecho, los primeros informes de platillos voladores en la era moderna de los OVNIs son anteriores al primer largometraje de Hollywood sobre OVNIs por tres años. Fue en 1947 que el famoso avistamiento del piloto Kenneth Arnold dio lugar al término "platillo volante", pero no fue sino hasta 1950 que Hollywood produjo The Flying Saucer (der.), un intento barato de sacar provecho de la histeria de los OVNIs que barría Norteamérica. La histeria no fue incitada por el cine, sino por numerosos informes en todo el país de objetos en forma de disco que invadían el espacio aéreo de los Estados Unidos.

Desde 1950, la industria del cine ha estado tomando conceptos ufológicos y popularizándolos a través del género de ciencia ficción: "Hombres de negro", "Encuentros cercanos del tercer tipo", "El cuarto tipo", "Área 51". Hollywood no creó estos términos, todos fueron parte del lenguaje común de la UFOlogía décadas antes de que Hollywood los levantara. Lo mismo puede decirse de la imagen ahora icónica del alienígena "Gris", una forma que tiene sus raíces en la literatura OVNI preexistente y que desde entonces ha encontrado su camino en algunas de las películas de ciencia ficción y programas de televisión más populares de todos los tiempos.


El extraterrestre homónimo de la película de 2011, 'Paul', que se basó en gran medida en la literatura y el debate OVNI. (Crédito: mysteriousuniverse.org)


Crédito: mysteriousuniverse.org
Una imagen recurrente en el video de Vox es la del alienígena Gris, pero Vox no hace alusiones a sus orígenes UFOlógicos; la implicación es que Hollywood lo soñó. De hecho, las descripciones de lo que ahora llamamos Grises estaban surgiendo en relatos de secuestro en el mundo real reportados a Budd Hopkins y otros investigadores en la década de 1970, y el supuesto secuestrado Travis Walton había descrito tales entidades ya en 1975. No fue hasta dos años más tarde, en 1977, que Hollywood produjo su primera imagen cinematográfica totalmente cristalizada de los Grises en la orgullosamente UFOlógica Close Encounters of the Third Kind (der.) de Spielberg. Los Grises en la película se basaron directamente en testimonios de primera mano reunidos por el diseñador de producción de Spielberg, Joe Alves.

Entrevisté a Alves en 2014. Me dijo: "Hablé con mucha gente legítima... que me describió criaturas muy simplistas con ojos grandes y bocas pequeñas, sin nariz". Basándose en lo que escuchó durante su investigación para Encuentros Cercanos, Alves comenzó a conceptualizar a los seres alienígenas. "Las descripciones que escuché fueron de estas cosas de ojos grandes con bocas pequeñas y sin nariz, dedos largos, ese tipo de cosas".

Close Encounters fue tremendamente exitosa, pero no fue hasta finales de la década de 1980 cuando los grandes ojos negros de los Grises comenzaron a penetrar la conciencia popular. La clave de esto fue la Comunión de no ficción de 1987 de Whitley Strieber, basada en sus propias experiencias reclamadas con seres alienígenas. Comunión fue adaptada para Hollywood en 1989; su póster presentaba una imagen de rostro completo de un Gris, mirando hipnóticamente a los ojos de millones de espectadores del mundo asustados. Luego siguió Intruders (1992), una miniserie basada directamente en descripciones del mundo real de los Grises como se documenta en la literatura de abducción. Aparecerían más Grises en The X-Files (1993-), Babylon 5 (1994-1998), Dark Skies (1996-1997) y otros. A finales de la década de 1990, la imagen del Gris había reemplazado a casi todas las demás imaginaciones culturales preexistentes de cómo podría ser un alienígena.

Crédito: mysteriousuniverse.org
En las películas OVNI de Hollywood, en términos generales, el arte imita la vida. Si todo lo contrario fuera cierto, luego del lanzamiento del Avatar (der.) de James Cameron, la película más taquillera de todos los tiempos, podríamos razonablemente haber esperado que miles de personas comenzaran a reportar extraterrestres azules de diez pies de alto. Esto no sucedió; del mismo modo que la proyección enérgica de Hollywood del meme de los "pequeños hombres verdes" no ha resultado en avistamientos masivos de pequeños hombres verdes (aunque los informes de tales entidades son un leve aderezo para la literatura de los OVNIs).

Cuando se trata de OVNIs y extraterrestres, Hollywood produce representaciones, aunque no del todo fieles, de lo que la gente realmente informa. Esto no quiere decir que lo que se informa sea necesariamente cierto o exacto, sino simplemente que Hollywood ve potencial dramático en estos informes. Las imágenes cinemáticas resultantes se plantan en nuestro paisaje cultural, influyendo en nuestras percepciones y expectativas de vida y contacto extraterrestre.

Por lo tanto, debemos tener en cuenta que un factor importante en el motivo por el que nos imaginamos alienígenas como lo hacemos es que las personas a través de las décadas afirman haberlos encontrado en la vida real; estas personas han informado sobre sus encuentros extraterrestres con las partes interesadas, y los detalles de estos casos han sido apropiados gradualmente por Hollywood para fines de entretenimiento, devaluando los informes originales mientras transformaban los detalles ufológicos basados ​​en hechos en iconografía de ciencia ficción. Entonces, si bien es justo decir que Hollywood es la fuerza principal responsable de dar forma a las expectativas populares de la vida y las visitas extraterrestres, no olvidemos la inmensa deuda que Hollywood le debe a la UFOlogía.




Modificado por orbitaceromendoza

1 comentario:

  1. Aunque sea correcto decir que la conceptualización moderna de los alienígenas no es simplemente una transposición de cómo han sido descritos en la ciencia ficción, resulta ridículo despreciar tal influencia innegable.
    Por tomar su propio ejemplo (la icónica efigie del Gris de Strieber) lo que pocos conocen es que, años más tarde, el propio Strieber reconoció que tal efigie era errónea, que SUS alienígenas cabezones SÍ tenían pelo en la cabeza. Es correcto decir que la imagen del Gris reemplazó “a casi todas las demás imaginaciones culturales preexistentes”, pero también lo hizo entre los propios testimonios de los abducidos. ¿Cómo tantos abducidos han podido describir una característica inexistente?
    Martin Kottmeyer ha demostrado más allá de toda duda razonable que la imagen del alienígena cabezón procede de un relato de H.G. Wells, “El hombre del año un millón” y que dicha idea fue repetida hasta la extenuación en la ciencia ficción de los años siguientes por todo tipo de autores.

    Lo cierto es que podría decirse sin apenas exagerar que no existen dos alienígenas iguales en toda la Ufología pre-abduccionista. Salvo la forma más o menos antropomorfa y una preponderancia por el enanismo, los intentos de catalogarlos resultaron bastante infructuosos. De hecho, en los encuentros del tercer tipo apenas si se describen seres cabezones (uno de los primeros sería el mencionado por el francés Maurice Massé en 1965).
    Si Hollywood tiene una deuda con la Ufología (aunque, más allá de las idea generales, realmente las películas inspiradas directamente en casuística ufológica pueden contarse con los dedos de la mano), sólo se estaría cobrando la deuda que ésta tiene con toda la ciencia ficción escrita (y de televisión, no olvidemos la televisión) que precedió (y acompañó) al avistamiento de Kenneth Arnold en 1947.

    ResponderEliminar